El Blog

PONME EN FAVORITOS

Calendario

<<   Julio 2006  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31       

Categorías

Sindicación

El Tiempo Madrid / Barajas
Alojado en
ZoomBlog

El verano y su puta madre

Por Tankian - 20 de Julio, 2006, 0:00, Categoría: General

Qué asco de sol, el calor, el sudor, el ducharse y estar sudado antes de secarse…el verano es mi infierno en la tierra…puto verano.

Siempre he sido un animal de frío, desde que tengo uso de razón; mis mejores recuerdos de la infancia son invernales, otoñales a lo sumo; las mantas, las bañeras calientes, los paseos con guantes, bufanda y algún gorrillo de lana, si, esas fotos en las que todos los niños parecen Kenny, el de South Park.

Recuerdo Madrid en Navidades cuando aún e ilusionaban las Navidades, las luces y la gente abrigada y el chocolate caliente y el gustillo de correr a la cama riendo como un gilipollas por lo que molaba sepultarse debajo de las mantas, y es que creo que es uno de los mayores placeres que se puede experimentar, el arroparse en una noche fría.

Con esta mierda de tiempo no se puede hacer nada, te puedes quitar la ropa pero no la piel, cuando estas en pelotas debajo del ventilador has jugado todas tus cartas, y el calor se parte y dobla la apuesta. Ahí te despiertas constantemente con la almohada sudada, te levantas a beber cualquier cosa fría y luego está el asco de volver a acostarse con el sudor en la cama.

Te quedas sentado, con el cuello tieso como un lémur para captar alguna corriente imaginaria que se cuele por la ventana, luego te encorvas un poco y te vas girando para encontrar el punto en el que el aire del ventilador del techo te lama un poco la espalda, y al principio da gusto porque enfría el sudor y lo notas, pero cuando te secas ya no te enteras del puto aire, que además se vende y acaba siendo aire caliente, el cabrón.

Miras el reloj y te queda menos de cuatro horas para levantarte y de tanto estar sentado notas que los ojos se van abriendo y tu los semicierras para ver si engañas al cerebro y se cree que realmente sigues dormido. Tanteas a ciegas el colchón, aún está húmedo, piensas seriamente en aullar por la ventana, cuán lobo angustiado.

En Alicante siempre me quedaba el recurso de pillar el coche e irme a la playa, y es que la playa solo  me gusta cuando es de noche. Pero la memoria es cruel y al recordar cuando me metía en el agua sufro más todavía en la insondable pequeñez de mi apartamento, en medio de Madrid, rodeado de contaminación y con la playa más cercana a tomar por culo…y sin coche…y menos mal, porque si lo tuviera más de una vez me habría ido.

Otro recurso en otras ocasiones era abrir el congelador y el frigorífico y pegarme como una lapa, cimbreando como una oruga en mi particular homenaje al anuncio de Tulipán negro. Pero ahora el frigorífico es tamaño gnomo de jardín y las cosas se enfriarían antes en el escote de Traci Lords que dentro suyo.

Me abanico con la mano, vuelvo a beber, voy al baño, meto la cabeza debajo del grifo del lavabo, no me seco para prolongar el gusto, pero el calor ambiental y el de mi propia mismiedad me secan en un plis. Vuelvo a beber, ni miro la botella, un día me voy a beber la botella de fregajuelos con tal de que esté fresca.

Cada noche lleno un par de veces la botella de 2 litros de agua, y aparte me puedo beber dos botellas de nestea o aquarius, por lo menos, y si hay tónica también cae. Uséase, gastamos más en bebidas que Ernesto de Hannover; eso sí, nada de alcohol, que es malo para el calor.

Cuento los días para que acabe el calor, pero queda mucho, demasiado. Quisiera ser un noble para tener residencia de verano en los fiordos noruegos, por lo menos, y la de invierno aquí mismo, en Madrid, por mantener la tradición.

En el edificio donde curro pongo siempre el aire en la recepción, y suele estar a 23 graditos más o menos, y las cotorras que pasan dicen en voz alta “que frío hace aquí” o “Voy a coger una neumonía”…como si a mi me importara, como si te coges dos, que tú en tu oficina puedes ponerte la temperatura que más te mole, y para lo que pasas aquí al día te la tiene que sudar que temperatura me pongo. Digo yo. Y si te importa te jodes, píllate un traje de neopreno y todos contentos.

Eso, que odio esta época del año, que quiero que llegue el frío, echar nubecillas por la boca como un anormal, tan feliz…hasta soportaré la navidad completa, la trabajaré para no notarla tanto y listo. Pero que venga el frío ya, por favor, por lo menos a mi bloque, los demás que disfruten tostándose al sol, por mí perfecto.

Permalink :: 113 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

Blog alojado en ZoomBlog.com