El Blog

PONME EN FAVORITOS

Calendario

<<   Julio 2006  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31       

Categorías

Sindicación

El Tiempo Madrid / Barajas
Alojado en
ZoomBlog

Julio del 2006

Así no hay quien escriba

Por Tankian - 27 de Julio, 2006, 23:40, Categoría: General

Llevo tres días con una infección de garganta cojonuda, tengo el cuello hinchado y tragar saliva es un infierno, por no decir beber o, peor aún, comer. Y por eso no escribo, porque no soy Bukowski, Poe o Kafka, que incluso hacían del dolor un instrumento para escribir, o de escribir un instrumento para soportar el dolor. Pero es que yo no soporto el dolor, cada vez menos, y me parece que si a estas alturas un dolor de garganta me impide escribir…no tengo mucho futuro, no seré un escritor autodestructivo y si llego a viejo no será escribiendo.

Cuando era más joven tenía muchos dolores de muelas, hasta que me arrastraron al dentista y me sacaron tres y empastaron unas cuantas; cuando me había librado de esos dolores, (creo que el dolor de muelas debe ser uno de los más insoportables, si no el más; varias mujeres madres me ha dicho que el dolor del parto puede tener un cénit más alto, pero es la continuidad, el runrún lo que me hace sudar cuando recuerdo esos dolores juveniles).

En esa época lo tenía claro, dolor era igual a emborracharse, y si no conseguía eliminarlo al menos hacia más romántico todo el escenario, como Lord Byron agonizando o Becquer lloriqueando por las callejuelas. El mito del dolor y el arte, que tanto daño ( nunca mejor dicho) ha hecho a gente sin una personalidad definida, como yo en mi “época de la muela”.

La primera vez que ví los cuadros de la época negra de Goya en el Prado pensé que los pintó entre dolores continuos, me venían a la cabeza cuadros y películas en las que los personajes ataban un pañuelo alrededor de las mejillas infladas, con los ojos mirando al cielo, idos…relacionaba todo eso y me imaginaba así a Goya, sordo y con las muelas cariadas, negras y amarillas, y ese latido sordo  en la cabeza le había empujado a crear esas imágenes tan oscuras, esos rostros desencajados, ese dolor en el ambiente que no se pinta con ningún color, que va implícito en el acto de crear.

Quizás ahora el dolor me produce pánico por la misma razón que me hace evitar los grupos de idólatras, clubs de fans, seguidores foros…toda esa parafernalia de haberse creído algo (una canción, un libro, una película…) y vivir para ello. Puede que sea esto la madurez, o quizás lo que pasa es que voy perdiendo chispa y ya no tiene sentido admirar a alguien al que no te vas a acercar, y es que yo siempre he tenido ídolos que usaba como metas, no como simples objetos de adoración, eso no me va. Como ahora esas metas van quedando cada vez más lejos voy eliminando antiguas convicciones, como lo cool que me parecía escribir borracho, fumando un porro o con migraña…hasta me parecía que lo que escribía en esas condiciones realmente tenía algo especial.

Es como los anormales que se van a los estrenos  vestidos de yoda o de darth vader, es todo como un ritual de gente sin mente, y se supone que si quieres escribir tienes que hacer lo que hacen los escritores que te gustan, y si Easton Ellis o King tuvieron problemas con las drogas, pues a drogarse. Y los que peor lo tienen son los que se creen intelectuales leyendo a Bukowski, Miller, Burroughs, Vian y esa gente, porque entonces hay que ser guarros, drogatas y alcohólicos, o al menos parecerlo.

Yo mismo pensaba que sería la hostia morir como Jim Morrison, a los 27…valiente gilipollas.

Lo que es morir no me da miedo, más bien curiosidad, pero el dolor cada vez me atormenta más, y llevo una racha que si no es una uña es una muela, y si no el cuello, y si no el estómago y ahora la hinchazón esta de la garganta que me tiene amargado, acumulando saliva en la boca para no tragar, y como en mi trabajo si no trabajas un día pierdes esas horas pues me jodo y vengo a trabajar, intento habar lo mínimo posible y escupir casi toda la saliva que acumulo. Y lo peor  es pensar que llega la noche, que normalmente espero con alegría, para sobar, ver pelis, no hacer nada…pero ahora se me junta el calor insoportable con la garganta y me da pavor que llegue la hora de dormir, porque me levanto mil veces y lo paso fatal. Y claro, lo de la garganta es por dormir con el ventilador, seguro, pero si lo apago sudo mucho y me despierto, entonces lo pongo y me enfrío, lo apago para curarme la garganta y sudo, lo pongo, lo apago, lo pongo….y el resultado es que me veo poniendo cara de estreñido cuando trago saliva hasta el fin de los tiempos. Así no hay quien escriba.

Anda que como se presente ahora la musa, y yo con estos pelos.

Permalink :: 81 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

Un desahogo minimo

Por Tankian - 23 de Julio, 2006, 9:55, Categoría: General

Intento no pensarlo a menudo, quizás es que sólo lo pienso cuando escapo un poco del aborregamiento. Pero cuando uno lee la prensa, escucha la radio, ve la tele o se informa por la red llega casi siempre a la misma reflexión, aunque luego cada cuál quiera mantener una pose según lo que se supone que piensa o debe pensar. Esa conclusión es que esto se está yendo a la mierda.

Sí, cuando de pequeño vi una película que se llamaba “El día después”, que iba sobre la explosión atómica y sus consecuencias, me alucinó que algo así pudiera pasar en realidad, pero con los años quedó como una obsesión infantil. Pero cada vez me acuerdo más, y cada vez me hacen menos gracias las películas catastrofistas, con los telediarios hablando de la destrucción total de Londres, Paris o New York, porque cada vez se va acercando más la realidad, a marchas forzadas.

La peña está loca, todos los días hay miles de asesinatos, niños mueren de hambre, de sida o de las dos cosas. Y todos vemos esas cosas mientras cenamos y tenemos los santos cojones de seguir cenando, yo el primero. Yo creo que nos estamos volviendo salvajes, pero en la cara más sucia del salvaje, estamos resabiados, maleados, olemos a la mierda que pisamos todos los días y ya ni nos enteramos. Me parece que lo normal es vomitar la puta cena de asco, de pena y de rabia viendo lo que vemos, porque nos estamos matando unos a otros, con tantas pollas de civilización, tecnología y toda esa mierda, somos cada vez peores…como decía al recoger un premio mi admirado Serj Tankian, de quien me apropié el apellido hace tiempo:”La civilización es un jodido fracaso. Tenemos que pasar de nuestros dirigentes y reunirnos para intenta montar algo en lo que realmente importe la amistad y el amor”, y tiene toda la razón, y los que al leerlo penséis que es algo hippie mejor dejad de leer porque por culpa de gente como vosotros vamos como vamos. Y es que cada vez parece más tonto y más fantasioso hablar de amor, paz, amistad o pajaritos…y no, lo triste es que reírse de eso es acepta lo que hay, y así no arrancamos, así nos vamos hundiendo más en el lodo.

Es que viendo cómo vamos aquí en Hispania entendemos cómo va el planeta, de puto culo. Tenemos un presidente que sí, parece tonto mucha veces, pero que decididamente ha dado unos cuantos pasos hacía la igualdad y una mayor libertad, y tenemos a una oposición que hace honor a aquello de <<prefiero ser tonto a ser un hijo de puta”. Y es que el simple hecho de no renegar de su pasado, del hijo de la gran puta de Aznar y sus amistades les califica, o más bien les descalifica.

Tener a esta mierda de gentuza me da pena y vergüenza, porque en esta época de globalización todo se sabe en todos sitios al momento, y en USA los millones de avergonzados por Bush pensarán que tan mal no están viendo lo que tenemos aquí. No hay vergüenza, se ha perdido todo hace mucho tiempo en la clase política, y resulta que estos cabrones deciden sobre quién invade qué, quién gana cuánto y muchas cosas más, que viene a ser básicamente nuestra vida, porque dependemos de ellos, somos un planeta dirigido por mediocres, por psicópatas, por resentidos que se están desahogando con nosotros, y les miramos por la tele y encima les votamos. Yo cada día entiendo menos de todo, cada día soy más ignorante y estoy más amargado.

El otro día escuché a Aznar en un acto de sus FAES, que es un grupúsculo de hijos de mala madre que hablan de sus fantasías fascistas, básicamente de cómo ser unos repugnantes  seres con el alma podrida…bueno, que Aznar dijo que pensaba que los que critican su foto en las Azores realmente querrían haber estado en ella, o sea que todo esto es envidia y yo si enterarme. Resulta que hay gentuza que tiene envidia por no haber estado en una foto que simboliza guerra, muerte, crueldad, ilegalidad, ansias de poder, inhumanidad…en fin, con Aznar hace mucho que me quedé sin palabras. Y sinceramente ojalá hubiera reventado jugando en el patio de El Pilar para  no habernos regalado unos años oscuros que no nos hacían ni puta falta. Tener que seguir viéndole la cara  me parece un acto de crueldad innecesario. Eso sí, a él le compensó la foto, ahí está cobrando una millonada por no hacer nada en una de las mayores grupos de comunicación del mundo, de USA, claro. Él sí que ha cobrado los servicios. Y los Irakies y americanos que siguen muriendo todos los días siguen cobrando la calderilla, bomba a bomba, bala a bala.

Y ahora estamos con Israel reventando el Líbano, unos 65 israelíes muertos en una semana, más de 400 libaneses, una proporción de un soldado muerto porcada nueve civiles. Y es que está clarísimo de que en la guerra los daños colaterales son los soldados muertos, los que pagan el grueso son los de a pie, los que solamente quieren un techo, un trabajo y seguir viviendo.

Pero a estos mierdas de políticos les da lo mismo, empezando por la ONU, que no ha servido nunca para una mierda, y ahí seguimos pagándoles los hoteles de lujo, los restaurantes y todos sus caprichos. No entiendo por qué cojones se mueven los políticos en esos niveles de vida, a santo de qué tienen que estar en los mejores sitios, con todas las atenciones al máximo nivel…y lo peor es que nos hemos acostumbrado, y muchos al leer esto pensarán <<Joer, quedaría cutre que se alojarán en sitios baratos y se reunieran en salas normales…vaya imagen>> .Pues sí, qué hostias pasa, que hagan su puto trabajo de una vez, que ayuden a la gente, que solucionen problemas y creen los menos posibles, y que lo hagan como todos, que un albañil come sentado encima de una caja y de su trabajo depende que no nos hundamos mientras dormimos, coño, que esta gentuza está viviendo de lujo con el dinero de gente que no llega a fin de mes, y si hicieran su trabajo pues bueno, pero es que se ríen de nosotros.

Se ríen de los muertos, del dolor, de las penas que pasamos, no tienen respeto por nada, siempre maquinan la forma de atacar sea el tema que sea, y todo pensando en cómo volver al poder.

Son tantos temas y tanta la rabia que me come que podría estar días escribiendo y no conseguiría desahogarme. Pero al menos algo he soltado, aunque por cada frase que escribo me asaltan miles que añadir, y me imagino a Acebes, Zaplana, Blanco  y esa escoria durmiendo tan panchos, seguro que hasta con una sonrisa e la boca…y ardo, me encantaría patearles la cabeza por desgraciados, por jugar con lo que juegan.

Y es que se supone que somos civilizados y somos educados y tal, y por eso tenemos que separar a la gente de su ideología,  y por eso ves a esa piara diciéndose burradas y luego charlando y dándose la mano, para parecer más normales, porque no se van a pegar…pues que se maten a hostias, lo que no es normal es que llames asesino a un tío y luego le des la mano. Se ríe de nosotros, representan papeles.

Pues yo paso de representarlo y creo que la ideología forma lo que es cada uno y no me sale de los cojones relacionarme con gente que pueda defender determinadas cosas, me he cansado de hablar con fachas porque se supone que somos tolerantes. Yo me considero tolerante pero también intento ser coherente y no quiero traicionarme, y a la gente que vea mal a los homosexuales, a la mujer, a la libertad, a la paz…por mí que se mueran, para mí no existen, no me sale de la polla poner sonrisas ante putos derechotes. Que lean, que se culturicen un poco y si aún después de eso siguen pensando igual que se tire por la ventana o se peguen un tiro aprovechando que tienen esa libertad que tanto critican.

Como dijo Groucho “Que paren el mundo que me bajo”

Permalink :: 67 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

La Suite de los Suicidas- Continuación

Por Tankian - 21 de Julio, 2006, 23:23, Categoría: Paranoids

<<El profesor consiguió el permiso del director del hotel, el Sr. Gaunt, quién negó hasta la extenuación el negocio subterráneo de la 616 como última estación para suicidas con medios. Achacaba esa historia a los medios sensacionalistas de los 30 y a la tendencia norteamericana a fabricar monumentos a la tradición con un simple pedrusco.

El Sr. Gaunt se reconoció lector de los trabajos del profesor, si bien quiso apostillar que era justo decir que era mayor el interés de su esposa por “esos temas suyos”, que él los leía como ficción. Sea gracias a su esposa o a él, el caso es que el profesor obtuvo permiso para pasar la noche del 22 al 23 de diciembre de forma gratuita a cambio simplemente de una discreción absoluta hasta la publicación del trabajo resultante, en el que se subrayaría el trato profesional y encomiable del personal del hotel empezando por el Sr. Gaunt.

 

El profesor quería pasar la madrugada en la 616 porque siempre había defendido que todo era una campaña de publicidad iniciada a raíz de la muerte del vendedor de seguros en 1883. Desde entonces los sucesivos propietarios del negocio alimentaron la hoguera echando sus propios troncos, pues un fantasma puede hacer mucho por un hotel, de ahí que todo hotel de alto standing tiene su propio fantasma, como signo de distinción.

Que en una misma habitación se hubieran certificado santísimas muertes sin despertar el interés de la policía era poco menos que impensable, a no ser, claro, que supieran que realmente no había muertos ni nada parecido.

El profesor defendió su postura en muchas tertulias y se enfrentó en sus artículos con varios investigadores que ponían sobre la mesa la extensa documentación sobre el asunto: fotografías, actas de la policía, certificados de defunción, declaraciones de personas implicadas directa e indirectamente a  medios públicos y privados…pero el profesor no se achicaba ante las torres de papel y argumentaba que eso no eran pruebas, que era papel y letras, y cualquiera podía crearlas.

En la última tertulia en la que surgió el tema de la 616, en el café “Old Atwa” de Washington, el profesor se hartó de las mismas argumentaciones de siempre y, dando un puñetazo sobre la mesa, entre el tintineo de las cucharillas en las tazas y los ojos desorbitados de sus compañeros, clamo “No, no y no. No creeré lo que mis ojos no vean, y si para callar sus monótonas frasecillas tengo que pasar una noche en esa habitación, lo haré”.

Dicho y hecho, una semana después el profesor había obtenido el permiso del Sr. Gaunt y había acordado su llegada en la noche del 22 de Diciembre. Salió del despacho con la promesa de que ningún empleado del hotel se le acercaría para intentar persuadirle con historias de fantasmas y apariciones, ya que él era lo bastante maduro como para valorar lo que veía o escuchaba, y no quería hacerlo con prejuicios innecesarios.

 

El profesor abandonó la cafetería a las once en punto, después de releer sus papeles, saludó al Sr. Torrance, recogió su bolsa de mano en la recepción y subió al ascensor. El ascensorista era un chico joven, lo que le tranquilizó, ya que si le hubiera tocado alguno de los veteranos podría haberle intentado convencer en el último momento de que lo que estaba a punto de hacer era una verdadera locura.

Si bien era joven estaba claro que el chico conocía algo de la historia y sabía quién era el profesor, porque al llegar a la sexta planta y abrirse las compuertas musitó un “Suerte, señor” al que el profesor respondió con un “Sí” que dijo sin darse cuenta, lo que le hizo enfadarse consigo mismo por pensar que la necesitaría y con el chico por insinuarlo. Cuando el ascensor comenzó a bajar el profesor seguía inmóvil, de perfil, con la bolsa en una mano y la llave en la otra.

No lo reconoció en el momento, pero poco después el profesor estaba  seguro de que cuando el ascensor abandonó la planta y él comenzó a andar hacía el final del pasillo sintió una urgente necesidad de bajar las escaleras a saltos y abandonar ese edificio. Fue como cuando algo se encendía en el interior para recordar que se habían olvidado las llaves o un grifo, una certeza tan sobrenatural como segura. Incluso se le despertó un dolor en estómago; se paró frente a la habitación 628, inspiró y expiró ruidosamente unas cuantas veces y se regañó por el patetismo de la escena.

El malestar decreció en intensidad, pero quedó ahí, como un murmullo de algo peligroso pero lejano. El profesor lo achacó al café que había tomado y a la estúpida lectura que le había acompañado, miró el reloj y se detuvo frente a la puerta, una puerta normal, como las demás que interrumpían las paredes de ese pasillo, de madera oscura, una mirilla enmarcada en un anillo plateado y una plaquita también plateada justo encima: 616 o,  como decía el teatral Profesor Del Oso “seeeis y unooo y seeeis…trece”, como si eso significará algo, ya que en esa misma planta la 634 y la 627, entre otras, sumaban 13 y no pasaba nada anormal.

El profesor sonrió mientras sujetaba  la llave con los dedos índice y pulgar, y ahí empezaron los problemas.

La puerta no estaba.

Era una silueta en la pared, un trozo de papel más claro que el resto, como si se hubiera retirado un armario o algo similar, pero no era así, ahí había una puerta que daba paso a una habitación, y eso no se puede retirar como un mueble.

El profesor dio tres pasos hacia atrás, miro hacia la izquierda, al fondo del pasillo, donde estaba el ascensor, con un botón que le haría subir para poder salir de ahí. Estiró la mano para tocar el papel limpio y tocó la madera.

La puerta estaba en su sitio.

Y siempre había estado ahí, obviamente, por mucho que un atontado se hubiera dejado impresionar por los documentos que había leído, por mucho miedo que tuviera la puerta estaba donde se puso en 1880, y si una simple alucinación le hacía abandonar realmente era un cobarde bravucón.

No dejó de tocar la puerta mientras introducía la llave en la cerradura, y entonces escuchó un gemido sensual, un “uuuh” femenino y decididamente estimulante justo al llegar al fondo de la cerradura, y había salido de la misma cerradura.

“Que aproveche” dijo en voz alta al pasillo, a la habitación que fuera, giró la llave y empujó la puerta sin sacarla. El débil chirrido de las bisagras era realmente parecido al gemido ahogado de una mujer, una mujer excitada gimiendo debajo de una almohada.

El profesor sacó la llave y cerró la puerta a sus espaldas.

Ahí la tenia, la vieja 616, toda para él.

(CONTINUARÁ)

Permalink :: 58 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

Abuelas mutantes

Por Tankian - 21 de Julio, 2006, 0:36, Categoría: General

Es una teoría, entiendo que hiriente, pero es lo que pienso: Los humanos, sobretodo las mujeres (y no es sexismo, es lo que veo) llegan  a un punto de no retorno, normalmente  entrando ya en la vejez, en el que se transforman en criaturas despreciables, en monstruos repugnantes. Al menos en un gran porcentaje que no hay nada más bonito que una abuelita o un abuelito dignos y humanos, sin coña.

Sí, cada vez me fijo más en esto, movido por una curiosidad morbosa, y encuentro a menudo seres ante los que uno duda si son mujeres u hombres, hombres o mujeres, o lo que sea.  Pido prestado a mi admirado King un título para nombrar a esas aberraciones, son IT…uséase, ESO.

Si te pones en la cola del súper seguramente tropezarás con una especie de duende, o troll, con medias a mitad de espinilla, cadenillas al cuello, pelo bien escaso, bien tintado y tijereteado (también está el peinado efecto Mousse, todo volumen),  y mirada desquiciada, rebosante de algún tipo de rabia fogueada desde tiempos inmemoriales.

Ese troll fue una mujer en su juventud y si le preguntas seguramente fue poco menos que Miss Universo, y es que esa es una máxima indeclinable: toda anciana fue una belleza cuando moza, y ganó varios concursos de belleza, baile o canto, y eso indiscutible pese a que un cardo te mire desde sus fotos en blanco y negro. Hay una variante de este mismo bulo que afecta a las chicas con sobrepeso,  que siempre despiertan comentarios como <<que lástima, con la cara tan guapa que tiene>>.

Miss Troll puede hallarse delante tuya en la cola o llegar después, en cualquier caso tú eres una presa y no tienes escapatoria. Tú puedes tener una barra de pan y en la mano y ella un carro hasta los topes, que no te va  a dejar pasar, y te lanzará miradas con el ceño fruncido y bufando por la nariz, para que sepas lo que hay, algunas levantan levemente el mentón, desafiando, y los ojos se les van a los lados, hacia las orejas, como Kathy Bates en Misery, y eso es que están gozando de su posición, se recrean en tus ojeaditas al reloj

Si está detrás comenzara con los gemidos angustiosos, como un gato fofo y malencarado pidiendo sardinas, luego empezará con el Ay, que dolor, Ay y buscará con la mirada bovina alguna compañera que le apoye en su cruzada, y comenzarán a hablar en voz alta de lo que le duele, lo cansada que está y la juventud lo poco que les respeta. Un bombardeo moral que hace flaquear las fuerzas y rendirse a la mayoría de los osados.

Y  si das tu brazo a torcer no creas que habrá reconocimiento, porque realmente has hecho lo que tenías que hacer, es más, has sido un cabrón por hacerles esperar más de la cuenta. Así que a la hora de pagar activará el Modo Alzheimer y se le olvidará escuchar, hablar y contar, hará repetir varias veces el importe, vaciará el monedero y contará lentamente, equivocándose varias veces para volver a empezar. Y en la misma cola, y en las demás, sus compañeros trolls clamarán <<Claaaro, la pobre mujer está cansada, pobrecilla>>, <<y encima pone caras, el zángano, que poca vergüenza>>…

Si, muchas mujeres mutan y se transforman en trolls, y gritan con voz de pito, se quejan lastimeras, se cuelan en la cola del pan, en la parada del autobús, compiten por los asientos a codazos, re regodean en sus victorias con sus compañeras de manada, lanzando miradas fulminantes. Están en todas partes.

Detrás de tí.

Permalink :: 55 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

La Suite de los Suicidas

Por Tankian - 20 de Julio, 2006, 0:06, Categoría: Paranoids

Comprendo la hilaridad de la mayoría de la gente cuando surge en una conversación algún fantasma, alguna vivencia sobrenatural, algo que no se pueda explicar. Es lógico y humano reaccionar así ante lo desconocido, al menos es la manera más sencilla de afrontarlo; como decía un viejo amigo <<mientras te ríes no piensas>>.

La circunferencia del planeta, la gravedad, el sistema solar, la influencia de la luna en las mareas, los pulpos gigantes, las maquinas voladoras, la energía eléctrica,…tantas y tantas cosas fueron acogidas con carcajadas, ridiculizadas como meros sueños ignorantes, y ahora vivimos con ello y lo admiramos…la ciencia acalla las burlas cuando toca algo, mientras sus dedos se acercan, y tardan siglos en ocasiones, no hay remedio para la incredulidad y sus incómodas manifestaciones.

He experimentado suficientes fenómenos inexplicables como para ser inmune a los rechazos racionales, simplemente compadezco a esa gente que no ha disfrutado de tales experiencias, tanto provocadoras de miedo como maravillosas. Lo que ocurre es que no hay palabras para expresar esas vivencias, y si las hay no soy el más indicado para unirlas de forma coherente y fiel, si bien confío en que al menos un poco de mi apasionamiento sí quede impregnado en estos párrafos, para que el lector consiga hacerse una idea.

He ofrecido centenares de conferencias en las mejores universidades (Cambridge, Harvard, Salamanca, Yale,…), ante grandes hombres y mujeres, mentes preclaras y fuertes personalidades, y puedo decir sin miedo a equivocarme que la estrella de la función siempre ha sido mi estancia en la habitación 616 del hotel Blackbridge de Bangor, Maine.

No puedo dejar de estar de acuerdo con la mayoría de mis queridos escuchantes, ya que la noche que pasé en la 616 dejó su indeleble huella en mi cuerpo y en mi mente, y me es imposible olvidarlo.

En todas las conferencias leí la trascripción de mis propias palabras firmada por Gregory House, insigne doctor y amigo personal, el cuál me atendió a la salida de la habitación, grabó el afectado relato de mi experiencia y construyó la narración final con ayuda de los implicados. Utilizo su trascripción porque no sería justo confiar en mis propios recuerdos después de una noche tan traumática, tan lejana ya, y a su vez confío totalmente en la profesionalidad y objetividad de mi estimado Gregory.

Procedo pues  a  “transcribir la trascripción”, si me permiten la broma.

 

<< El profesor se presenta en la recepción del Blackbridge pasados seis minutos de las nueve de la noche del 6 de diciembre de 1973. El recepcionista le reconoce y, tras intercambiar saludos, le proporciona la llave de la habitación 616, apartada ya a la espera de su llegada.

El recepcionista le informa de que esa misma mañana se ha efectuado una limpieza rápida y superficial de la habitación en cuestión ya que, como él sabe, ninguna empleada del hotel aceptaría pasar más de cinco minutos en esa estancia.

El profesor deja su bolsa de aseo personal en la recepción y se dirige a la cafetería del hotel, donde el Sr. Torrance, jefe de camareros, le proporciona un termo de café que el profesor ha acordado devolver a la mañana siguiente, seguramente vacío (sic.).

El profesor toma una taza en la barra de la cafetería echando un último vistazo a la documentación sobre la historia de la habitación 616:

“En la primavera de 1883, apenas dos años después de la inauguración del hotel, un vendedor de seguros  es encontrado muerto en la cama de la habitación 616, que tuvo que ser abierta después de tres días sin noticias del señor. El médico que lo reconoció achacó la muerte a un fallo cardiaco, dado el sobrepeso del hombre y su ajetreado modo de vida.

Entre septiembre y diciembre del mismo año fueron once las muertes acaecidas en dicha habitación, por una del resto del hotel en el mismo período. Seis ataques cardiacos, un ahogado en la bañera y cuatro suicidios, los dos últimos el de una mujer de 22 años y su hijo de 5 que, al contrario de lo esperable, saltó por la ventana casi cinco minutos después de su madre tras, según los testigos, pedir ayuda asomado para finalmente arrojarse y caer al lado de su madre, los dos con la misma expresión aterrorizada en el semblante. La demanda de auxilio hizo que la policía y los bomberos derribaran la puerta de la habitación en previsión de algún incendio o la presencia de algún criminal. La habitación estaba silenciosa, en calma,  y las maletas de la mujer y su hijo yacían sobre una mesa, sin abrir siquiera.

La habitación estuvo cerrada 25 años, si bien varias personas cayeron desmayadas al pasar por delante de la puerta; al final la gente pasaba corriendo como alma que lleva el diablo, escapando del misterioso influjo que llegaba más allá de sus  paredes.

En 1909 el hotel cambia de dueños y los nuevos hacen oídos sordos a las advertencias de los trabajadores, incluso cuando varios de ellos abandonan su puesto al conocer la intención de reabrir las maldita 616; prefieren abandonar su trabajo, en algunos casos desde la apertura del edificio, antes que volver a ver abierta la habitación.

La nueva dirección cree que pueden usar la leyenda de la habitación, conocida bien afuera del estado, para mejorar los resultados económicos de su inversión. Acuerdan que esa habitación pase a tener el precio de una suite, pese a ser una habitación simple con baño completo, una cama individual, una mesa, una silla y un armario . Confían en que el morbo y las excentricidades de los ricos  les den la razón, y así es.

Se forma una lista de espera de hasta dos años para ocupar la habitación, y efectivamente grandes magnates y famosos multimillonarios quieren pasar la noche en la 616 pagando más por acelerar su subida en la lista. En la boutique del hotel se ponen a la venta camisas con la leyenda Yo sobreviví a la 616 en la pechera…no se vendió ni una.

Los cuarenta primeros inquilinos de la habitación fallecieron, quince dentro y los otros veinticinco fuera del hotel, de estos diez  murieron víctima de un cáncer repentino que tardó tres meses en el más largo de los casos en consumirles. Los quince restantes realmente murieron en la habitación, pero la dirección del hotel consiguió mover los cuerpos y “quitarse el muerto de encima”.

Se eliminaron las listas de espera aludiendo a un problema de humedades irreparable y tóxico, por lo que en pocos meses cesó la fiebre de la 616 y todo volvió a la calma. Bueno, hasta el 29.

La habitación estuvo casi veinte años cerrada después del nefasto comienzo de la lista de espera La dirección no quería complicarse  la existencia por un plus, y decidieron esperar a que la mala suerte se durmieses, agazapados a la espera de  ocasión propicia.

Y un jueves cualquiera del 1929 Wall Street se derrumbó, muchos millonarios cayeron en la miseria, muchos negocios quebraron y el suicidio se puso de moda. Una pintada en la mismísima puerta de Wall Street apareció a la mañana siguiente “LA 616 DEL BLACKBRIDGE, UN ÚLTIMO LUJO”.

Se desconoce quién lo escribió, pero realmente fue una campaña publicitaria magistral, en el momento y el lugar adecuados, con una clientela preparada.

Fue una campaña que transformó a la 616 en la Suite de los Suicidas desde ese 1929, y así seguía siendo en el Diciembre de 1973.

(CONTINUARÁ…)

 

 

Permalink :: 64 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

El verano y su puta madre

Por Tankian - 20 de Julio, 2006, 0:00, Categoría: General

Qué asco de sol, el calor, el sudor, el ducharse y estar sudado antes de secarse…el verano es mi infierno en la tierra…puto verano.

Siempre he sido un animal de frío, desde que tengo uso de razón; mis mejores recuerdos de la infancia son invernales, otoñales a lo sumo; las mantas, las bañeras calientes, los paseos con guantes, bufanda y algún gorrillo de lana, si, esas fotos en las que todos los niños parecen Kenny, el de South Park.

Recuerdo Madrid en Navidades cuando aún e ilusionaban las Navidades, las luces y la gente abrigada y el chocolate caliente y el gustillo de correr a la cama riendo como un gilipollas por lo que molaba sepultarse debajo de las mantas, y es que creo que es uno de los mayores placeres que se puede experimentar, el arroparse en una noche fría.

Con esta mierda de tiempo no se puede hacer nada, te puedes quitar la ropa pero no la piel, cuando estas en pelotas debajo del ventilador has jugado todas tus cartas, y el calor se parte y dobla la apuesta. Ahí te despiertas constantemente con la almohada sudada, te levantas a beber cualquier cosa fría y luego está el asco de volver a acostarse con el sudor en la cama.

Te quedas sentado, con el cuello tieso como un lémur para captar alguna corriente imaginaria que se cuele por la ventana, luego te encorvas un poco y te vas girando para encontrar el punto en el que el aire del ventilador del techo te lama un poco la espalda, y al principio da gusto porque enfría el sudor y lo notas, pero cuando te secas ya no te enteras del puto aire, que además se vende y acaba siendo aire caliente, el cabrón.

Miras el reloj y te queda menos de cuatro horas para levantarte y de tanto estar sentado notas que los ojos se van abriendo y tu los semicierras para ver si engañas al cerebro y se cree que realmente sigues dormido. Tanteas a ciegas el colchón, aún está húmedo, piensas seriamente en aullar por la ventana, cuán lobo angustiado.

En Alicante siempre me quedaba el recurso de pillar el coche e irme a la playa, y es que la playa solo  me gusta cuando es de noche. Pero la memoria es cruel y al recordar cuando me metía en el agua sufro más todavía en la insondable pequeñez de mi apartamento, en medio de Madrid, rodeado de contaminación y con la playa más cercana a tomar por culo…y sin coche…y menos mal, porque si lo tuviera más de una vez me habría ido.

Otro recurso en otras ocasiones era abrir el congelador y el frigorífico y pegarme como una lapa, cimbreando como una oruga en mi particular homenaje al anuncio de Tulipán negro. Pero ahora el frigorífico es tamaño gnomo de jardín y las cosas se enfriarían antes en el escote de Traci Lords que dentro suyo.

Me abanico con la mano, vuelvo a beber, voy al baño, meto la cabeza debajo del grifo del lavabo, no me seco para prolongar el gusto, pero el calor ambiental y el de mi propia mismiedad me secan en un plis. Vuelvo a beber, ni miro la botella, un día me voy a beber la botella de fregajuelos con tal de que esté fresca.

Cada noche lleno un par de veces la botella de 2 litros de agua, y aparte me puedo beber dos botellas de nestea o aquarius, por lo menos, y si hay tónica también cae. Uséase, gastamos más en bebidas que Ernesto de Hannover; eso sí, nada de alcohol, que es malo para el calor.

Cuento los días para que acabe el calor, pero queda mucho, demasiado. Quisiera ser un noble para tener residencia de verano en los fiordos noruegos, por lo menos, y la de invierno aquí mismo, en Madrid, por mantener la tradición.

En el edificio donde curro pongo siempre el aire en la recepción, y suele estar a 23 graditos más o menos, y las cotorras que pasan dicen en voz alta “que frío hace aquí” o “Voy a coger una neumonía”…como si a mi me importara, como si te coges dos, que tú en tu oficina puedes ponerte la temperatura que más te mole, y para lo que pasas aquí al día te la tiene que sudar que temperatura me pongo. Digo yo. Y si te importa te jodes, píllate un traje de neopreno y todos contentos.

Eso, que odio esta época del año, que quiero que llegue el frío, echar nubecillas por la boca como un anormal, tan feliz…hasta soportaré la navidad completa, la trabajaré para no notarla tanto y listo. Pero que venga el frío ya, por favor, por lo menos a mi bloque, los demás que disfruten tostándose al sol, por mí perfecto.

Permalink :: 113 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

Aquí seguimos, esperando

Por Tankian - 13 de Julio, 2006, 0:28, Categoría: General

Escribir por escribir, para no perder el ritmo, o para ganarlo, eso es lo que hago, juntar letritas en el trabajo para matar el tiempo, para poder decirme a mí mismo que sigo luchando por ser escritor, valiente gilipollas.

Se suponía que dejé el blog anterior, las memorias, para empezar una novela, el salto definitivo al mundo editorial. Me he informado del procedimiento y esas cosas, se supone que lo mejor es conseguir algún agente que acepte llevar tu novela, moverla por donde sea. Pero claro, primero hay que crear la novela para poder moverla, si no mal vamos.

Dejé el blog con varias ideas en la cabeza y era cuestión de tiempo decidirme por una, y a punto estuve de empezar la historia de un sociópata cuya única alegría es una estrella del porno; cuando la pornodiva anuncia su retirada el colega se pone como una moto y se resiste a aceptarlo, así que la secuestra y establecen una relación que va mutando constantemente. La intención era hacer ese tipo de historia tantas veces contada pero huyendo de lo ya contado…nada de que se enamoran, nada de que aparece la policía o de que ella realmente no era lo que aparentaba…no, quería algo nuevo, pero supongo que casi todos empiezan la primera novela buscando ser originales y al final se conforman con que sea como las demás. El caso es que decidí no empezarla porque hace tiempo leí una novela de Irving Wallace cuyo nombre no recuerdo en la que unos fans secuestran a una actriz, en ese caso no del porno. El haberla leído me podía guiar sin yo quererlo y pasé del tema.

Y aquí sigo, buscando la chispa que me ponga a funcionar, los días pasando implacables y yo sin una puta novela que pasear por las agencias. Mi esperanza es no es lo habitual publicar siendo muy joven, o eso quiero creer, además el otro día leí que Burgess debuto con “Las crónicas malayas” con casi cuarenta tacos, así que tampoco tengo el arroz tan pasado con mis 28.

Si decidí abrir este blog fue porque desde que cerré el otro e he dedicado a leer mucho, lo que he podido, buscando la inspiración, y cayó en mis manos “No me cogeréis vivo”, una recopilación de los últimos cinco años de artículos de Pérez Reverte en “El semanal” que no me marcó el camino hacia la novela, pero sí me dio una excusa para volver a escribir habitualmente, y así empecé, hablando de lo que odio y de lo que no, exigiéndome un articulillo cada poco. Escribiendo, que ya es algo.

Aunque a uno siempre le guste que le lean, porque si no para qué ser escritor, empecé con la certeza de que no voy a tener muchos lectores, y así es, en el blog anterior tampoco había movimiento hasta que empezaron las memorias, y los que vinieron con ellas con las mismas se fueron…ce la vie.

Pero hay gente que me lee, cada vez más de fuera de de España que de dentro, desconozco la razón, pero me mola la idea de que alguien me lea desde México, USA, Serbia u otros países desde los que me leen. Al menos sé que desde Inglaterra me visita el amigo Cziffra, lo cuál me llena de orgullo, sobre todo sabiendo lo liado que anda ahora recién llegado a Cambridge, nueva casa, nuevo curro, nueva gente…y con todo eso sigue echando un vistazo a lo que escribe este humilde gilipollas Muchas gracias tío, y no te extrañe que cualquier día te pida que me busques una pensión por ahí para hacerte una visita.

También me lee La sin nombre, aunque no sé desde dónde, aunque si la futura novela va sobre sexo ya tengo asesora, porque parece que controla del tema. Un beso y gracias por pasarte por aquí.

Y bueno, obvio a Whitequeen porque es caso aparte, es mi más fiel lectora y comentadora…bueno, y fiel en más aspectos…creo, jeje.

A los demás que leéis este blog no os puedo poner nombre porque lo desconozco, no por falta de ganas. Gracias de todos modos.

A todos gracias y aquí seguiré practicando, calentando la muñeca, a ver si un día, más pronto que tarde, me levanto con la bombilla encendida. Y espero que el leer tanta mierda os compense con la historia que de a luz. Eso espero por vosotros y por mí, porque no sé hasta cuando puedo aguantar entrenando y sin carrera que correr.

Bueno, para terminar deciros que si tenéis alguna cosa que queréis publicar, sea lo que sea, me lo país y os lo cuelgo aquí para adecentar un poco la casa.

Permalink :: 62 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

Una profesión de futuro

Por Tankian - 13 de Julio, 2006, 0:26, Categoría: General

Y reúnes a unos cuantos muchachotes fuertes y perdidos, les pones un uniforme y te vas a jugar por ahí al viejo uno menos veinte, con suerte puedes rondar a unas ptisas morenas y hacerles un poco de uno dos uno dos para liberar la tensión.

Sí, no hay nada como liderar un grupo con tus buenos drugos para enseñar a esos burros quienes son los malchicos que realmente dicen lo que puede pasar y lo que no, y eso es lo bueno porque te sientes bien contigo mismo porque el manejar el cotarro es buena cosa.

Y no hay problemas de prisión, palizas y calabozos, porque tú y tus drugos sois el ejército, y con esa palabrota tienes un pase vip y puedes hacer el ganso y matar y sembrar el caos panchamente. Para qué estar en una pandilla de malchicos harapientos si puedes tener tu uniforme y ser el orden, un militso puto más en este sucio y podrido mundo de militsos ultraviolentos.

Si tus papis bebían, o te pegaban, o te toqueteaban y chupaban, a tí o a tu hermanita, o fumaban en papel de aluminio, o todo a la vez y tu has crecido retorcido y raro y desconfiabas siempre de los chicos de tu edad, y de las chicas ni hablamos, porque tú y yo, querido amigo y hermano, sabemos que si las chicas no  vienen hay que buscarlas, a la fuerza.

Si tu eras ultraviolento y no tenías sitio ahora podrás lucir una sonrisa muy blanca porque estás con los tuyos, podrás pisotear el desierto y disfrutar de golosas sesiones de ultraviolencia hasta caer agotado y disfrutar del merecido descanso del guerrero. Y quién sabe, puedes levantarte algún día y mientras desayunas moloco y bollos pringosos y néctares te dirán que has ganado una buena medalla de honor por tu dedicación y ardor ultraviolento.

Sí, druguito, tus metisaca a las niñas moras y tus tolchocos y rajones a sus papis no serán en balde con el ejército, serás un héroe para los libros históricos y los futuros malchicos videaran en tu trayectoria el diáfano y hermoso camino de la ultraviolencia, esa ultraviolencia que siempre nos mata de risa.

Permalink :: 92 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

HABEMUS SECTA

Por Tankian - 11 de Julio, 2006, 23:45, Categoría: General

Le veo, en todos los rincones, detrás de las puertas, ronroneando por el techo…es el papamóvil con su siniestro ocupante enseñando los colmillos y agitando la garra, ñiiic ñiiic como un viejo muñecajo del averno.

Se me ha quedado en la cabeza como un negativo, como esas luces de colores cuando cierras los ojos muy fuerte, y tengo que darle las gracias a Espe y su plural e imparcial televisión, Telemandril. Han dedicado todo el fin de semana a la visita de ese personajillo aterrador, han hecho los telediarios en directo desde la zona cero, dando palos a Zapatero, presidente de un país LAICO, por no acudir a la misa del de blanco.

Yo ya no sé qué tiene que pasar para que la puta secta esta sea reconocida como tal, y si no se les puede cerrar el chiringuito al menos que se lo monten y mantengan ellos solitos con los millones de fieles que aún conservan, cada vez menos, gracias a su Dios.

Mucha gente piensa que Charles Manson fue el ejecutor material de Sharon Tate y sus amigos allá en Beverly Hills, pero él era el jefe de una secta y se limitó a ordenar la masacre,  y por ello sigue pagando justamente en una cárcel, por cabrón, él y los que le obedecieron.

Ahora bien, por esa regla de tres, y si todos somos (o deberíamos ser) iguales ante la ley, muuuchos papas, cardenales, curas, sacristanes, monjas…deberían haberse podrido en la cárcel por ordenar millones de muertes, por permitir que las que no ordenaron se ejecutaran en su nombre, por siglos y siglos de represión y oscurantismo, una nube negra que aún hoy día sigue cegando a mucha gente que no sabe razonar porqué es fiel a lo que es fiel, y por falta de razón actúan como integristas de mierda.

Yo soy el primero aterrorizado con el terrorismo islámico, las salvajadas que siguen haciendo en Irak, Afganistán y otros tantos sitios, pero da la casualidad de que aquí, tan modernos que somos y tan civilizados, fuimos violentos y salvajes muchas veces, y ahí está la historia para recordarlo. Fuimos salvajes a la hora de invadir, como recogen muchos testimonios indígenas y no indígenas referentes a las conquistas en América, en las que se violaba a las nativas, se les contagiaban enfermedades que diezmaron su población, se destrozaba a los que no se ponían a la sombra de la cruz…

Pero cuando fuimos nosotros los invadidos también fuimos terroristas y animales, eso sí, cuando habíamos acumulado siete siglos de riqueza cultural, social y política gracias a los árabes, entonces ya nos hartamos y les echamos de malas maneras, y ahora nos sorprende que se comporten así cuando se les ha invadido y ocupado por cojones…qué pronto olvidamos lo que nos conviene, qué pena que no hayan chips que nos metan en la cabecita lo que hemos hecho, porque está claro que leérselo da pereza y además, que coño, qué más da lo que pasó hace tantísimo tiempo.

Nos horrorizan las imágenes y los documentos sobre el holocausto nazi, pero se nos olvida cómo aquí también se persiguió a los judíos, se les torturo y mató, y a los que quedaron se les echó de la península. Y si después de que pasara eso Hitler hizo lo que hizo es precisamente por eso, porque nos importa poco la historia y por eso la repetimos.

Y tampoco hay que irse muy atrás en el tiempo, por los perezosos, durante la segunda guerra mundial Franco abrió las embajadas para que se refugiaran los judíos que huían de la barbarie, pero sacó provecho del tema y cuando acabó la guerra ayudó a huir y esconderse a muchos militares nazis, angelicos míos.

Si releyéramos más la historia no estaríamos como estamos y no tendríamos que asistir al bochorno de escuchar al difunto Juan Pablo pedir perdón por la muerte de Galileo, por lo que quizás pidan perdón por propagar el Sida en África al prohibir los condones, eso sí, en el año 2500 o por ahí, que nunca es tarde si la dicha es buena, dirán aquí mis primos.

Llevan siglos y siglos asustando a la gente matando, ordenando matar, abusando de niños y ancianos, mintiendo, pidiendo humildad mientras viven entre lujos, acaparando en su día los pocos libros que aparecían, ya que la plebe era la plebe y no debía perder el tiempo en tonterías como la educación.

Sería injusto por mi parte no reconocer que ha habido y hay muchísima gente ejemplar dentro de la iglesia, gente que verdaderamente predica con el ejemplo, pero realmente pienso que  es un porcentaje pequeño y que en el partido nazi había mucha gente en contra de lo que estaba pasando, pero por esa gente no vamos a negar el conjunto. Si los curas que abusan de menores y se lucran económicamente son casos especiales y no se debe generalizar, tampoco generalicemos con los misioneros y buenos curas, porque creo que por cada alma pura en la iglesia hay unos cuantos hijos de la gran puta que luchan por mantener la tradición de la Iglesia: hay que mantener el poder caiga quien caiga.

Por los siglos de los siglos. Amén.

Permalink :: 62 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

Sánchez-Dragó y la literatura yogurín

Por Tankian - 6 de Julio, 2006, 23:59, Categoría: General

No se puede ser ortodoxo a la hora de escribir porque te dicen que te limitas a copiar a los clásicos, tampoco se puede ser rompedor porque te clasifican inmediatamente de típico escritor joven que se cree Bukowski, Miller, Houellebecq o cualquiera de esos. El caso es que uno no puede ser genuino porque no le dejan, porque parece ser que todo está inventado en la literatura y todo lo que uno haga es un plagio, una burla o un chapucero intento de algo.

El otro día vi “Las noches blancas”, un programilla en el que Sánchez Dragó suele reunirse con sus amigos marqueses, fachillas y sosos para murmurar conjuros atávicos y reírse de los progres, y es que Don Fernando se justifica pensando que cuando era joven y locuelo era liberal y ahora, con la edad, ha madurado y por eso es de derechas. Y claro, es su justificación y es muy válida, yo prefiero pensar que lo que pasa es que chochea y por eso es de derechas, o le gustaría serlo.

El caso es que en ocasiones veo el programa si el tema que tratan o los invitados me estimulan, que los estímulos hay que aprovecharlos en estos tiempos de sentir poco deseando sentir menos. Los invitados hablaban de escritores jóvenes, de lo que piensan, de las generaciones en las que meten a Loriga, Mañas, Etxeberría y más como si todos fueran lo mismo . Entre los invitados estaba un editor cuyo nombre no recuerdo, de Lengua de trapo, un escritor de treintaymuchos con aire de bonachón fumao, un tal Andrés Barba que parece ser que es el nuevo rebelde guapetón de la literatura española (la verdad es que la mayoría de cosas que decía parecían sacadas de mi cabeza, así que en cuanto acabe los libros que estoy leyendo atacaré los suyos, a ver si es todo pose), una tal Paula nomeacuerdo a la que Sánchez Dragó alabó varias veces, supongo que esperanzado con que su fama de follador tántrico, su figura de autor maduro y sabio y la candidez (digamos tontería) que despedía la niña le sirvieran para pasarla por la piedra, aunque es justo reconocer que era guapilla y con cierto aire de nínfula digna de sacrilegio. Completaban la mesa un escritor de novela negra que se dedicaba a ridiculizar las reflexiones de los más jóvenes y una rubia tintada feucha que iba de guay y no paraba de repetir “no habléis de mí, yo no tengo sexo”, lo cuál no pongo en duda. Ah, también estaba David Barba, autor de la biografía de Nacho Vidal, que se dedicó a meterle palos a los editores,  siempre mirando al editor de la mesa que, socarronamente, le dijo que si quería que le publicaran debería rebajar ese odio.

Estuvo entretenida la cosa, era como otro piso más en lo que suelo escuchar sobre lo que leemos. Si a veces tengo que escuchar cómo me dicen que gente como King o Pérez Reverte son literatura para primerizos en la tertulia lo que se decía era que los autores que leen los que a mí me cuentan esos rollos son para los que empiezan, o sea que el pez grande se come al pequeño y luego llega otro que se come al grande y así hasta la RAE, donde los peces ya ni razonan por qué comen lo que comen.

Y es verdad, a veces me bajo relatos o novelas de gente de mi edad o más joven y el 80% es lo mismo, follar, beber, drogarse, autodestruirse…como un anuncio de Hugo Boss pero sin censura. Y claro, si la gente de esta edad ve que su generación escribe eso pues acaba haciendo lo mismo, porque además es lo más fácil, no  es necesario comerse la cabeza cuando puedes escribir sobre lo que haces o sobre lo que te gustaría hacer, además sin necesidad de saber expresarte, porque lo que se lleva es escribir sin normas. Y bueno, es cómodo, yo mismo me olvido de esas cosas cuando escribo, porque estoy de acuerdo con la rubia de bote en una cosa, y es que la sociedad ha cambiado mucho y es un proceso lógico el que lleva a que hoy no se escriba como  escribía Fernando de Rojas, Quevedo, Stendhal, Baroja y…Bukowski.

Creo que el tiempo distorsiona y crea mitos falsos, y eso de la generación perdida ha pasado a ser para los listos de hoy día como la generación del 27 para los de la posguerra, y me parece que no tiene por qué ser así. Yo he leído dos libros de Bukowski y otros dos de Houellebcq porque algunas personas me habían dicho que leyéndome seguro que me gustaban…pues vaya chasco, me parecen malos a rabiar, los dos, sobre todo Bukowski,…los dos libros y los fragmentos sueltos que he leído son lo mismo, tipo “Soy lo peor, bebo, me emborracho, escribo a máquina, sudo, ya ni follo, sudo mas y bebo y lo que bebo lo sudo…alguien me habla y no hago ni puto caso porque es la hora del vodka y me dicen que soy un genio y yo lo agradezco eructando..” todo es así y ahora la gente que lee eso piensa que los demás son unos animalicos, pobres ignorantes…pues no, es cuestión de gustos y yo puedo entender que la gente lea eso y quiera escribir así, y lo envidio porque pienso que ese estilo es muy fácil de usar y con esta moda habrán millones de Bukowsuellebecqs  en las librerías y todos nos emborracharemos y follaremos con niñas y todo será oscuro y sucio y feo, e iremos a la tele a soltar frases de manual para que las marujas se tapen la boca y sueñen con mojarnos el cimbel.

He llegado a la conclusión de que todo es válido y nada es malo ni bueno absolutamente, para mí todo eso del realismo sucio me cansa, me aburro, pero eso no quita que para otros sea lo que soñaban leer, y no creo que sea ni una cosa ni la otra; creo que los libros están ahí, son papel con letras, y cada uno los lee y los valora como quiere, y el mismo libro es realmente una infinidad de libros, tantos como lectores tenga. Pero claro, todos tenemos derecho a cagarnos en lo que no nos gusta, y sobre todo en los que nos quieran llevar por su caminito.

Es que con esto de los bandos y los tópicos acabamos siendo incoherentes, como Andrés Barba, que criticaba que muchos autores jóvenes buscan el escandalizar por escandalizar, y lo demás es hueco e intranscendente, pero a continuación habla de un libro suyo en el que un hombre tiene una relación con una menor disminuida psíquica…pero dice que no es para escandalizar, que el libro habla de amor, de soledad, de….lo que sea; pues vale, si te creemos no digas que los demás escriben para escandalizar, todos tenemos derecho a que crean lo que digamos de nuestras obras,  creo yo.

Es que hay muchos artistas que escandalizan por lo que son y cuando dejan de serlo no escandalizan, por ende no venden, y al final se transforman en una imitación de lo que eran para seguir en la brecha. Sólo hay que ver a Sabina, que lleva años publicando chorraditas llenas de metáforas canallas y reflexiones supergeniales, y en las entrevistas se piensa las respuestas como si le estuvieran preguntando por su epitafio…y como Sabina Bukowski, comido por su propio mito, copiándose  a sí mismo y vendiendo mierda a los que le leían…así empieza el último libro de Easton Ellis, “Lunar Park” <<Creo que te copias muy bien>> o algo así, y es que irremediablemente acabamos  plagiándonos cuando vemos que no tenemos nada nuevo en el horizonte, y es lícito, lo malo es que los lectores no nos demos cuenta  y nos comamos lo que nos sirven.

Creo que los jóvenes que realmente amamos la literatura estamos empezando a caer en lo que criticamos de los viejos; los veteranos piensan que lo se escribe desde hace tiempo es mierda y que la literatura se murió prácticamente hace un siglo. Pero ahora solo molan los párrafos llenos de comas, la primera persona, el tremendismo, los tacos…y sí, a mí me mola porque si dejo ir los dedos es así como suelo escribir…pero pensar que lo demás es mierda y que lo diferente es malo es hacer lo mismo, excluir y ser sectarios.

Bueno, ni voy a releer este artículo porque huele a contradicciones que apesta, pero supongo que volveré sobre el tema porque en un par de semanas el debate continuará en el programa de Sánchez Dragó.

Ah, agradecería que alguien me recomendara algo de Sánchez Dragó que realmente merezca la pena, porque no he leído ningún libro suyo y siento curiosidad, pero he oído que tiene verdaderos peñazos y no quisiera entrar pisando en falso. Gracias.

Permalink :: 62 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

Otros mensajes en Julio del 2006

Blog alojado en ZoomBlog.com