El Blog

PONME EN FAVORITOS

Calendario

     Mayo 2006  >>
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31     

Categorías

Sindicación

El Tiempo Madrid / Barajas
Alojado en
ZoomBlog

If i were a killer man

Por Tankian - 29 de Mayo, 2006, 10:56, Categoría: Paranoids

De pequeño solía tener muchas pesadillas  y solía recordarlas perfectamente al despertarme, casi todas eran terroríficas y supongo que eso influyó en la tendencia a lo macabro que me acompaña desde que puedo recordar.

De pequeño pedía que me compraran monstruos, recuerdo aún una calavera con smoking que me compraron con 5 años, horrorizados, y yo contentísimo. Tenía un camión de juguete y me gustaba echar matamosquitos en las cortinas y llenar el vagón de moscas muertas o, mejor aún, agonizantes, con ese bzzz bzzzz que tanto me intrigaba.

Se podía decir que solo me faltaba que me vistieran de niña y me violara un vecino para ser un asesino en serie en potencia. Pero no, me he quedado con esas ideas extrañas en la cabeza, hace tiempo calmadas, aletargadas…aunque a veces pegan algún grito, por si las moscas (bzzz bzzz); supongo que es moralmente mejor, y mi vida es más tranquila así que dedicándome a matar a la gente.

Creo que era Ted Bundy el que decía que ellos, los asesinos psicopáticos, eran humanos, y eso es precisamente lo que a los demás nos asusta más; añadía que eran más aún que la mayoría de la gente porque eran libres de hacer lo que realmente querían,  a todos se nos pasa por la cabeza dañar o matar a alguien, pero nos asustamos o simplemente nos sentimos sucios, culpables…y creo que Bundy en cierto modo tenía razón, lo malo de su teoría es que puedes acabar toda tu vida en la cárcel o muerto si tienes la mala suerte de estar en USA.

Confieso que siempre he sentido fascinación por los grandes serial killers, leo libros sobre ellos, más que nada por conocer sus vidas, las entrevistas que les hicieron…lo que menos me importa es cómo mataron a sus víctimas ni ver fotos de los cadáveres. Sinceramente creo que no he llegado a matar a nadie porque me aterra la violencia en sí, el momento de ver la sangre y darte cuenta de que has matado a una persona, me da miedo eso y la posibilidad de que me descubra la policía.

Lo he pensado muchas veces, sobre todo cuando tenía 15 o 16 años, planeaba asesinatos con un amigo, siempre empezábamos de cachondeo y llegaba un momento en que nos excitábamos con la idea y teníamos que romper la tensión bebiendo, fumando un porro o simplemente haciendo el gilipollas. Supongo que los chavales que organizan matanzas o matan a sus padres empiezan así, fantaseando, de ahí planean y en un momento dado, a lo mejor sin llegar a pensarlo, lo hacen.

Me fascina la figura del hombre superdotado que mata sin sentir culpa, casi ni alegría, matar por matar…y ha habido gente así, muchísima, y los sigue habiendo; muchos de ellos se meten en los ejércitos para tener un contexto que les ampare.

Se hablan barbaridades de soldados americanos que violaban a niñas y las desmembraban, y vietnamitas que castraban a soldados y les torturaban con mucha paciencia y entre risas. Y hablo de Vietnam igual que de las guerras mundiales, el Golfo, Sierra Leona y tantos otros conflictos.

Hay una escena en el libro "American Psycho", obviamente descartada en la película, en la que Patrick Bateman presencia en un zoo cómo un niño sufre un ataque, no sé si al corazón, y se hace pasar por médico simplemente para mirar a los ojos del pequeño para ver cómo se moría. Es algo que muchos psicópatas comentan, el placer de ver cómo muere la víctima, de ahí que muchos usen el estrangulamiento como método, ya que permite mirar a la víctima a los ojos y sentirse amo de lo que le va quedando de vida.

Creo que cada vez hay más asesinos que sorprenden a su entorno, gente normal que un día se levanta y se cepilla a unos cuantos en un parque o en la oficina; y es que nos estamos volviendo locos, el ritmo de la vida, los problemas, las presiones…somos copos de maíz en un microondas y vamos explotando poco a poco, y cuando uno explota se lleva por delante a los que tiene más cerca, y me parece normal, no me sorprende en absoluto.

Hay miles de razones para matar a gente, creo que más que para portarte bien con el prójimo; hay mucha gente que merece morir, cada vez hay menos bondad en el aire, cuando uno habla de amor, regalar o ayudar le tachan de ingenuo o de gilipollas…y creo que tienen razón, hoy día ser bueno con alguien es todo un riesgo, porque tienes muchas papeletas para que ese alguien te apuñale. La gente te empuja en la calle, hablan solos, tienen tics, tus amigos acaban echándote del trabajo, si te quejas de los precios de los pisos aparecen los que lo justifican o simplemente te discuten porque cada vez da más gusto  llevar la contraria, los niños te insultan, los mayores te desprecian, los de tu edad desconfían…somos todos unos hijos de puta que quieren el sitio del hijo de puta que tienen delante. En Navidad la gente se opera la boca para fingir una sonrisa, regalan balones a los niños africanos que los fabricaron y cuando acaban las fiestas follan y tienen hijos, más niños para un planeta en el que muere un niño cada cinco segundos por el hambre y la enfermedad. Al menos tendrán un balón junto al que morirse…que no se puede tener todo…pero somos todos tan despreciables que para todo hay respuesta y explicación, para eso hay frases como "no puedes cambiar el mundo, ingenuo" o "es que toda mujer debe saber lo que es dar a luz" y ya está, que son barbaridades y que seguimos matando a varios niños por cada uno que tenemos…pues nada, qué mas da si en el telemaratón les di 100 euros.

Con un mundo así mis primitivas tendencias al homicidio bullen y me regalan escenarios para mis pesadillas. Y casi puedo llegar a la conclusión de que no soy un asesino en serie porque soy un cobarde, porque personalmente tengo varias personas a las que me encantaría hacer daño, y me parece que si se me fuera la mano el mundo no iba a perderse mucho.

Pero no, solo soy un pecador de pensamiento, y eso hoy por hoy no es delito. Eso sí, lo soy por falta de huevos, no de ganas.

Uno ve el telediario, lee el periódico o simplemente ve pasar a la gentuza que circula por esta recepción y se acuerda de Ford Farlaine y su "Cuánto gilipollas y qué pocas balas".

Permalink :: 61 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

Blog alojado en ZoomBlog.com