El Blog

PONME EN FAVORITOS

Calendario

<<   Agosto 2006  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    

Categorías

Sindicación

El Tiempo Madrid / Barajas
Alojado en
ZoomBlog

El despertar de la bestia

Por Tankian - 1 de Agosto, 2006, 23:32, Categoría: General

Con 12 años me dejaron la primera revista porno, una holandesa a la que le faltaban páginas y la portada. Era del hermano mayor de un compañero de clase, David, que lo escondía detrás del bidet y no le había dicho nada a David por miedo a que hubiera sido su padre el descubridor.

Me cundió esa revista, tanto que prácticamente use solamente una página, la primera, que era el índice, todo letras y números y en medio una foto pequeña en blanco y negro de una morena con el pelo cardado (hablamos del agonizar de los 80) vestida con unos calentadores en los tobillos y nada más, bueno, una muñequera ancha. La chica estaba de perfil y tenía un cuerpazo, o eso es lo que mi inocente recuerdo me enseña. El caso es que era una guapa jovencilla de cuerpo menudo empalada por detrás y por delante, así de pie, ella con el culo ligeramente en pompa y un chavalote enchufando por ahí, y de frente a ella otro cabrón con suerte que le levantaba la pierna izquierda, que apenas se veía, y le enchufaba por allá. Y ahí estaban los dos, jugando a chocarse los capullos, y la chica tan joven, tan frágil y triunfando.

Probablemente si viera esa foto hoy día me parecería hasta casposa, pero la de pajotes que provocaron en su  tiempo…bufff, tuve la revista como una semana y creo que solo pase de esa página un par de veces, vi unas fotos de un pelirrojo rabilargo dándole a una granjera y no me moló porque me sonaba a Pippi Calzaslargas, así que volví al oasis de la morenita y sus amigos, cuyas caras ni recuerdo.

Ese mismo año vi mi primera película porno; sí, como todos me había levantado a escondidas a ver las eróticas de tele 5 o las de canal 9…”Nit de erotismo” se llamaba, en la cabecera sonaba un saxo y se veian dos pechos y unas manos masajeando, todo en tono azulito, y yo ahí ya resoplaba como un ñu. Luego veía a trozos la película que fuera, porque a cada sombra que imaginaba por el pasillo cambiaba y ponía un cojín para tapar la zona cero. De todos modos casi todas eran peliculillas italianas o francesas, casi siempre se repetía una de una noble que acababa follándose a la bestia del bosque, y era total. Luego durante una época pusieron las de Russ Meyer, Vixens, Supervixens y tal…bufff, que frenesí pajeril, y además en esa época aún no eyaculaba, así que eran mis bíceps y la piel del aparato los que marcaban el fin.

La primera vez que la gayola tuvo fruto fue escuchando una cinta de historias guarras que me había dejado….tachán, ¡David! (joder, ahora que lo pienso David tuvo un gran papel en mi despertar sexual). “Sexo en la carretera” se llamaba, y esa se la había quitado a su padre, camionero. Para mí eso fue el cielo en la tierra, de verdad, unas voces de tías que parecían que te hablaban a ti, y la voz del camionero, superanimal y tal, “Venga, muñeca, bota” y la otra “Oh si, macho, como me gusta tu manubrio…Ah, Oh” y cosas así, y yo claro, pidiendo ya la cuenta hasta que noté que el gusto iba más allá y catapum, salió la cosa, que era como si se hubiera goteado una botellita de Lanjarón dada la consistencia y el color, pero bueno, eso daba igual.

El caso es que vi la primera peli porno con otros diez, o más, obviamente en casa de David. Salimos a las 17 del colegio y todos emocionados, David con la cabeza alta porque ya la había visto, y se había dedicado los últimos días a contarnos detalles.

Era una ochentena americana como  todas las de esa época: Gynger Lynn, Traci Lords, Savannah, Peter North, Tom Byron, Joey Silvera…los de siempre, se reunían en alguna mansión del Valle de San Fernando y se ponían moraos, y de cada orgía sacaban varias películas Quien tuviera una máquina del tiempo.

La historia iba como de gangsters, y la escena final era como un club redondo, todo lleno de sofás, cojines y espejos, y ahí los gangsters tomando cubatas y Tom Byron que hacía de camarero tonto del que se reían todos. Al rato empezaba la musiquilla del Casiotone y las camareras, las novias de los gangsters y sus primas se ponían las rodilleras y hala, a levantar, y Tom Byron, peaso actor, haciendo Gññ Gññ por ahí como el tonto que era y al final una pelirroja se compadecía y le soltaba una mamada que se me ha quedado en la retina a fuego, y mira que he visto porno, pues de las pocas cosas de una peli que se me ha quedado. No me voy a poner a detallar porque los tíos se pueden poner malos y las tías también, aunque ellas dirán que no, que qué guarradas y todo eso, es universal la hipocresía sexual del sexo femenino.

El caso es que todos nos dejamos la muñeca aquella tarde, todos juntos y hermanados, algunos hasta repitiendo. Qué tiempos.

Ahora el sexo ya no tiene ese rollito morboso y natural de entonces, y no es solo para mí porque yo  haya crecido y me haya encabronado. No, es que ahora cualquiera se puede hinchar a ver porno en las teles  locales, y si tienes internet ya te puedes morir, puedes ver de todo cuando y como quieras.

Ahora las tías suelen estar más buenas porque se cuidan más, se depilan, hacen mucha gimnasia…pero no sé, cuando follan parece que están haciendo aeróbic…mola que estén tan potentes, pero hoy es difícil ver una peli en la que se note  el buen ambiente, las risas y todo eso. Ahora contratan a preciosidades del este que por 500 euros se dejan meter hasta miedo, les hacen de todo y listo, pero se les nota en la cara que están ahí para pasar el trago, eso a mí me corta el rollo.

En  los ochenta eran todos amigos y estaban follando y se ponían a hablar, y se reían y tal, era otra cosa y eso se transmitía. Eso sí, por entonces los cuerpos no solían ser como los de ahora, y las maquinillas se ve que estaban prohibidas.

En fin, que me ha molado recordar cómo despertó la bestia que anida en mi interior. Lo recomiendo, devuelve alo de cosquilleo a esto que hacemos cuando el curro y el stress lo permiten, sí, eso que os desnudáis y hacéis cosas guarrindongas.

Permalink :: 66 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

Blog alojado en ZoomBlog.com