El Blog

PONME EN FAVORITOS

Calendario

<<   Diciembre 2015    
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    

Categorías

Sindicación

El Tiempo Madrid / Barajas
Alojado en
ZoomBlog

Cap XXI

Por Tankian - 29 de Junio, 2008, 13:22, Categoría: PROYECTO KICKAPOO

XXI

Annie Wilker siempre había sentido celos de su hermana, es un hecho innegable. La primera vez que Laura llevo a Charlie a cenar a casa, Annie se pasó la noche retorciéndose los dedos de las manos por debajo del mantel y echándole miradas fugaces, deseando que no la viera y a la vez que le sonriera. Charlie no le hizo ni caso y ella se enfadó, si bien en cuanto se puso el pijama se masturbó, lo que fue habitual durante el noviazgo de su hermana.

En la boda de Laura y Charlie, Annie conoció a su marido y con eso parecía que el destino había decidido marcar una línea inequívoca entre esa época de pasión oculta y otra más madura y convencional.

El deseo que aún seguía latiendo en su interior desapareció una noche cuatro años después de la boda de Laura.

La piscina del Holiday Inn de Praise City, sobre las dos de la madrugada; Annie acababa de divorciarse tras pocos meses de matrimonio y su niño dormía en la habitación. Para superar la situación, Laura había propuesto que Charlie, Annie, Roddie y ella misma pasaran unos días en un parque natural sobre el que había leído, cerca de la frontera con Canadá. Viajaron los cuatro en el monovolumen de Annie, cantando canciones horteras o coreando a los predicadores que crepitaban desde las emisoras locales entre anuncios de pollo frito y repuestos para tractores. Lo pasaban bien.

Aquella noche Annie se despertó con ganas de fumar y decidió salir a dar un paseo para no despertar a Roddie. Le despertaron las voces de Charlie y Laura, que aunque no gritaban exageradamente era evidente que discutían.

Aún a esas  horas el aire caliente se pegaba al cuerpo y Annie se sentó al borde de la piscina, encendió un cigarro y se tumbó con los pies metidos en el agua, observando el humo perdiéndose contra el cielo negro.

Charlie tapó el firmamento como un eclipse, se paró con los pies a los lados de la cabeza de Annie. Sonreía. No fumaba.

.Qué hay, Annie. Dame un cigarro.

Se tumbó a su lado, muy cerca, el dorso de la mano posada en su cadera…

…sonó el teléfono y Annie se dio cuenta mientras se levantaba para cogerlo de que estaba temblando. Miró la pantalla del teléfono, era Charlie…casualidades.

Colgó convencida de que él la habría notado nerviosa, demasiado simpática, chillona…No se movió, se mantuvo con la mano sobre el teléfono esperando la llamada <<Llámame paranoico, querida, pero me ha dado la sensación de que estabas recordando cosas feas>>. No hubo llamada.

Fue a la habitación y bajó la bolsa del altillo del armario, una bolsa negra que crujía escandalosamente cada vez que detectaba un dedo sobre ella. La dejó sobre la cama y sacó la cámara de video; aunque sabía de sobra que no estaba abrió el compartimento de la cinta para comprobar que no estaba ahí y volvió a preguntarse para qué quería Charlie la cámara.

Fue él mismo el que se la dio y le dijo que la tirara o hiciera con ella lo que quisiera porque él no quería tenerla cerca. Aún no sabía por qué la guardó en el armario,  se había olvidado completamente de ella, por eso cuando Charlie le preguntó si la conservaba tardó en reaccionar.

Con esa cámara habían grabado aquellas vacaciones en el parque natural, el nacimiento de Charlize (Charlie insistió en que debía grabar el parto. Laura nunca preguntó a su hermana quién era el padre) y su querida hermana, su amada Laura, había grabado una despedida y había puesto el broche salpicando el objetivo con sus sesos.

Cuando acabó el día Annie se sentó en el salón para ver un rato la televisión; los niños dormían en sus habitaciones y ella se había olvidado de sus recuerdos de esa mañana y había decidido llevarle la cámara a Charlie el viernes aprovechando que los enanos tenían natación. Se durmió en el sofá mientras Peter Lorre silbaba con una M en la espalda.

En la niebla del sueño ese silbido flotaba sobre la piscina, produciendo ondas que crecían y se estrellaban contra los bordes. Charlie posó la mano sobre su muslo y le susurró algo al oído:

-Voy a matar a tu hermana, Annie, pero antes te voy a follar.

Despertó sobresaltada.

Era un sueño, eso no pasó en aquella piscina, no pasó.

La bolsa negra emitió un crujido casi imperceptible desde el mueble de la entrada, como un gemido o un recordatorio.

Permalink :: 401 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

Lo dicho, Game Over, o casi

Por Tankian - 12 de Junio, 2008, 0:05, Categoría: General

Ya comenté la posibilidad de dejar este blog para montar otro y es lo que he decidido hacer. Este se queda con lo que ya tenía publicado y lo centraré en el Proyecto Kickapoo, que voy publicando a cuatro manos con mi primo. Hace unos tres meses que publiqué el útimo capítulo y el siguiente me toca, así que a ver si dejando este blog para ello le damos caña.

Saludos a todos y seguimos en contacto gracias a Kickapoo.

Aún no he empezado el nuevo blog, cuando lo haga avisaré, si bien no diré la dirección porque si no esto no tendría sentido.

Permalink :: 416 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

Como decíamos ayer...

Por Tankian - 12 de Mayo, 2008, 23:57, Categoría: General

Bueno, bueno, aquí estamos de nuevo publicando algo, una vez más sin la menor idea de qué será, lo cuál no deja de tener un morbillo, ese cosquilleo de hostiarte con la pantalla blanca. Era más intenso cuando escribía a máquina, primero con aquel armatoste gris de mi padre y más tarde con esa joya que incluso borraba, hasta que se acababa la cinta de borrar. Qué fascinante esa maquina tan ligera que se enchufaba a la luz. Cuánto echo de menos esos momentos de descubrimiento, qué poco me importan ahora muchas cosas.

Vengo sopesando la posibilidad de cerrar esta web  y abrir una que no diré a nadie, incluso puede que ya lo haya hecho. La razón es que releyendo estos días el blog creo que el nivel, que nunca fue alto, viene bajando por una cuesta cada vez más inclinada.

Después de pensar mucho he llegado a la conclusión de que lo que ocurre es que desde hace tiempo tengo un grupo de lectores más o menos constantes y eso crea una especia de relación, yo los concibo como unos conocidos y con algunos alguna vez he charlado, por lo que acabo escribiendo cada vez con más limitaciones, ya que publico lo que quiero que sepan quienes me conocen, dejando en el tintero lo que no quiero que conozcan, que normalmente es lo mejor podría escribir.

Creo que lo que tengo dentro debería publicarlo sin autocensura y sin importarme lo que provoque en los demás, ya sea para mal o para bien.

No soy lector habitual de blogs porque la mayoría de los que conozco acaban siendo un recital para los lectores, una serie de poses, de hipocresía, de mentiras más o menos bonitas que suenan a mentira podrida. Seguro que habrá más de un blog que me encantaría pero no lo he encontrado. Los que parecían conectar conmigo han acabado cansándome por uno u otro motivo; unos cuentan cosas que me interesan pero lo hacen sin talento alguno y otros hablan de cosas que me aburren poseyendo un don para la escritura.

Pues claro, si a mí me pasa eso es evidente que a los demás les pasará conmigo porque les parece que escribo como el culo o porque no les interesa lo que cuento o las dos cosas.

Hace dos o tres años seguía varios blogs y el mío tenía un buen seguimiento, tanto lectores diarios como ocasionales. Ahora el único blog que suelo consultar de vez en cuando es el de Cziffra porque pienso que escribe mucho mejor de lo que hasta él mismo piensa, si bien no leo cuando habla de física. ¿Para cuando un blog sin física?, me temo que está complicado.

No tengo ni idea de cuándo daré por muerto este blog ni si finalmente lo haré, en cualquier caso lo diré aquí. Quién sabe si alguno de los que me han seguido por aquí acabarán haciéndolo en el nuevo sitio sin saber que soy yo. Teniendo en cuenta que cuando dejé mi primer blog puse el enlace de este y prácticamente todo el mundo abandonó el barco veo difícil que pase.

Sobre el blog que abrí en paralelo a este, tengo pensado seguir como hasta ahora, escribiendo solamente ideas para una novela cuando me surjan y apuntando los libros que voy leyendo. Por cierto, desde que puse el último han pasado como  dos meses, que es lo que ha pasado desde que lo terminé y empecé el que estoy leyendo ahora "Un día de cólera", de Pérez Reverte. Manda huevos qué perro soy.

Permalink :: 349 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

Ben X: Cine belga mejor que el chocolate

Por Tankian - 12 de Mayo, 2008, 1:35, Categoría: Cine

Os dejo el trailer de la última película que me ha dicho algo, una de esas que deberían verse en las aulas para ver si algún pequeño bastardo abre los ojos.

Joder, cuánto tiempo sin publicar, ando con cursos, curro y otros lios y no me paro a escribir. A ver si me centro ya.

Saludos.

Permalink :: 352 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

A veces la tele te descubre sensaciones

Por Tankian - 23 de Abril, 2008, 13:09, Categoría: General

Muchas veces he dicho que envidio el talento, disfruto como una perra viendo a alguien que hace algo que para mí es inalcanzable. Por eso he visto el programa Tienes talento, porque realmente ha concursado gente talentosa, genial incluso, y realmente creo que una de las labores sociales de la televisión es la de mostrar al mundo lo que lo innato y el trabajo pueden resultar si se juntan. Por orden Salva, Óscar Piñeiro (12 añitos), Tobarich (el de bigote parece el primo de Tankian) y Pedro Saxo (el tio se ha pasado años viviendo en un trastero y humildemente creo que es un genio y un visionario). Son mis cuatro favoritos aunque no los únicos cracks.

Permalink :: 330 Comentarios :: Comentar | Referencias (1)

Cuando seas padre...te tocarás los huevos

Por Tankian - 29 de Marzo, 2008, 1:24, Categoría: General

Me siento como un personaje de Lovecraft, creo que estoy rodeado de de bichos pero no me paro a mirarme por si soy uno de ellos. Sea como fuere, qué decepciones se lleva uno cuando le toca conocer lo que imaginaba en la ingenuidad de la infancia.

De niño flipaba con la gente mayor como suelen hacer los niños, pero uno de los motivos que más me hacían pensar era que me parecía sobrehumano eso de trabajar, tener mujer, cuidar de los hijos y todo eso a la vez…viendo a muchos compañeros de colegio compadecía a sus pobres padres y cuando en ocasiones les veía a la salida de clase recogiendo a las pequeñas bestias sentía el impulso de darles unas palmaditas tranquilizadoras en el lomo.

Pues me pasa una cosa, que esa enorme admiración es ya mucho más restrictiva, y es que trato a diario con padres y hasta abuelos que deberían entrenar  y mejorar mucho para conseguir que les dieran una medalla por inútiles, y aún se quedarían cortos. Eso tiene dos filos, por un lado de entrada uno duda de la dificultad de llevar casa y niño viendo que semejantes ceporros lo han conseguido; por el otro lado mi admiración para quienes realmente lo hacen con éxito y sin dudas es si cabe más grande que en aquellas reflexiones de patio.

En cualquier caso, me parece que  esta epidemia va empeorando con las generaciones porque abuelos impresentables e incompetentes conozco menos, pero padres son la mayoría. Además solamente hay que ver a niños y adolescentes de los que en estos tiempos campan por ahí…pasa como con sus progenitores, que el nivel es tan chungo que los normales brillan como un oasis.

Releyendo lo anterior podría interpretarse que me parece fácil sacar adelante una vida con casa, hijos y todos los esfuerzos y sacrificios que ello conlleva. Todo lo contrario, me parece sobrehumano y yo no me veo en ello porque no me apetece, aunque seguramente si quisiera no sería capaz. Lo que pretendo decir es que de niño presuponía el mérito en todos los padres que me encontraba y ahora sin presuponer siempre lo contrario si es cierto que tengo que verlo para creerlo.

Lo espeluznante de la película es que el monstruo se retroalimenta; esas criaturillas analfabetas y sin reglas son los padres del mañana…fff, escalofríos.

Permalink :: 293 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

Dias dispersos

Por Tankian - 27 de Marzo, 2008, 1:03, Categoría: General

Cómo pasa el tiempo, no sabia que llevaba tanto sin publicar, habrá que echarle la culpa a la proximidad de las vacaciones, que me tiene excitado como una perra y no me deja centrarme en nada.

Desde de que en mi último blog decidí colgar ficha y comentario de los libros que leo llevaba una media de dos libros al mes, poco más o menos. Pues a principios de marzo tenía a punto de caramelo el que empecé en febrero y a estas alturas aún me quedan unas hojas para finiquitarlo, sirva el ejemplo para calibrar hasta qué punto me ralentiza este ansia.

En este disperso transcurrir he acertado a completar un Curso de diseño web básico que me ha parecido ridículamente sencillo, así que he solicitado plaza en el nivel avanzado. En esta fiebre del curso que me invade en un rato mandaré la prueba de nivel para un Curso de francés; el año pasado hice uno de Inglés con la misma academia y me metieron en el nivel pre-intermediate, un pasito por encima del básico pero sin llegar a un nivel medio que obviamente no tengo porque en mi puta vida he estudiado inglés. Con el de francés aspiro al menos al nivel medio, ya que siempre fue mi idioma en colegio e instituto; yo era uno de los cuatro gatos que siempre estudiaron francés y ética, un pequeño rebelde era yo.

Lo que menos me importa de estos cursos es el título porque no creo que sirvan para mucho, además seguirán existiendo listos que pretenderán saber más que uno en francés por mucho título que uno enseñe. De todos modos aprender me pone y si es gratis, online y con un papelillo que lo certifica pues mejor que mejor.

Bueno, aparte de aprender cómo crear marcos, tablas, el maravilloso mundo de los metadatos y demás me he leído un par de revistas. Parece que no pero en estos días sin publicar he hecho cosillas.

También he dedicado varios ratos a buscar información para el siguiente viaje a Paris (qué ganas de coger el avión el próximo martes); desde septiembre los precios y horarios del transporte no ha cambiado, así que nos hemos centrado en Versalles o La Defénse, que son básicamente los dos objetivos a descubrir; volveremos al Bateaux mouche porque el pasado abril fallé en mis cálculos y no se nos hizo de noche en el paseo, así que saldremos ya a la luz de los faroles porque es la cara más guapa de Paris. Si Nabokov hablaba de la habitación de Lolita y de la otra al otro lado del espejo a mí me enamora el país nocturno que se releja en el Sena.

Volveremos también a Pere-Lachaise pero entraremos por el lado contrario para visitar a la Piaf, a Wilde y demás ilustres muertos que dejamos sin saludar en la visita anterior.

También me hace especial ilusión que hemos cogido el hotel sin desayuno, así que las dos mañanas que pasamos allí pienso desayunar en un buen café a base de buen café, valga la rebuznancia, y croissant caliente, como un monsieur.

En fin, que esto era para que se sepa que sigo activo, que se me ha ido el santo al cielo  y por eso llevo varios días sin publicar.

A ver si me pongo las pilas.

Por cierto, pocos días después de volver de Paris vamos a Santander, si alguien ha estado por allá y tiene algo que recomendar lo agradeceré.

Permalink :: 277 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

Divagaciones idiotas tras las elecciones

Por Tankian - 13 de Marzo, 2008, 13:40, Categoría: General

Persiste la resaca de las elecciones, y lo que te rondaré morena, y es que hay mucha gente y mucha gentuza que se gana el yantar hablando de estas cosas.

Ahora que parece que los programas del corazón se van yendo a tomar por culo como debe ser veo que la podredumbre y la miseria humana se están mudando a los programas de debate político. Qué sería de España sin embusteros, despreciables y amorales personajes como esos…aunque el más sucio maleante enchironado hace 200 años en Madrid pidió permiso para salir un rato a patearle la cabeza a esos gabachos invasores y volvió a la hora del recuento, y eso esta piara no lo haría, me juego lo que haga falta.

Yo no he votado al PSOE ni al PP porque me provocan arcadas ambos dos, cada uno por lo suyo. Me explico.

Yo tengo una opinión sobre esto de la derecha y la izquierda que seguramente para muchos será una gilipollez,; como varios de ellos también me parecen gilipollas la pena será mínima.

El PP me causa malestar desde su concepción, por la ideología que defiende, por los intereses que tiene…las ideas de derechas son para mi peligrosas y malvadas desde su raiz.

Con el PSOE es otra cosa, no sé si incluso peor, porque lo que me repugna es cómo hace mucho que pisotearon y tiraron a los matorrales las ideas de izquierdas, que para mí son las que sobre el papel me ponen, las que encajan conmigo.

En definitiva, creo que la historia oscura de la izquierda (Stalin, Castro, las revueltas pre 36…) es la consecuencia de que los que se suponían progresistas resultaron no serlo y actuaron como aquellos que aborrecían.

La historia oscura de la derecha (Hitler, Franco, Pinochet, Videla..) fue la consecuencia de conservadores que siguieron estrictamente el dictado de su ideología.

Si haces una lista de las ideas fundamentales del comunismo y la comparas con los hechos ocurridos bajo el mandato de Stalin la cosa no encaja. Si por el contrario hacemos una relación de las ideas fascistas y las comparamos con lo ocurrido bajo Mussolini y, si le añadimos el elemento de la depuración racial, Hitler no vemos tantas diferencias.

Una cosa que el PP y los medios afines suelen repetir, incluso ahora que buscan excusas para la derrota (qué horror que ya ni me haya extrañado que algún dirigente haya relacionado la victoria del PSOE con el atentado de ETA), es que el PSOE ha basado su campaña en la mentira de identificar a este PP con el franquismo. Manda cojones.

Si el núcleo duro del partido se ha dedicado siempre a poner peros a la condena a la dictadura, si el grupo popular español en la UE fue el único en estar en contra de la condena del franquismo, si Mayor Oreja hace unos meses defendía que no se había vivido tan mal con Franco, si Esperanza Aguirre al ser preguntada por la muerte de Franco simplemente dijo que la dictadura de aquel había sido más corta que la de Fidel,… en fin, si no fuera tan evidente la posición de la dirección del PP no se verían en estas. Que queda muy enrollao dar mitines delante de banderas del aguilucho para que los franquistas se acuerden de a quién hay que votar, pero luego pasa lo que pasa y hay que ser consecuente.

Y por cierto, para todos los fachas de mierda que tengo la desgracia de encontrarme de vez en cuando, no tiene nada que ver que haya banderas franquistas en convocatorias del PP con que haya banderas republicanas en actos del PSOE porque, a parte de lo que guste o no cada uno, la república era un gobierno legítimo y la dictadura era muchas cosas, pero no legítima.

A ver si de una vez en IU se ponen serios y dejan de hacer el ridículo defendiendo dictaduras como si su signo las atenuara y dando bandazos imbéciles. Si piensan que el PSOE no es la izquierda que le hagan oposición como hizo Anguita, que le fue muy bien.

Sobre esa pandilla de violadores del periodismo (Por orden: Jose Antonio Vera, Carmen Gurruchaga (se atrevió a reírse de la fotogenia de Solbes y Pizarro con la cara que me gasta), Hermann Tertsch, Isabel Durán, ….) no puedo evitar reírme de ellos ahora que balbucean justificaciones y excusas para lo injustificable e inexcusables. No están dispuestos a que se calme la situación, necesitan que lo peor de cada uno aflore para seguir haciendo lo único que saben hacer, que como prefiero pensar que realmente no son tan malos debo creer que lo que hacen es…realmente no lo sé.

Y cuidadín con Luján Argüelles, “locutora” de Onda Cero que ha conseguido programa fijo pese a su incompetencia y una total falta de compañerismo y que sigue tirando la piedra y escondiendo la mano cada noche con ataques a todo lo que huela a socialista. La radiobasura existe, y cada vez huele peor.

 

Permalink :: 268 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

Ryan & Benicio. Beyond the oscars

Por Tankian - 5 de Marzo, 2008, 0:05, Categoría: Cine

En una entrevista post-oscars a Daniel Day Lewis el irlandés decía aquello de que era un honor haber compartido nominación con cuatro compañeros tan acojonantemente buenos y tal y pascual. Después de los formalismos dijo que echaba de menos, no obstante, algunos trabajos que probablemente merecían más el reconocimiento que los finalmente elegidos; citaba tres nombres: Frank Langella, Ryan Gosling y Benicio del Toro, destacando a este último.

Pues bien, a la espera de los subtítulos para la película protagonizada por Mr. Langella, puedo decir que tanto Gosling como Del Toro merecían no ya estar nominados, si no un oscar en propiedad para cada uno.

La película de Gosling es Lars and the real girl, que al menos estaba nominada al mejor guión original, guión del que podía tomar notas Diablo Cody.

Es inexplicable que Lars and the real girl no tuviera algunas nominaciones más, aunque si es para negarle un premio merecido como en guión mejor no mezclarle más con esa cosa tan falsa que son los oscars.

La película cuenta la historia de Lars (Gosling), un chico de 27 años que vive en lo que era el garaje de la casa que su hermano (divertidísimo Paul Schneider) y él heredaron. En la casa vive su hermano y la mujer de este (Emily Mortimer, maravillosa), que aprecia a Lars y se preocupa porque se relacione más con ellos en particular y con el mundo en general, y es que Lars es tímido hasta la exageración y no se relaciona con nadie más de lo necesario, menos aún con las mujeres.

Una noche Lars llega a la casa principal y le dice a su hermano y su cuñada que tiene visita, una chica llamada Bianca. Claro, los dos lo flipan en colores y la cuñada (embarazada, detalle importante) da saltos de alegría cuando Lars pregunta si la chica puede dormir en la casa para no tener que compartir el garaje con él.

Bianca resulta ser una muñeca a tamaño natural con la que Lars se relaciona como si fuera real. Todos vencen la incredulidad inicial y le siguen la corriente a Lars por indicación de la doctora (Patricia Clarkson, tan bien como acostumbra) que se ocupa del caso.

Es una historia tan extraña como emotiva, de esas que piden confianza al espectador, que ayude un poquito con su nivel de implicación y se crea lo que no le convenza  porque lo disfrutará. Es una de esas película que acabas de ver con una sonrisa, con un buen rollo en el cuerpo que no es normal y con menos fe en la academia de Hollywood de la que podías tener antes de verla.

Ojito con Gosling, lleva toda la vida delante de las cámaras (compartía programa Disney con Christina Aguilera, Britney Spears y Justin Timberlake, su amigo del alma), ídolo de jovencitas primero como un Hércules juvenil para TV y después con la peli de culto para románticos The Notebook (aquí El diario de Noa) pasó de seguir esa senda para llamar la atención como un skin-head judío en la reivindicable The believer; luego llegó la nominación como actor principal por Half Nelson, en la que era un profesor drogadicto que tiene una relación de mutuo apoyo con una niña alumna suya, o su interesante ambicioso y joven fiscal de Fracture, cara a cara con Sir Anthony Hopkins.

Lo último que supe es que abandonó el rodaje de la última de Peter Jackson por diferencias creativas con el neozelandés, si bien el mismo Gosling dijo oficialmente que se iba de buen rollo y que Jackson es un gran director y que todo mola mucho por lo que parece que además de buena actor es un chico listo. Lo dicho, ojito.

Si es preocupante que se haya ninguneado a Gosling lo de Benicio del Toro es sangrante. Su trabajo en Things we lost in the fire  es tan sublime, tan humano, tan acojonante que cualquier papel parecido que se interprete a partir de ahora será un intento de imitación.

Things we lost in the fire es, además, una película de las que se suelen nominar, una historia de superación, de sentimientos a flor de piel, con un aire independiente y un mimo en la imagen que suelen ser garantías de premio, pero supongo que la productora apostó por otra de sus películas y ya sabemos que todo se resume a lo que se quiere promocionar, lo demás no existe.

Una joven pareja completamente feliz (Hale Berry y David Duchovny) con hijo e hija pequeños tiene un frecuente de tema discusión: Jerry (Del Toro), un íntimo amigo del marido heroinómano con el que nunca ha perdido el contacto, manteniendo la relación por encima de la adicción y las desconfianzas de la esposa.

La mujer pierde a su marido y siente que debe ayudar a Jerry, en cierta manera continuar con la labor de su marido. Esta relación entre la viuda y el heroinómano al que había llegado a odiar es el motor de la historia.

El trabajo de Halle Berry está bien pero su principal problema es que ya lo vimos en Monsters ball, otra evidencia más de cómo funciona esto de los premios, premiándole por aquella y pasando de ella por esta.

El que se sale por los cuatro costados es el amigo Benicio, que a estas alturas anda sobrado de recursos y nos presenta a un drogadicto real, cercano, una persona que se adivina tan especial que uno no puede dejar de desear que salga del pozo. Es ese el principal mérito de su interpretación, que mucho más allá de retratar un “yonki perfecto” (jamás se ha visto un colocado tan bien colocado y pasándolas putas con el mono tan de verdad como en esta película) nos deja ver quién está tras la máscara de la droga.

Algunos recordarán a este actorazo como el jardinero con el que la mujer de Bardem le pone los tariles en Huevos de oro, por entonces era un desconocido. Fue uno de los villanos más jóvenes de la saga Bond en Licencia para matar, uno de los sospechosos habituales de Brian Singer, ganó un oscar por su policía mexicano en Traffic (ese momento de primer plano en el coche vale varias entradas) y debió ganarlo por su desgarrados trabajo en 21 gramos. Hay que seguirle porque está en ese momento en el que un actor lo hace todo bien, incluso ese hombre lobo que nos llegará dentro de poco.

Permalink :: 263 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

Cap XX

Por Tankian - 27 de Febrero, 2008, 0:33, Categoría: PROYECTO KICKAPOO

XX

Mientras observaba fijamente la puerta de la librería y como la luz penetraba por el cristal dejando ver las microscópicas partículas de polvo revoloteando a su alrededor, Charlie se metía cuidadosamente la camisa por el pantalón, la cual había comprado hacía relativamente poco tiempo. Faltaban unos escasos 5 minutos y afuera el sol brillaba sobre la desértica carretera que separaba la librería del resto del pueblo, que en aquel momento debía encontrarse refugiado en sus casas del imperante sol que observaba cada uno de sus movimientos.

Abrió la puerta para ver si alguno de aquellos coches estaba aparcado alrededor, pero no, el mas absoluto silencio acompañaba al vacío que rodeaba la librería; tal vez al ser el primer día llegarían más tarde, pensaba Charlie, en parte para auto-consolarse.

Entonces recordó que tenía que llamar a Annie, y de paso le diría que fuese algún día a la librería y diesen una vuelta por el pueblo.

- ¿Sí?

- Hola Annie, soy Charlie.

- Ey, ¿qué tal?

- Bien, hoy es el gran día- Comentó, con un hilo de ilusión e inseguridad en la voz que bien podía recordar a un niño que llega al colegio por primera vez.

- ¡Oh, es verdad!, menuda cabeza tengo. ¿Tienes todo preparado? ¿Está todo en su sitio? Estarás nervioso, ¿no?

- Sí, sí, sí, todo está bien, realmente no es la primera vez así que bueno, creo que podré con ello- Aunque por dentro realmente tenía una extraña sensación que no podría explicar, pero obvió aquel detalle- Oye, ¿encontraste lo que te pedí?

- Uy, es verdad, se me ha pasado completamente, perdona. En cuanto lo encuentre te aviso.

- Tranquila, no pasa nada. Avísame y así te acercas y ves cómo ha quedado la librería- Miró el reloj y tan sólo faltaba poco más de un minuto para abrir- Bueno, tengo que ir abriendo.

- Ok, mucha suerte.

- Gracias, dale un abrazo a los pequeños. Adiós.

- Adiós Charlie.

Colgó y bajó las escaleras a trompicones. Cuando faltaban tres escalones se paró en seco, congelado. La puerta se encontraba abarrotada, como si todo el pueblo hubiese salido corriendo de su casa para llegar a la librería a la hora exacta. Miró el reloj y faltaban exactamente 7 segundos. El camino que le separaba de la puerta lo anduvo sin apartar la vista de la aglomeración que se encontraba tras la puerta, poco a poco, como tanteando la situación, tratando de encontrar una explicación. Otra situación extraña, tendría que empezar a apuntarlas y hacer recuento los fines de semana.

Abrió la puerta y la gente mantuvo exactamente la misma posición mientras le seguían fijamente con la mirada, vigilando cada movimiento. Dio la vuelta al cartel de la puerta y fue hacia el mostrador caminando hacia atrás, y la imagen no cambiaba, todos seguían igual, sin pestañear, escudriñando todos sus movimientos, cada bocanada de aire que tomaba y cada chorro de aire que espiraba. En su mayoría eran ancianos, pero también podía verse algún que otro hombre de no más de 40 años, o un hombre con unas gorra descosida de los Packers, gafas de sol y un tupido bigote que tapaba su labio superior y rodeaba la comisuras de su boca, el cual llamó la atención de Charlie porque no paraba de mascar chicle una y otra vez con la boca abierta.

En cuanto tomó asiento en el mostrador la multitud apartó la vista de él y entró muy cuidadosamente y, como si se tratase de una iglesia, cada lugareño que iba apareciendo por el umbral se santiguaba mientras miraba por un segundo al suelo. Solamente a partir del quinto misterioso cliente que entró se dio cuenta de que todos lo hacían con los dedos cruzados. Tampoco le dio importancia, sería una costumbre del lugar, y ya le habían advertido de que la librería era un lugar sagrado para la gente del pueblo. Siguieron entrando, con el mismo ritual todo ellos, cuando cayó en la cuenta de que estaban apareciendo los que habían parado horas antes con el coche y se habían asomado a la puerta de la tienda, como si comprobasen la hora en la que la tienda abría.

En cuanto el último estaba dentro cerró la puerta tras él y, como todos los demás, se acercó a las estanterías y sin coger ningún libro repasaba todos los títulos que tenía expuestos. Charlie no podía dejar de preguntarse qué estaba pasando allí en ese momento, cómo todos podían indagar en los libros sin llegar a pararse en ninguno de ellos, cogerlo, echarle un vistazo o lo que quiera que sea, pero las aproximadamente treinta personas que estaban ahí hacían lo mismo, casi simultáneamente, como si fuesen en multitudinario equipo de la policía científica, la librería la escena de un cruento crimen y Charlie el principal sospechoso, con las esposas puestas y dispuesto a prestar declaración. Pero una señora se acercó para sacarle de su estupefacción.

- Has abierto una hora antes.

- Eh, oh disculpe,- Charlie volvió en sí al oír la voz de la anciana- no señora, he abierto exactamente a las nueve en punto.

- Me da igual lo que ponga el cartel, Geoffrey abría a las diez- contestó la señora, sin dejar de mostrar una sonrisa complaciente, que poco acompasaba a las palabras que habían salido de su boca- aquí nos gusta dormir más que en la ciudad, ¿verdad?

Entonces algunas voces en la librería se alzaron afirmando el comentario.

- De acuerdo señora, veré si puedo adaptar el horario.

- Muchas gracias muchacho.- Y la sonrisa se expandió aun más por las mejillas de la mujer, mientras acercaba su mano arrugada a la de Charlie.

Tras media hora todos habían desaparecido, pero todos los libros se encontraban en su sitio y la caja estaba vacía; no había sido un buen comienzo.

Permalink :: 359 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

Blog alojado en ZoomBlog.com