El Blog

PONME EN FAVORITOS

Calendario

<<   Noviembre 2006  >>
LMMiJVSD
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30    

Categorías

Sindicación

El Tiempo Madrid / Barajas
Alojado en
ZoomBlog

CELL, King avisa

Por Tankian - 15 de Noviembre, 2006, 22:34, Categoría: General

Acabo de terminar “Cell”, la última novela editada en castellano de Stephen King; ante todo agradezco la impecable traducción de la gente de Ka-Tet Corp, donde podéis encontrar traducidos en formato digital prácticamente todos los libros editados de King.

No hace mucho reivindiqué la figura de King como motor para mi afición a la escritura como referente en mis comienzos como Lector Constante. También he escuchado cosas como que no escribe él, sino que tiene una oficina de negros que le ahorra el trabajo, o que lleva años escribiendo tonterías y que las vende por el nombre.

Negros tiene Ken Follet y no se le discute cuando el nivel de su escritura lo encuentro a años luz del de King. Follet tiene un amplio equipo e investigadores que le dan todas las pieza para que él las una como le apetezca y firme el resultado. Chapeau por él si es lo que entiende por ser un autor.

Más claro es el caso de Alejandro Dumas padre (el de La dama de las camelias era el hijo, si no recuerdo mal) que tenía una verdadera maquinaria de “colaboradores” que le escribían hasta obras enteras y él las presentaba como propias…en fin, casos de denuncias de negros a grandes escritores hay varios y seguramente muchos serán ciertos, pero otros tantos son el resultado de algo muy arraigado en la literatura: la envidia. Personalmente pienso que ese es el caso de King, la envidia y la ignorancia, pues creo que cualquier lector medianamente fiel a King puede diferenciarle de un copiador, sea bueno o malo.

Lo de que vende chorradas por el nombre es innegable, pero eso se lo ha ganado en los últimos 30 años, si todo lo que ha escrito fuera bueno estaríamos hablando de un milagro; para eso tendrías que ser Salinger, escribir algo bueno y plantarte. (aunque “el guardián entre el centeno” tiene más de mitología que palpable enjundia, al menos en mi opinión”.

El caso es que “Cell” me parece una de las mejores novelas de King, no está a la altura de “IT”, “Un saco de huesos”  o “El resplandor” pero si lo considero un hermano pequeño de “Apocalipsis” solamente en extensión, porque ésta historia me ha llegado más que la de Apocalipsis, seguramente porque la creo más posible, más cercana.

La idea básica es que alguien, un grupo, una persona o lo que sea (no le importa a King, lo cuál lo hace más aterrador) emite un tono por satélite, un código que hace enloquecer a los que lo reciben por el móvil. Por lo que todos los que usan el móvil se convierten en una especie de zombies, pero no zombies en el sentido clásico, no están muertos, y eso me parece más triste, porque son personas que han sido formateadas y a partir de ahí van a ser reprogramadas, van a evolucionar ante los “normales” que queden, tornándose más peligrosos a cada momento.

La novela es la típica de King en la que un grupo de desconocidos se une contra un escenario hostil y lucha contra los malos y a su vez contra sus propios sentimientos. Muy fácil de resumir pero no tanto de desarrollar. Lo que destaco del libro es esa idea básica que King deja caer en una parte libro cuando uno de los personajes se pregunta cómo siguen infectándose personas si ya no hay electricidad que alimente los repetidores y otro le contesta que se invirtió muchísimo dinero en generadores que mantuvieran el sistema de comunicaciones operativo en caso de un ataque terrorista masivo (King explica en una nota aclaratoria que eso no es real, pero que esos generadores existen en muchos repetidores aunque no tenga ver, que se sepa, con la seguridad ante el terrorismo).

Esa idea me ha inquietado, porque realmente no es nuevo eso de que las verjas que construyes para apresar a tus enemigos pueden acabar apresándote a ti, y eso es lo que puede pasar, que toda la paranoia, las medidas que conocemos y, sobre todo, las que nos conocemos pueden volverse contra nosotros.

King sigue suelto como dialoguista y mantiene ese talento que tanto envidio para hacer que el lector se preocupe por unos personajes que pueden caer fácilmente en el mero estereotipo. El prota preocupado por su familia, la chica joven y el niño, ambos casualmente maduros (quizás una llamada de atención a una generación de niños adictos al móvil y menos sociables), el amigo gay sensible y comprometido, la embarazada como símbolo del futuro esperanzador (ese nacimiento simbólico en “Apocalipsis”),…todos personajes que nos suenan y que aquí sentimos reales, nos identificamos fácilmente ante un espectro tan amplio de personalidades.

Un libro muy recomendado para tod@s l@s que no pueden vivir sin el móvil y, por ejemplo, darán a luz con el dedo pulgar más ancho de tanto tocar las putas teclas.  A los que se pasan por el arco el tema de las antenas repetidoras y las ondas que generan…a todos nosotros, al fin y al cabo, porque todos usamos el móvil y no imaginamos un mundo sin él.

Todos no, queda gente reacia, y quién sabe si un día de estos nos verán pasar horrorizados por el vacío atormentado de nuestros ojos de zombies. Cosas peores se han visto…por si acaso Stephen King no tiene móvil, y no será por falta de dinero.

Corre, corre, que te llaman.

Permalink :: 47 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

Blog alojado en ZoomBlog.com