El Blog

PONME EN FAVORITOS

Calendario

<<   Agosto 2006  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    

Categorías

Sindicación

El Tiempo Madrid / Barajas
Alojado en
ZoomBlog

Agosto del 2006

To know me or not to lnow me

Por Tankian - 30 de Agosto, 2006, 23:50, Categoría: General

Quedan 236 minutos para que empiecen las vacaciones, puede que menos de 200 teniendo en cuenta que la retrasada mental que me hace el relevo suele llegar con 45 minutos de adelanto. Ya quedan dos minutos menos.

Siempre me pasa lo mismo cuando tengo vacaciones, que una semana antes se me jode el sueño y me levanto mucho más pronto que de costumbre, y luego me paso la tarde aquí en la dimensión desconocida, seguramente los que trabajan en el edificio pensarán que soy un recepcionista yonki, lo cuál me la sopla porque el 98% de los que pasan por aquí son una piara maloliente de cerdos y cerdas, supongo que debería incluirme.

Llevo como diez días despertándome prontísimo y realmente no aprovecho el tiempo porque me limito a existir en un estado equilibrista de no-sueño que no me deja dormir ni estar despierto.

Algunos habéis leído el blog que llevaba antes de crear este, y sabéis que era básicamente unas memorias y algunos articulillos de relleno. Otros me habréis conocido en este blog y no habéis leído el anterior. Si lo hacéis os advierto, es ficción, no vais a saber nada de mí leyendo esas memorias, al menos no era mi intención mostrarme al escribirlas, aunque en el acto de escribir siempre hay una dosis importante de exhibicionismo.

Se puede saber más sobre mí leyendo cualquier artículo de opinión en este blog que leyendo las casi 150 páginas de esas memorias incompletas. Creo que esas memorias no hablan sobre lo  que fui en esos años, si no sobre lo que quise y no quise ser. Si queréis conocerme hablad conmigo, no leáis eso. Si queréis leerlo lo agradezco, pero quiero dejar claro que no vais a saber más de mí, ni maldita la falta que os hace.

De todos modos no os perdéis gran cosa al no conocerme, soy uno más que se cree distinto, como casi todo el mundo.

Tengo 28 años y aparento más de 30, quiero ser escritor desde que me acabé los cuadernos Micho, mientras estudié saqué muy buenas notas sin estudiar porque tenía memoria fotográfica, a estas alturas tengo una memoria de mierda y casi lo agradezco porque recordar lo que quería ser cuando tuviera mi edad sería doloroso.

Estudié tres años de Derecho y es de lo que más me arrepiento en mi vida, son años tirados a la basura que marcaron la ruptura con mis sueños, al menos con los que tenía por entonces. Quería ser periodista porque pensaba que un periódico o una revista me facilitarían el poder publicar mis novelas. Pero bueno, ahora sé que no hace falta ser periodista para ser escritor, ni mucho menos; pero eso lo sé ahora.

Desde pequeño odio las matemáticas, a muerte, y la física y la química, pero tengo mucha más memoria y facilidad para los cálculos mentales que para afrontar el día a día. Tengo un cerebro peleado, se me da bien calcular pero no me interesa, lo que quiero es tener facilidad para recordar la idea que ayer me parecía el germen para mi deseada novela y no lo recuerdo, tengo fogonazos para empezar a escribir casi todos los días pero me despisto y los olvido. Quizás la novela que debo escribir ya ha pasado por mi cabeza y no me he dado por aludido. Quizás mi musa era una guarra que me la chupó una vez en mi Seat Ibiza, no la reconocí y la dejé en la puerta de su casa con los gramos que yo había perdido girando en su estómago. O mi musa resulta ser una de las caras desagradables que pasan por esta recepción y no la reconozco porque me da asco mirar a la cara a esta gentuza, a estas señoritas que son finísimas y por eso tiran tampax usados en los lavabos o se cagan en el suelo (es real, así de cerda es la gente).

O quizás lo de las musas fue uno que escribió fumando opio y vio a una enana con alas y se inventó lo de la musa inspiradora y todo ese rollo, y como suena bien pues lo que escribimos forzamos la vista para encontrar a nuestra musa, y la mayoría nos quedamos ciegos sin ver a la hija de puta que seguramente es un fantasma, un anhelo, que no es nada.

Con 28 años no es tarde para escribir, me lo repito a menudo y creo que es verdad, me da lo mismo que hayan ejemplos que demuestren lo contrario, también los hay que me dan la razón. Si no llego a ser escritor nadie me quitará la sensación de que no he hecho nada, de que me he instalado en esa idea de que me gusta hacer muchas cosas para darme cuenta a continuación de que me gusta hacer lo que no hago por perro, por miedo, por imbécil o por la razón que sea.

Me encanta viajar, me fascina conocer mundo, por eso no conozco una mierda, Paris, Londres y muy poco de España. Que alguien me explique por qué  no he ido a Italia si me atrae tanto, por qué no me he perdido por el norte de Europa, por qué no he alquilado un descapotable para hacer la Ruta 66 en Estados Unidos…no lo sé, seguro que si hubiera querido lo habría hecho, y no lo he hecho y creo que quiero hacerlo pero todo se queda en una pose, en que me gusta hacer algo que luego no hago. Es una pena.

Con 28 años tengo un contrato indefinido, consigo ahorrar y no me privo de muchas cosas, se podría decir que no vivo mal. Vivo con mi pareja en un piso de alquiler y tengo claro que si algún día tengo una casa en propiedad será por una de dos: o la compro con las ganancias de mis novelas o con una herencia. No me sale de los cojones meterme en una hipoteca para enriquecer a los bancos, me da vergüenza ajena ese patetismo del “Pero el piso es tuyo, el alquiler es tirar el dinero”…tirar el dinero también es regalarle una millonada en intereses a los viejos banqueros para que paguen caprichos a sus putitas. Al menos viviendo de alquiler no estoy atado a un lugar ni a un banco, me siento más libre.

Sí, quisiera tener una pantalla de plasma con un pedazo de equipo de Home Cinema, todo ello en una habitación destinada exclusivamente a ver películas y escuchar música, con dos sillones mullidos de esos que dan masajes, uno para mí y otro para mi churri, y en medio una mesa con sus vasos, un escocés para mí y un nestea para la señorita, con sus hielitos garÇon.

Quisiera tener una mesa de pillar con el tapiz negro porque antes jugaba mucho y cogí un buen nivel, pero ahora soy un negado y me gustaría volver a jugar.

Me gustaría tener una piscina en la que estar en verano cuando no puedo dormir, estar ahí metido en el agua con un pastor alemán fiel sentado al borde, con miedo al agua pero aguantando por estar conmigo, su compañero del alma, compañero.

Me gustaría tener eso y mucho más pero lo veo lejano y no me duele no tenerlo, no haría cualquier cosa por ello, no me pasaría el día trabajando sin vivir para tener eso con 50 años, no se la chuparía a un jefe para eso, no pisaría a nadie, no me complicaría la vida. Quiero hacer lo que me gusta, y si eso me permite tener esas cosas seré el hombre más feliz del mundo, y si no pues también, aunque con algunos días malos, está claro.

He pasado por muchas etapas y cuando he vivido cada una la he considerado la más importante, la definitiva, he tenido mi época de niño bueno, la del niño bueno que descubre que lo pasa mejor siendo malo, la del niño malo que supone que ya es mayor para eso y decide ser mayor, la del adolescente que se cree sabio, tuve la etapa del culto al cuerpo,  la de follar con todo lo que se pusiera a tiro…muchas etapas, y de todas he aprendido, aunque a veces piense que no, todas se complementan.

Hago balance al filo de las vacaciones y pienso que no estoy nada mal, soy un tío de 28 años ateo, con tendencia al nihilismo como recurso fácil, vehementemente  agresivo con la iglesia y la autoridad ejercida por idiotas ( así que actualmente soy vehemente agresivo con todo), obsesionado con ser culto, melómano y por ende bastante talibán con lo que se aleja de mi concepción de buena música. Me sobran varios kilos para ser una talla media, ya lo fui y no lo echo de menos. Tengo pareja pero no creo que me costara ligar si dejara de tenerla, con mis kilos de más y todo, sobre todo porque nunca estaría con alguien que se interesara por mí físicamente, creo que mi personalidad es bastante más interesante que mi apariencia, y el abismo entre ambas es cada vez mas abismal

En fin, soy un tío majo de conversación amena que cada vez es más selectivo con sus interlocutores. Soy un tío que sueña con que un día se citen estas líneas en algún documental sobre ese gran escritor que quiero ser. Soy un tío que quiere participar en una orgia victoriana en la que se empiece leyendo en voz alta y se acabe penetrando en voz baja. Soy muchas cosas interesantes que al juntarse conforman un ser mundano, soy como tú pero mejor, o peor.

Faltan 165 minutos para mis vacaciones, 120 si mi relevo sigue siendo tan pánfila como acostumbra.

No sé si escribiré en vacaciones, si quiero poder seguir diciendo que quiero ser escritor debería escribir. Lo intentaré, no prometo nada.

Me voy a Lisboa cuatro días, el resto seguramente en Madrid, si alguien quiere tomar un café para adularme o para insultarme que me lo diga.

Abrazos y besos, y si sabéis de alguna orgía avisad.

 

Permalink :: 63 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

Desperdiciando celuloide

Por Tankian - 30 de Agosto, 2006, 23:40, Categoría: Cine

Tenemos grandes actores en España, y actrices, luego están los que cumplen y poco más, y quedan los penosos, esos que se la chuparon a alguien para seguir viviendo del cuento. Para mí esos actores que me dan vergüenza ajena son:

-Jorge Sanz: Number One indiscutible, de niño era un cabezón mono que se suponía que crecería y aprendería a actuar, y al final ni ha crecido  ni ha aprendido a actuar. Lo malo es que encima cada vez es mas feo y mas mayor, y en este país cuando un actor se hace mayor se da por hecho que es bueno, y nos esperan oscuros años en los que Jorge Sanz será entrevistado como gloria del cine español. A mi no me la cuelan, esa lengua de trapo, esa vergonzosa falsa naturalidad y esa permanente jeta de retrasadete me recordarán siempre que cuando Jorge Sanz sea un abuelo seguirá siendo un actor penoso.

-Eduardo Noriega: Es muy malo pero está bueno, así que en su caso al menos hay razones para que siga en el candelero. Y últimamente estoy apreciando cosas en sus trabajos que antes no apreciaba, así que si consigue cambiar de voz y desentumecer los músculos faciales creo que con el tiempo será un nuevo José Coronado, que pasó de patético guaperas a intérprete más que correcto. En fin, no se puede ser buen actor sin una buena voz, o por lo menos sabiendo usar la que se tenga.

-Pepón Nieto: Siempre el mismo personaje, el regordete bonachón haciendo oes con la boquita, parpadeando como un perrillo abandonado. Único y cargante registro que lleva regalando este tipo tan simpaticón, timando al personal, haciéndonos tonto haciendo de tonto.

-Fernando Tejero: Me gustó mucho en “Los lunes al sol” y en “Días de fútbol” y se acabó, y revisando esos papeles creo que el chico no da más de sí, pro me queda la esperanza de que dejando de lado esa cosa horrorosa de la portería se centre en ser actor y se lo curre un poco más. Hoy por hoy me parece un cansino al que presupongo talento, cada día cuesta más presupones algo que se empeña tanto en ocultar.

-Gabino Diego: Dios los cría y ellos se juntan, si Jorge Sanz de pequeño era mono este venía siendo feo desde que empezó. Comparte con Jorgito el nulo oído a la hora de entonar, no habla, lee. Es inexpresivo hasta la extenuación, insultantemente insulso. Cuando vi “Napoleón Dynamite” me pregunté cómo habían hecho en Hollywood una película sobre Gabino Diego. Ah, y encima va de cantante. Si queréis reíros de vergüenza ajena conseguid “Los mejores años de nuestra vida” con Jorgito y Gabino dando un recital de no interpretación.

-Penélope Cruz: No me parece ni guapa ni actriz, ni ella se cree estar viviendo del cuento al nivel en el que está. Misterios de la vida.

-Marisa Paredes: Miss Intensa lleva siglos tensando el cuello y mirando al cielo como una gran dama del teatro, declamando hasta para decir que se mea. Si esta es nuestra gran dama de la pantalla no me extraña que los yanquis nos inunden los cines, ellos al menos tienen a Shirley Mclaine.

 

No sé, hay muchos y muchas más, seguro que en un rato me acordaré de varios, pero no es plan ponerse pesado. Al menos tenemos a Eduard Fernández, Javier Bardem, Luis Tosar, Javier Cámara, Candela Peña, Adriana Ozores, Ernesto Alterio y algunos más, su talento compensa con creces el patetismo de los que he nombrado y lo que no recuerdo.

Permalink :: 51 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

Y ahora haré que escribo

Por Tankian - 23 de Agosto, 2006, 23:34, Categoría: General

Hace 19 días desde que colgué mi último artículo, una crítica de la  película Brick, un timo.

Me encantaría tener que excusarme por la ausencia, pero gracias al contador y las estadísticas que puse en la web he tenido tiempo para convencerme de que nadie ha sufrido por la falta de artículos, lo cuál me alegra pues me da cosa hacer sufrir a la gente, sea por obra u falta de ella.

Por si queda alguien interesado en este blog quiero decir que la ausencia ha tenido una razón: he estado enganchado a un libro.

El libro se llama “Poderes  terrenales”, el autor Anthony Burgess (sí, sí, el de LA naranja mecánica), que no es una translation del señorito de derechas que también hace que escribe y se llama Antonio Burgos…pero leyéndole se esfuma cualquier posibilidad de confusión.

He intentado en repetidas ocasiones escribir críticas sobre libros que he leído y hace tiempo llegué a la conclusión de que la crítica literaria no es lo mío.

Esta carencia me deja el simple y directo recurso de la recomendación, subjetiva a tope porque hace media hora que he terminado el libro y estas cosas se valoran mejor en la distancia, con el poso que dejan los días. Pero el caso es que ha sido la razón por la que dejado abandonado el blog y no puedo dejar pasar la posibilidad de recomendarlo.

Leo bastante, antes de todo y ahora, como me pasa con la música y el cine, con mayor cuidado, porque hay mucho que escuchar, ver y leer como para perderle tiempo con pruebas. Con todo lo que he leído puedo decir, aunque bajo el reciente influjo de su lectura, que las 990 páginas de “Poderes terrenales” es el libro mejor escrito con el que me he topado, 990 páginas que se tienen que leer con calma, masticando despacio, sin prisas, es como comerte un chuletón de Ávila con la misma dejadez que una Whopper…esto no es “El código Da Vinci”, incluso no se lo recomiendo a quienes disfrutaran con el estilo de ese libro, porque este les puede resultar empalagoso.

Se cita a menudo a Joyce en el libro, y me viene de perlas porque me parece que este libro es el ejemplo de lo que Joyce no consiguió con su “Ulises”, un libro extenso que no se hace aburrido. Lo difícil que es mantener un ritmo correcto durante una novela, imagínate con una de 990 páginas.

Me pasa con este libro una cosa rara, que me ha pasado pocas veces antes, y es que lo admiro en la misma medida en que lo detesto; lo admiro porque me parece una genialidad, un recital de escritura, de cultura rebosante, de humor punzante, de todo….y lo odio precisamente por eso, porque habiendo un libro así me río al pensar que quiero ser escritor, que quiero ganarme la vida juntando letras…es como leí una vez en una revista sobre pintura <<Desde Velázquez no se pinta, se hace que se pinta>> que es una afirmación demasiado categórica pero no demasiado lejana de la realidad.

Pues eso, que lo he terminado y espero volver a escribir chorradas a la espera de esa novela que sigue sin estar escrita. Para los cuatro mininos que seguís por aquí….tendréis un ejemplar dedicado cuando la fama llame a mi ventana, mientras un café sí puedo pagar.

Recomiendo el libro, ahora hay una edición de bolsillo (no sé cómo coño han logrado meter las casi mil páginas en esta edición realmente portátil y sin tapa dura) que está a 3’70€, que es un regalo con los precios que tenemos. Yo tuve que encargarlo porque se agota rápidamente, a ver si se sigue pidiendo y se reponen más ejemplares.

En fin, que espero que os guste si decidís leerlo.

Permalink :: 65 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

BRICK:La nueva Cult Movie es un puto ladrillo

Por Tankian - 4 de Agosto, 2006, 0:59, Categoría: Cine

Cada cierto tiempo surgen las llamadas cult movies, películas de culto, muchas de ellas a priori películas sin grandes pretensiones que por razones misteriosas terminan siendo adoradas por mucha gente, normalmente cinéfilos y gente extraña, como yo.

Así a bote pronto se me ocurren pelis como “Evil Dead”(“Posesión infernal”), “El gran Lebowski o “Donnie Darko” entre tantas otras, todas ellas han dado lugar a numerosos clubs de fans, webs, merchandising, libros…son fenómenos sociales, películas que pasan de generación a generación, que se ven en grupo, que se aprenden de memoria.

Y es que mola que alguien te diga algo como <<Como saque la pipa en la bolera, te la quitaré, te la meteré por el culo y apretaré el gatillo hasta que haga Click…e>> porque sabes que conoce a Jesús Quintana, lo que significa que ha visto “El gran Lebowski”…es una frikada, sí, pero el poder hablar con alguien de una película es un gusto solo superable con charlar sobre un libro, que creo que une más porque es como encontrarte con tu vecino en Finlandia, en medio del bosque, no sé si me explico.

El tema es que casi todas las películas de culto me suelen gustar y les suelo rendir culto a menudo (siempre hay excepciones como “Blade Runner”, que me parece una puta mierda) y por eso cuando oigo hablar de alguna la consigo.

Pues hace unas semanas leí sobre “Brick”, la nueva cult movie en USA, todo un fenómeno que aún no ha llegado a España, como de costumbre. Como no me apetece esperar a que llegue aquí para gastarme 6 € rezando para que me guste…pues eso, que la vi, anoche la terminé, porque me ha costado terminarla.

Se supone que es cine negro ambientado en un instituto, y lo que parece es un capítulo de Parker Lewis imitando al club de los cinco que a su vez imitan a Spy Kids.

La cosa va de un chaval (Joseph Gordon Lewitt, el típico pavo que hemos visto crecer en la pantalla, por eso no me lo creo ahora de mayor porque me acuerdo de cuando era un enano…aunque en “Mysterious skin” se defendía) que recibe una llamada muy extraña de una ex, él la busca y la chica está metida en drogas y está saliendo con un yonqui, y no quiere saber más de él. Por una nota que le quita en esa última cita llega a un sitio en el que la encuentra muerta, esconde el cadáver y con la ayuda de un amigo empollón gafotas investiga quién la mató, sus circunstancias y todo eso…básicamente es eso.

Pues bien, es todo artificial, forzado, ningún actor hace creíble unos personajes que no harían creíbles ni Day Lewis o De Niro, unos niñatos que se comportan como personajes de Hammet o Chandler, sin tener en cuenta que se supone que ahora viven en el 2005, que si se actualiza el escenario los personajes y sus formas deberían al menos intentar no desentonar en el conjunto.

Está el protagonista, inexpresivo, como si a sus 16 añitos tuviera cicatrices hasta en el hígado, siempre hablando lo justo para soltar frases hechas, toda la película con las huellas de las palizas que se lleva, sin que su familia haga ni diga nada al respecto.

El amigo es el que le ayuda porque es un marginal que así se siente útil, y a él también le divierte jugar a ser un hombrecito.

La chica es lo más, una niñata que va de mujer fatal, incluso se la presenta por primera vez sentada al piano hablando, que no cantando, soltando frases rebuscadas que se supone le hacen misteriosa e intelectualmente follable. Mira siempre como una vaca, fijamente, sin dejar ver nada porque no hay nada que ver, está en todos lados y se supone que es la hostia. Pero solo apetece darle un meneo express y dejarla en el Zara a que haga vida social.

Está The Pin, jajaja, el malo malísimo de la función, jajaja, que es el orejotas de Lukas Haas, ese que era una monada orejona en “Único Testigo” y que solamente ha hecho basura desde entonces. Aquí es el poderoso, el malote, va con un bastón con la empuñadora en forma de cabeza de pato, habla como si tuviera 80 años (detalle para los frikis; en una playa se sienta el orejas y le dice al protagonista cuando este se va a ir <<Lees a Tolkien?(…) sus descripciones son muy buenas, te dan ganas de ir a esos lugares>> y se queda tan pancho, como el que ha resuelto un problemón). De verdad que es un show ver a ese menda haciendo de gangster misterioso. Y para más inri de vez en cuando aparece su madre sirviendo leche y galletas a sus amigos, y les trata como lo que son, niñatos…y es que no tiene ni puta gracia ese rollo porque el resto de la película no acompaña, en otro sitio haría gracia la madre y tal, pero aquí es una chorrada.

También está el esbirro del orejas, un niñato cachas que va siempre con camiseta blanca de tirantes y gorro de lana. Se dedica  a hostiar al protagonista, da lo mismo que luego le cuente sus intimidades, luego vuelve a ser lo de antes, como si el momento de relax hubiese sido una alucinación. Es el típico tonto en tirantes.

Y la novia del prota, la que muere, te la sopla porque la ves muy poco y luego tampoco te hablan demasiado de ella, por lo que te da lo mismo que investiguen su muerte porque te la suda que esté muerta.

Y todo esto con un ritmo plomizo que a veces se rompe con movimientos chachis de cámara que son como si estás sobándote y pasa un mosquito por tu jeta, no sirven para nada.

Y si algo tiene el cine negro son los diálogos, importantísimos, cruciales…y se ve que el guionista, a la sazón director, se ha olvidado de eso y ha preferido decirlo todo con miradas y gestos más que con palabras, pero se le ha olvidado que con unos personajes tan muertos no hay gestos ni miradas, solo silencios interrumpidos por tonterias.

Si debo destacar un diálogo coincido con la IMDB, es un enfrentamiento entre el prota y el  fortachón del insti. El fortachón se mete con él y el prota le dice que cuando quiera se curran..

-FORTACHÖN.-Ah,si?

-PROTA.-Sí

-F.-Ah, sí?

-P.-Sí

-F.-Ah, si?

-P.-En la biblioteca hay una enciclopedia, Sí está en la “S”. Corre, te espero aquí.

 

Eso es lo que más me gustó, así que imaginad el resto.

Por favor, si alguien la ha visto o la ve y le gusta que me lo diga y me lo razone, a ver si no la he pillado o la he visto en mal momento.Gracias.

Permalink :: 75 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

La Suite de los Suicidas- III parte

Por Tankian - 2 de Agosto, 2006, 23:40, Categoría: Paranoids

Cerró la puerta a su espalda cuando encendió la luz de la entrada, no tenía nada que ver con la habitación, solía hacerlo siempre <<Si, claro>>, era una manía. No le gustaba entrar en una habitación y cerrar la puerta a oscuras.

La habitación sería de unos 30 m2, al entrar había un pequeño pasillo de unos 2 metros y medio, en cuya parte derecha estaba la puerta que daba acceso al cuarto de baño. El profesor abrió la puerta en cuestión, accionó el interruptor de la luz sin abandonar el pasillo y entró, dejó su bolsa encima de un pequeño mueble de baño sobre ruedas que había a la derecha del lavabo; en el mueble había una cesta con artículos de baño y en las bandejas inferiores las toallas, aparentemente limpias y suaves, si bien la idea de comprobarlo no le pareció afortunada al profesor, sin saber bien porqué. Sobre el lavabo un espejo grande cubierto con una fina capa de polvo, el director le había advertido de que la limpieza en esa habitación era superficial, y obedecía al mero instinto pulcro que se supone a todo buen director de hotel.

La bañera era más bien pequeña y de un tono amarillo pálido que claramente no era su color natural, en un estante en una esquina de la bañera había un perro de porcelana, un perro gris con las orejas en punta que enseñaba los colmillos; el profesor se acercó poniéndose de puntillas evitando tocar el borde de la bañera, le llamó la atención el detallismo de la figura, tanto que se habían moldeado varios insectos blancos que poblaban las patas del perro, la técnica empleada era tal que si miraba fijamente los insectos parecían moverse.

Dirigió una última mirada de asco a la figura, pasó la mirada rápidamente por el retrete y el bidet y salió. Abandonó el pasillo y encendió las luces de la habitación, tres bombillas de vela en la lámpara del techo y una lamparilla en cada mesa de noche. La cama era algo grande para ser individual y algo escasa para dos personas, estaba cubierta por una colcha rojo oscuro y el bulto de la almohada le hizo pensar en un niño muerto que descansaba ahí debajo con los brazos pegados al tronco, probablemente con los ojos abiertos.

Rió en voz alta ante ese pensamiento tan fuera de lugar y su propia risa le resultó amenazante, como si hubiera reído el niño muerto bajo la colcha y no él.

El espacio entre el pie de la cama y la pared era escaso porque ahí se encontraba el mueble sobre el que reposaba la televisión y tras cuya portezuela podía haber algo de alcohol…o una mujer amordazada y desnuda, o quizás ahí estaba su hermano y realmente no había muerto de leucemia con 12 años, a lo mejor estaba ahí escondido y si abría la puerta le miraría con ojos de 12 años, con su cabeza desnuda e hinchada, le miraría y le diría <<eres un desgraciado, te alegró que me fuera>> y el profesor no diría nada porque en parte era cierto, y cerrará el mueble para no verle pero seguiría oyendo la respiración ahogada de su hermano la noche que murió ahogado en la cama, aunque él dijo a sus padres que no había escuchado nada.

El profesor soltó una carcajada y empezó a toser sin dejar de reír, y entonces la idea de que su hermano vivía en esa habitación le pareció real. La certeza que le invadió se le agarró al pecho y se sentó en el borde de la cama para respirar profundamente e intentar centrarse.

Un hombre con su preparación, con su reconocimiento, no podía comportarse así, no podía dejarse llevar por historias de fantasmas, no podía salir de esa habitación siendo víctima de sí mismo mientras la habitación se limitaba a eso, a ser una habitación. Rebuscó en los bolsillos de la chaqueta, sacó un caramelo de eucalipto y se lo metió en la boca…el frescor repentino le animó y volvió a ponerse en pie.

En la pared del fondo tal como se entraba en la habitación estaba el armario de una sola puerta y a su izquierda la ventana por la que tanta gente se había tirado. No la abrió porque realmente era una noche gélida y no quería perder el calor de la calefacción. Se quitó la chaqueta y se descalzó, le gustaba el tacto de la moqueta azul oscuro de la habitación, una moqueta demasiado limpia y suave como para pertenecer a una habitación que se limpiaba tan poco. Una moqueta que en cuestión de un par de minutos estaba enfriándose muy rápido, el profesor cogió el mando de la televisión y saltó a la cama, se recostó con la espalda en la pared y encendió el aparato mientras se frotaba los pies, tan fríos de repente.

La imagen apareció en la pantalla con un zumbido de estática y el profesor soltó el mando sin darse cuenta, sus dedos se aflojaron y quedaron así, como la mano de un muñeco, a medio abrir o a medio cerrar. El profesor se inclinó hacía delante y su imagen hizo lo mismo.

En la pantalla se mostraba una panorámica de la habitación tomada desde un punto que correspondía a la posición de la ventana, si bien en las cortinas no se apreciaba nada extraño, menos aún una cámara. A la derecha de la imagen la cama con el profesor observándose absorto, el brillo del televisor reflejado en su rostro, a la izquierda, tras el televisor, el pasillo a oscuras en el que no se vislumbraba la entrada al cuarto de baño. Era como un agujero alargado y totalmente negro.

<<Vaya, vaya, se han tomado en serio esto de controlarme, porque si yo me veo ellos me ven, pueden apostar. Me gustaría ver la cara del genio que ha montado esto…>>y dirigió su puño hacia la cámara invisible y estiró su dedo corazón  mientras soltaba risotadas infantiles. Obvio es que el profesor ignoraba que  no había cámara, no había mando…es más, donde él veía la televisión había una vieja radio de válvulas que probablemente no funcionaba. La dirección del hotel no quería gastar dinero en un televisor para una habitación que no se usaba. No era rentable.

En ese televisor que no existía el profesor vio algo nuevo.

El pasillo ya no era un agujero negro, ahora estaba bañado  por la luz del cuarto de baño. Un llanto crepitó en los altavoces del televisor, saturados, y a los tres segundos sonó en el baño, era un llanto de niño, un niño acatarrado porque sonaba como una vieja locomotora cuando tomaba aire.

En el televisor un niño se asomó desde la puerta del cuarto de baño, la pantalla se fundió.

En la habitación el niño se acercó arrastrando los pies.

(CONTINUARÁ…)

 

Permalink :: 109 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

Nos cargamos la balanza

Por Tankian - 1 de Agosto, 2006, 23:42, Categoría: General

Ayer vi un programa que hacen en antena 3 que se llama “Libertad Vigilada” y son un grupos de chicos y chicas viviendo juntos en un hotel de lujo y sin saberlo sus padres lo ven todo y les nominan para pirarse. El programa es un desfase, telebasura pura y dura, y ha recibido varias quejas de asociaciones defensoras del espectador, aunque después de denunciar que el anuncio de Mágnum de Paz Vega incita al lesbianismo (como si fuera incitar a destripar a tu madre), pues como que no me acabo de fiar.

Eso sí, el programa tiene un punto que me hace parar a verlo si me tropiezo con él, y es que me parece que los que concursan son de verdad, al menos yo me los creo, y como no hace tanto que era como ellos pues me puedo identificar. No es como “Gran Hermano”, que es coger a los peores de cada celda y juntarlos a hacer de todo por dinero. No, estos son peña joven que va a vivir de lujo y gratis dos semanas, todos y todas bonísimos y sin premio, simplemente a gozar. El puntito es que los padres les vean y ver los caretos que ponen.

El caso es que ayer pasó una cosa que quiero comentar. Había una prueba en la que las chicas tenían que coger a los chicos uno por uno y, entre todas, sacarles secretitos con ayuda de plumas y hielo, en plan tortura china. El primer chaval se tumbó ahí en gayumbos y todas las lobas le rodearon y empezaron a restregarle hielos y hacerle cosquillas, manoseando, agarrándole los brazos y las piernas, y le metieron hielos dentro de los gayumbos, en la boca…les faltó el ojete.

Total, el siguiente era un tal Sergio que es un ficha, no se calla una y es muy directo, como yo hace unos años, le da lo mismo cómo decir algo con tal de decirlo. El caso es que antes de entrar a la habitación de las chicas él ya estaba mosqueado, y yo pensaba lo mismo. Él decía que esa prueba no le hacía ninguna gracia porque no era justa porque si se cambiaban los sexos no se habría puesto algo así ni de coña.

Entra el chaval diciéndoles, de buenas maneras, que no va a dejar que le hagan nada que ellas no quisieran que les hicieran, con buen criterio a mi parecer. Pero nada, lo dejan en gayumbos y empiezan a agarrarlo, a darle con las plumas, con los hielos, y cada vez que él decía que se calmaran le decían que cerrara la boca, y empezaron a meterle hielos en los huevos, uno detrás de otro, y él diciendo que le dolía, que se iba, y ellas sujetándole hasta que una, la lista, le tiró un hielo contra un huevo, y a cierta distancia, cualquier tío que lea esto puede imaginarse lo que puede doler eso. En esas  ya se levanto el chaval, se sacó como siete cubitos de los huevos y se fue con una cara que era un poema. Al salir se lió a patadas con unas sillas por no dárselas a nadie.

Pues nada, como él en medio de la tortura dijo “Dejadme irme porque al final os haré daño” él era un maltratador, un machista y un violento, eso decían las madres de las chicas, que vaya un impresentable, que daba miedo a las niñas, que pobrecillas.

Anda y que les follen a ustedes y a sus niñas, señoras mías. Ese chaval sufrió en carnes lo que sufren muchos en estos tiempos de igualdad y respeto. Si a mí me hacen lo que le hacían a él me habrá salido una frase así, si es que no me las quito de encima a empujones.

Me encantaría que se hiciera esa prueba al revés, imaginaos que es una chica en bragas y sujetador tumbada y varios tíos agarrándole, sobándole, haciéndole cosquillas y metiéndole hielo en las bragas…eso sería la hostia y esos chavales iban a la cárcel, pero de cabeza, y las asociaciones de feministas estarían soltando imbecilidades por sus boquitas de fariseos, porque les gusta hacer de machistas pero a su manera.

Una escena así no se puede ver en la televisión, es impensable, la chica sería una pobre victima baboseada por alimañas machistas y enfermas. Sería la hostia y eso es grave, que haya un desajuste tan brutal sobre un mismo tema, me parece que intentando equilibrar la balanza se están pasando de un lado a otro las mismas mierdas, los machistas y las feministas. Porque un tío que liga mucho es un machote y  una tía que lo hace es una zorra, pero un tío que maltrata a su mujer es un desgraciado ( y lo es) mientras el que es maltratado por su mujer es un maricón ( y hay muchos casos así, lo aseguro).

Como decía el tal Sergio, si le tocas el culo a una tía y te suelta una hostia da risa y eres un pringao; como una tía te toque a ti y le sueltes un guantazo te arruinan la vida. Eso es así y no me parece justo, y no me interesa toda esa morralla feminista como no me interesa la machista, son dos caras de la misma enfermedad.

El día que el guantazo signifique lo mismo venga de quien venga podremos decir que quien lo suelta no merece lo que tiene, sea hombre y mujer. Mientras siga viéndose cosas como las  que vi en ese programa me parece que vamos de puto culo.

 

Ah, ya que estoy, el otro día vi un poco de “Resident Evil”, que me gusta bastante, y recordé el tremendo asco que me da Michelle Williams, que hace de chica policía. Es de esas personas que ves y te dan ganas de ponerles un saco en la cabeza para no sufrir. Y luego parece ser que le da a las drogas y al alcohol, así que lleva el kit completo.

No tiene nada que ver con lo otro pero quería dejar constancia del asco que me da esa tipa.

Permalink :: 72 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

El despertar de la bestia

Por Tankian - 1 de Agosto, 2006, 23:32, Categoría: General

Con 12 años me dejaron la primera revista porno, una holandesa a la que le faltaban páginas y la portada. Era del hermano mayor de un compañero de clase, David, que lo escondía detrás del bidet y no le había dicho nada a David por miedo a que hubiera sido su padre el descubridor.

Me cundió esa revista, tanto que prácticamente use solamente una página, la primera, que era el índice, todo letras y números y en medio una foto pequeña en blanco y negro de una morena con el pelo cardado (hablamos del agonizar de los 80) vestida con unos calentadores en los tobillos y nada más, bueno, una muñequera ancha. La chica estaba de perfil y tenía un cuerpazo, o eso es lo que mi inocente recuerdo me enseña. El caso es que era una guapa jovencilla de cuerpo menudo empalada por detrás y por delante, así de pie, ella con el culo ligeramente en pompa y un chavalote enchufando por ahí, y de frente a ella otro cabrón con suerte que le levantaba la pierna izquierda, que apenas se veía, y le enchufaba por allá. Y ahí estaban los dos, jugando a chocarse los capullos, y la chica tan joven, tan frágil y triunfando.

Probablemente si viera esa foto hoy día me parecería hasta casposa, pero la de pajotes que provocaron en su  tiempo…bufff, tuve la revista como una semana y creo que solo pase de esa página un par de veces, vi unas fotos de un pelirrojo rabilargo dándole a una granjera y no me moló porque me sonaba a Pippi Calzaslargas, así que volví al oasis de la morenita y sus amigos, cuyas caras ni recuerdo.

Ese mismo año vi mi primera película porno; sí, como todos me había levantado a escondidas a ver las eróticas de tele 5 o las de canal 9…”Nit de erotismo” se llamaba, en la cabecera sonaba un saxo y se veian dos pechos y unas manos masajeando, todo en tono azulito, y yo ahí ya resoplaba como un ñu. Luego veía a trozos la película que fuera, porque a cada sombra que imaginaba por el pasillo cambiaba y ponía un cojín para tapar la zona cero. De todos modos casi todas eran peliculillas italianas o francesas, casi siempre se repetía una de una noble que acababa follándose a la bestia del bosque, y era total. Luego durante una época pusieron las de Russ Meyer, Vixens, Supervixens y tal…bufff, que frenesí pajeril, y además en esa época aún no eyaculaba, así que eran mis bíceps y la piel del aparato los que marcaban el fin.

La primera vez que la gayola tuvo fruto fue escuchando una cinta de historias guarras que me había dejado….tachán, ¡David! (joder, ahora que lo pienso David tuvo un gran papel en mi despertar sexual). “Sexo en la carretera” se llamaba, y esa se la había quitado a su padre, camionero. Para mí eso fue el cielo en la tierra, de verdad, unas voces de tías que parecían que te hablaban a ti, y la voz del camionero, superanimal y tal, “Venga, muñeca, bota” y la otra “Oh si, macho, como me gusta tu manubrio…Ah, Oh” y cosas así, y yo claro, pidiendo ya la cuenta hasta que noté que el gusto iba más allá y catapum, salió la cosa, que era como si se hubiera goteado una botellita de Lanjarón dada la consistencia y el color, pero bueno, eso daba igual.

El caso es que vi la primera peli porno con otros diez, o más, obviamente en casa de David. Salimos a las 17 del colegio y todos emocionados, David con la cabeza alta porque ya la había visto, y se había dedicado los últimos días a contarnos detalles.

Era una ochentena americana como  todas las de esa época: Gynger Lynn, Traci Lords, Savannah, Peter North, Tom Byron, Joey Silvera…los de siempre, se reunían en alguna mansión del Valle de San Fernando y se ponían moraos, y de cada orgía sacaban varias películas Quien tuviera una máquina del tiempo.

La historia iba como de gangsters, y la escena final era como un club redondo, todo lleno de sofás, cojines y espejos, y ahí los gangsters tomando cubatas y Tom Byron que hacía de camarero tonto del que se reían todos. Al rato empezaba la musiquilla del Casiotone y las camareras, las novias de los gangsters y sus primas se ponían las rodilleras y hala, a levantar, y Tom Byron, peaso actor, haciendo Gññ Gññ por ahí como el tonto que era y al final una pelirroja se compadecía y le soltaba una mamada que se me ha quedado en la retina a fuego, y mira que he visto porno, pues de las pocas cosas de una peli que se me ha quedado. No me voy a poner a detallar porque los tíos se pueden poner malos y las tías también, aunque ellas dirán que no, que qué guarradas y todo eso, es universal la hipocresía sexual del sexo femenino.

El caso es que todos nos dejamos la muñeca aquella tarde, todos juntos y hermanados, algunos hasta repitiendo. Qué tiempos.

Ahora el sexo ya no tiene ese rollito morboso y natural de entonces, y no es solo para mí porque yo  haya crecido y me haya encabronado. No, es que ahora cualquiera se puede hinchar a ver porno en las teles  locales, y si tienes internet ya te puedes morir, puedes ver de todo cuando y como quieras.

Ahora las tías suelen estar más buenas porque se cuidan más, se depilan, hacen mucha gimnasia…pero no sé, cuando follan parece que están haciendo aeróbic…mola que estén tan potentes, pero hoy es difícil ver una peli en la que se note  el buen ambiente, las risas y todo eso. Ahora contratan a preciosidades del este que por 500 euros se dejan meter hasta miedo, les hacen de todo y listo, pero se les nota en la cara que están ahí para pasar el trago, eso a mí me corta el rollo.

En  los ochenta eran todos amigos y estaban follando y se ponían a hablar, y se reían y tal, era otra cosa y eso se transmitía. Eso sí, por entonces los cuerpos no solían ser como los de ahora, y las maquinillas se ve que estaban prohibidas.

En fin, que me ha molado recordar cómo despertó la bestia que anida en mi interior. Lo recomiendo, devuelve alo de cosquilleo a esto que hacemos cuando el curro y el stress lo permiten, sí, eso que os desnudáis y hacéis cosas guarrindongas.

Permalink :: 66 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

Blog alojado en ZoomBlog.com