El Blog

PONME EN FAVORITOS

Calendario

     Mayo 2006  >>
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31     

Categorías

Sindicación

El Tiempo Madrid / Barajas
Alojado en
ZoomBlog

DeGeneración

Por Tankian - 25 de Mayo, 2006, 0:15, Categoría: General

Os hablo a vosotros, sí, a vosotros los niñatos del autobús. Ibais en la línea 28 a las 14, los dos sentados juntos, espatarrados y hablando a gritos para sentirse guays como los de Santa Justa Clan, mínimo. Os he estado mirando durante todo el trayecto y me he quedado pensando en lo que quería deciros, y no lo he dicho; los años y mi dejadez me han hecho más prudente (o cobarde, no sé) y ya no salto con los puños por delante cuando algo no me gusta.

Os estaba mirando cuando ha subido la anciana encorvada y se ha puesto a dar golpecitos con el bastón, arrastrando las pantunflas. La señora ha mirado a todos lados, a los asientos ocupados, gimiendo para dentro y aguantándose las ganas de partirle los morros a alguien de un bastonazo.

Y vosotros le habéis mirado y no le habéis cedido el asiento, os habéis quedado sentados, desparramados con vuestras caras de imbéciles. Hasta ahí nada nuevo bajo el sol, no se puede esperar nada mejor de gentuza como vosotros, todo lo que sea sacaros del banco del parque sin vuestras novias verduleras es pediros demasiado.

Pero es que os habéis cachondeado del señor que ha cedido su sitio y os ha mirado de mala manera; le habéis llamado pringaete y le habéis deseado un buen viaje de pie.

No hace tantos años que yo era un zangano como vosotros, en esos años uno se cree el más genuino, el más alto el más fuerte, el gracioso…pero no recuerdo haber sido tan ridículo y despreciable como vosotros y la mayoría de vuestros compis de generación. Seguramente en mi época nos contentábamos siendo unos payasotes con pelusilla en el bigote, éramos más ingenuos o simplemente no éramos tan zafios.

Pero si nos remontamos a los años en que la anciana de bastón tenía vuestra edad no encontramos sitio para la ingenuidad, las muecas y los despatarramientos. Sencillamente esa señora cuando era una quinceañera no se podía permitir ser guay porque tenía que buscarse la vida por los subterráneos cuando había bombardeo, puede que con un hermano pequeño con la cara llena de mocos o lágrimas enganchado de las faldas.

Cuando se apretujaba con el resto en el metro se encogía en sí misma con cada bombazo y no tenía problemas como el de ceder asiento a los mayores…habría soñado con que esos fueran sus problemas. Y esa niña creció siendo lista a la fuerza, sobreviviendo en una época en la que ser mujer era un papelón muy poco deseado, cosiendo al lado de la ventana para contribuir a la casa, cuidando a un hijo con cada mano y aguantando las tonterías de su marido, que el pobre trabajaba mucho y se tenía que desahogar, tal y como le recordaba el señor cura de tanto en tanto.

Ahora esa mujer está mayor, viste luto y tantea el suelo con un bastón buscando algún agujero para dejarse caer y volver a empezar sin bombas y sin miserias. Porque ahora que está libre no le acompaña el cuerpo y se le parte el alma cuando ve en qué se ha convertido la juventud; la señora gime al sentarse porque llega a la conclusión de que las imágenes sepias de sus años mozos en las calles pobres son el paraíso al lado de la postal de dos niñatos hijos de puta despatarrados en un autobús.

Y es que eso de “juventud, divino tesoro” cada día suena más a sarcasmo y ganas de tocar las pelotas.

Permalink :: 79 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

Blog alojado en ZoomBlog.com