El Blog

PONME EN FAVORITOS

Calendario

<<   Junio 2006  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30   

Categorías

Sindicación

El Tiempo Madrid / Barajas
Alojado en
ZoomBlog

Una obra redonda

Por Tankian - 8 de Junio, 2006, 0:15, Categoría: Paranoids

Se supone que me siento aquí, con una botella de Aquarius de naranja en vez de un tubo de escocés, toqueteando un bolígrafo sin capucha en lugar de un cigarro y con el run run del aire acondicionado sustituyendo un fondo más inspirador. Se supone que aquí, así, de este modo y con este cuadro debo parir un escrito redondo y como mucho me siento capaz de crear uno cuadrado, rectangular a lo sumo. Y no pido más.

Si ahora aparece un personaje misterioso y me regala un talón válido por una casa en un bosque, manutención y tranquilidad me asustaría; ahora, en abstracto, sueño con esas condiciones para crear novelas redondas como  soles, sudado y carcajeándome como un loco, con ese desquiciamiento del que se siente un dios, creando y matando a gente que existe gracias a él, cambiando de sitio  un coche,  un edificio y hasta un sistema montañoso. Y uno mira desde los ojos de Clara, que es perseguida por un reflejo, corre por un callejón haciendo chop chop con sus zapatos, cojeando…es tremendamente atractiva así, con su rimel negro por las mejillas, temblorosos los labios y demás…y esa mujer tan imponente mira al cielo y ahí está el escritor moviendo los hilos, riéndose, y sus gotas de sudor son los charcos que pisotea la dama en apuros y ella mira implorando y el escritor da un trago, aprieta los dientes y los ojos y decide que la mujer se va a salvar porque el reflejo del que huye es solo eso, un reflejo inofensivo. El escritor, yo, o tú si escribes, se regala una rotura de la blusa para suspirar por los senos que se agitan como flanes. Y  se siente poderoso, dadivoso por dejarla libre, por el momento y si Dios (yo) quiere.

Y yo creo que frente a una ventana abierta a un bosque sería capaz de escribir la mejor obra jamás impresa, porque en las cabezas de muchos locos existen las mejores novelas inéditas, y eso las hace más místicas y deseadas, que son inéditas y los locos no necesitan el reconocimiento de nadie. Yo vislumbro dentro de mi cabeza, detrás de los ojos, puntos brillantes que creo son historias perfectas, y cada día hay menos puntos y sigo creyendo que soy un gran escritor, pero cada vez más impostor, menos real.

El bosque y su ventana son mi último refugio, mi esperanza, mi camino hacia el escrito redondo.

Estoy comiendo pipas y oyendo la radio y hablan de un anciano que casi se cae del balcón de un cuarto piso y la foto ya muestra al hombre torpemente agarrado al borde, con las piernas encogidas, y me siento capaz de imaginar que ese hombre lleva mucho tiempo cuidando a su mujer, que padece Alzheimer, y la ha mirado arrodillado en el salón, le ha jurado amor eterno y ella le ha insultado burlona, retorciéndose los rizos como una niña, él le ha apretado los dedos dándole masajes circulares, musitando cariño, vida, amor, recuerda, contigo…y ella ha abierto un poco más los ojos y ha estado a punto de reconocerle y el anciano ha soltado un chillido gatuno y ha agachado la cabeza ante la sombra que volvía a los ojos de su amor…ha comenzado a descolgarse por el balcón y, cuando iba a soltar las manos, su mujer le ha llamado desde el sofá, con ese tono juguetón de cuando bailaban, y el hombre ha intentado volver a entrar en casa para cogerla, abrazarla y los brazos no le han respondido y veía a los fotógrafos fragmentados por las lágrimas. Uno imagina todo eso y piensa que podría ser una historia redonda, triste y redonda. Pero solo lo imagina, no lo dice, lo imagina pero no lo dice.

Podría jugar la carta de escribir algo sin sentido, sin estilo definido, raro, cursi, facilón…y así habría escrito una obra nula pero rentable y podría seguir soñando con la creación redonda mientras doy conferencias para imbéciles o me observo con el miembro flácido y húmedo frente a espejos que valen más que yo. Quizás en ese camino llegue un día en que me importe más bien poco escribir, sea algo bueno o malo.

Quizás puedo crear un blog en el que me describa como lo que quisiera haber sido para que me lea la gente que también ha fracasado,  puedo escribir otro haciéndome pasar por una ninfómana para tener audiencia asegurada, puedo hacer otro en el que describo cómo son  las personas con las que me siento en el autobús, o puedo decir que soy malo, necio, feo, loco, sucio y vicioso para ver si soy un genio…

Puedo hacer muchas cosas para encontrar el escrito redondo, pero con el aire acondicionado y los seres despreciables que pasan por delante de mis ojos la misión será aún más imposible y dolorosa. Por ahora sigo interesado en crear algo que perdure, busco en el segunda mano y nadie vende nada relacionado con mi interés pero yo sigo buscando y él huyendo por el callejón, rodando, y yo haciendo chop chop con mis zapatos deformados.

Miro arriba, al cielo, y la musa se lame los labios y su saliva resbala entre sus piernas y me cae en la boca. Y no es un beso.

Me ha escupido. Por inútil.

Permalink :: 76 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

Blog alojado en ZoomBlog.com