El Blog

PONME EN FAVORITOS

Calendario

<<   Diciembre 2006  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Categorías

Sindicación

El Tiempo Madrid / Barajas
Alojado en
ZoomBlog

Diciembre del 2006

El marginal juntaletras

Por Tankian - 30 de Diciembre, 2006, 0:10, Categoría: General

   Crecen como la mala hierba, la blogosfera y las librerías son un prado apenas con parches verdes que se resisten, el resto es hierba muerta color mierda. Los Bukowskis nos invaden, cada día encuentro a más gente joven con libros de Bukowski o de Houellebecq ese, que como soy un ignorante puede que me equivoque, pero me parecen timos muy parecidos…son los Paulo Coelho heavies.

Yo creo que el quid de la cuestión es que si uno les lee piensa que escribir es fácil, y como los demás piensan lo mismo ocurre lo de siempre, que una mentira mil veces repetida se convierte en verdad. Ahora juntar frases cortas con puntuación dudosa para hablar de tus borracheras, tus traumas, el asco que das, la pena que quieres dar…todo eso tan sucio que es glamour del siglo XXI…eso es escribir, y además es escribir bien.

Pues yo creo que no, y los que piensen que sí pues enhorabuena si de verdad creen que eso es literatura (en el sentido en el que no llamemos literatura a todo lo que se escriba), porque además como se te ocurra decirlo te comen vivo los jovenzuelos y los modernillos que llevan gafas de pasta. Hace un tiempo estaba viendo el programa de Sánchez Dragó en Telemadrid y uno nombró a Bukowski como lo que yo veo, un chaval que empezó a deshogarse contando sus miserias y que siguió envejeciendo y deteriorándose sin mejorar…y uno de los tertulianos, que dirigía una editorial con varios títulos del borrachín, dijo que al menos tenía humor, y que eso era la bueno de sus libros. Esa fue la defensa del editor, pero para leer humor leo a Groucho Marx o, si me apuras, al fachita de Ussía. No le encuentro la gracia a un abuelo sudoroso cociéndose a chupitos tecleando una máquina de escribir con una mano mientras se rasca las pelotas con la otra a la espera del recurso de irse al 24 horas a por bebida para emborracharse…borrachos con talento, cojonudo, pero borrachos a secas, patético.

Y esos modernillos encumbran esa forma de escribir porque sienten que ellos son así o quieren serlo, y lo demás lo ven condescendientes, ciegos de tanta tontería. Como suelen decir, “eso está bien para iniciarse en la literatura”…pues Bukowski ni para eso, lo que hacía ese tío está bien para empezar a escribir, como ejercicio para retomar el hábito.

Yo mismo escribí unas pequeñas memorias en mi blog anterior y las empecé así, de ese rollo, frases cortas, rápido, palabrotas, sexo, vicios, nihilismo adolescente…y me sirvió para soltarme, otra cosa es que una vez  más suelto siguiera escribiendo mierda, pero ya está en el talento, o la falta del mismo, de cada uno.

Pero de ahí a venderme la burra no, eso es mierda y vale para lo que vale, que es bien poco. Prefiero muy por delante no solamente a Poe, Goethe, Stendhal, Burguess o Galdós, si no a King, Pérez Reverte, Rowling (no recuerdo cómo se escribe, la de Harry Potter), Easton Ellis, Lovecraft, S.Thompson,…y un casi infinito etcétera, y ese casi es porque aún prefiero leer a Bukowski que a Jiménez Lozanitos.

Feliz año y lo defensores del guarreras podéis ahorraros los comentarios, me la suda, soy feliz en mi ignorancia.

Permalink :: 108 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

Jo Jo Jo...Jodidos

Por Tankian - 22 de Diciembre, 2006, 23:14, Categoría: General

Me cago en la navidad, en las cestas, en los clientes, en la hipocresía y en la ruindad de la gente. Cada vez tengo menos dudas de que la gente es cada vez más egoísta, más mala.

Hace muchos años que la navidad para mí es una excusa para ver las calles decoradas, si bien en los barrios de menos nivel se ve que no  hace falta, allí no es navidad. También es la fecha en la que mi novia y yo nos compramos aquello que venimos diciendo que nos vamos a comprar. Eso es lo que me gusta de la navidad. Y punto.

Trabajo como recepcionista en un edificio de Madrid capital, en la zona de Ciudad Lineal-García Noblejas. Llevo en el puesto desde septiembre de 2003, cuando no estaban ni finalizadas las obras, no había alarma y había que mentir al administrador un día sí y otro también para mantener el servicio para la empresa.

Sí, el administrador es el cliente de mi empresa, él les paga una pasta por nosotros, ellos nos pagan una puta mierda y se forran con la diferencia. Con esa diferencia no tienen ni para una cesta asquerosa en navidad, aunque sospecho que eso es para los curritos, porque entre los jefecillos seguro que se regalan y se comen el culo. Pero bueno, no es la única empresa que no hace un regalo en navidad, ya lo sabía cuando llegué.

Aparte de mentir al administrador para que no pagara mi empresa por los problemas del edificio mentía a los inquilinos para que el administrador no recibiera quejas por las cosas que llevaba mal, y que sigue llevando igual de mal actualmente.

Pues bien, tanto mentir, tanto salvar culos, tanto poner la cara para que el hijo de perra del administrador las navidades pasadas le diera un sobre con dinero exclusivamente a uno de los que trabajamos en la recepción. Somos cuatro, yo el más veterano, y le dio dinero como gratificación a él y a los demás que nos den por culo. Eso sí, a la hora de pedir da igual quien esté en la recepción, en esos momentos no hay distinciones, solamente a la hora de recibir el sobre.

Los que hayan leído las memorias que escribí en mi anterior blog han leído sobre el personaje que recibió el sobre. Buscad por Wellcome, traducción al inglés de su nombre, y sabréis cosas sobre él, no tengo ganas ni estómago para volver a definirle. De todos modos casi todos los que trabajáis conocéis a tipos así, aquellos que viven del peloteo a los jefes, que siempre se escapan de sus fallos con trucos que siempre resultan con las culpas en espaldas ajenas…toda la gente que trabaja en el edificio no puede ni verle, salvo los jefes, y no todos, porque él sabe a quién le come el culo y a quien puede tratar a patadas, con especial saña a los mensajeros sudamericanos, ahí él se siente como Santiago Matamoros, le gusta el olor del Napalm por la mañana.

Pues una de las empresas del edificio se dedica a editar una guía muy conocida y llevan aquí desde el principio, fueron los primeros inquilinos; conclusión: este año, porque del pasado no lo sé, le han dado una cesta a Wellcome y él se ha callado como una zorra y se la ha quedado.

Dos lecturas. Por un lado los de esa empresa son hijos de puta desagradecidos porque a la hora de quejarse o de pedir cosas bien que me buscan, pero a la hora de gratificar solamente gratifican a uno porque es el que les come el rabo a los jefes, no porque haga bien su trabajo, que en eso también habría para hablar largo y tendido. No lo digo ya por mí, sino porque somos 4 personas aquí, unos hacen más y otros menos, yo si hago de más es porque tengo un ridículo sentido de responsabilidad que no merece disfrutar nadie en este edificio, pero si hay una cesta que sea o para todos o para ninguno porque nadie merece más que nadie. Siempre que me han dado algo aquí lo he repartido, y no he sido el único..

Esa es la otra lectura, que si Wellcome se calla y se queda la cesta es porque piensa que él la merece y eso quiero que me lo diga  a la cara, que lo sostenga y lo argumente, que me convenza de que no es un rastrero y que no merece que se le haga el vacío el año que le queda hasta la jubilación. Si uno es un bastardo que lo sea a pecho descubierto, no escondido como un puto lagarto.

Lo de la cesta lo supe ayer porque aquí todo se acaba sabiendo tarde o temprano, pero hoy, hace un par de horas, el administrador ha aparecido de sopetón después de más de 40 días sin venir y ha preguntado por Wellcome, y es que normalmente el comeculos habría estado aquí hace dos horas pero hoy no ha venido, y eso el administrador (le dediqué un capítulo en las memorias, buscad por Mr.Tell) no lo sabía.

Al decirle que su protegido no estaba, que seguramente andaría olfateando ojetes por algún callejón (no se lo he dicho así, pero me habría encantado) me ha dicho que llamara a los dos chicos de mantenimiento, que tenía prisa y quería verles. Yo he pensado que, ya que el año pasado a ellos tampoco les dio sobre, había reflexionado y al menos a ellos les iba a recompensar, ya que son los que trabajan más estrechamente con él. Pues no, solamente les quería para darles el sobre de Wellcome y que ellos se lo entregaran cuando lo vieran porque no quería dejármelo a mí. Claro, si uno sabe que hace algo mal  le da cosa hacerlo a la cara, por eso el desgraciado no me lo quería dejar a mí, porque sabe que darle dinero al mierda ese es injusto.

Y claro, imagínate la cara de mantenimiento cuando  el administrador les llama metiéndoles prisa para eso y a ellos no les da ni las gracias. Lo jodido es que todo está montado para que tragues con estas cosas, porque si encima le dices algo te vas a la calle porque ser jefe da licencia para ser un mierda.

Y lo peor es que hemos crecido con la idea de que esto es así, de que tenemos que aguantar desprecio, prepotencia, mala educación…pues una cosa está clara, si esto cambia alguna vez será porque los curritos lo provocamos, porque obviamente los que mandan son los que tienen así el patio y así lo van a mantener.

Yo he llamado a Wellcome para decirle que aquí hay un sobre a su nombre que el administrador no ha querido dejarme. Le he dicho, "si no me lo ha querido dejar solamente se me ocurre que sea una gratificación para ti, y espero que no sea así, que no creas que mereces quedarte una gratificación porque si es así esto va a cambiar". Y él balbuceaba como un boxeador agarrado a las cuerdas <<bu bu, ba ba>> que él no sabía lo que era, que ya lo vería…nada, porque no podía decir nada porque un ruin como él no está acostumbrado a que le pillen y no sabe reaccionar, porque cuando le pillan a uno siendo un cerdo pues qué vas a decir, lo eres y es evidente.

Como al administrador no podemos decirle, hoy por hoy, que es un cabrón pues habrá que rendir cuentas a Wellcome, que lo tenemos a mano y le hemos perdonado demasiadas cosas. Y los que conozcáis a gente así no lo dejéis pasar porque cada día que pasa es más difícil y este tipo de personaje te la va a meter cuando pueda, sin duda.

Ya sé que es un tema que no os va ni os viene, que habrá más de un pelota que lea esto y piense que así es la vida, y habrá incluso algún jefe que prefiere regalar la cesta al pelota porque necesita su dosis de esclavismo diario y a los demás que les den, que solamente hacen su trabajo, para eso les pagan.

En fin, una ramita más del árbol de navidad, esta época falsa y tristona en la que, como siempre, queda claro quién tiene más, quién tiene menos y, sobre todo, quién merece más y quién menos.

Permalink :: 89 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

Vaya par de idiotas

Por Tankian - 21 de Diciembre, 2006, 0:19, Categoría: General

Se van a tomar un cafelito, o quién sabe si un gin tonic con unos berberechos para picar y charlar luego con el palillo entre los dientes, campechanos, cercanos al pueblo. Se van a reunir en el palacio los dos, con sus sueldos insultantes (aún dicen que cobran poco si lo comparan con los políticos europeos; claro, y un recepcionista inglés cobra el triple que yo por menos horas y no me lo suben), con sus móviles pagados por nosotros, con sus facturas también pagadas por nosotros, sus coches con chofer pagados por nosotros, con un ordenador personal en el despacho pagado por nosotros y uno portátil pagado por nosotros, con los viajes (aunque sean para hacer campaña) pagados por nosotros, con cestas de navidad de las caras pagadas por nosotros (aunque, como en mi caso, no tengamos cesta ni cara ni barata), con ese sueldo pagado por nosotros al que no corresponden ni con su continua asistencia al congreso, a veces faltando hasta en días de votación.

Rajoy, Zapatero, queridos, ignorantes embusteros, que vivís engañando a los que os pagan, mintiendo, cagandoos en nuestros muertos, sonriendo condescendientes cuando  algún plebeyo se queja de algo, mirándonos desde allá arriba. Que siempre le jode  a uno que le tomen por gilipollas, pero pica aún más cuando lo hace un atajo de analfabrutos como vosotros que no saben ni hablar, que discuten lo que les apetece sin estar informados, que sois como tertulianos, con el inri de que sois los que tomáis decisiones, los que manejan nuestra vida.

Pareja de dos, desgraciados, qué cojones es eso de poner condiciones previas a una reunión, qué broma es esa, si os teníais que estar reuniendo por lo menos una vez al mes, si es vergonzoso que los hijos de perra de ETA se estén beneficiando de vuestras tonterías. En un tema así no es contemplable que no haya cohesión total entre todos los partidos, más entre el gobierno y el principal partido de la oposición. Que esto se tiene que acabar ya, que estáis donde estáis porque os hemos puesto nosotros con nuestros votos, que en esa constitución tan preciada pese a sus fallos se habla de la soberanía nacional, lo cuál significa que mandamos nosotros y vosotros sois los instrumentos canalizadores y ejecutores de lo que nosotros queremos.

Ya que estáis dejando la historia política por debajo del fango no se os puede permitir ni una chorrada más. Nada de mohines, susurros, gruñidos y desplantes, vosotros vais a reuniros porque es vuestro deber y punto, y lo vais a hacer para alcanzar acuerdos porque no hay más cojones, porque sois unos mantenidos y no os vamos a pagar la reunión para que hagáis campaña, para que os sigáis riendo de la peña. De eso nada, imbéciles, ya os estáis poniendo a trabajar para los que son vuestros jefes y no para vosotros mismo y vuestros chanchullos.

Vale que ya os conocemos y es evidente que no valéis una mierda, que sois una nulidad y por vuestra culpa somos el hazmerreír en países bien desarrollados, porque con vosotros España es un niño que cada vez está más sano salvo porque tiene un culo de más, podrido y granuliento , y ese ojete pútrido y maloliente sois vosotros y vuestra desfachatez.

Si realmente en las elecciones tenemos lo que merecemos somos un país deforme y raquítico, pero me queda la esperanza de que la gente que vota por votar sea cada vez menos y que no muy tarde empecemos a elegir a los que realmente  merezcan la pena, si es que se les encuentra, porque hoy día hay dos requisitos que parecen básicos para entrar en política: No tener moral y ser un hijo de la gran puta . A este paso cuando os vayáis, ya sea en la cama o en la guillotina, vais a dejar todo para la basura, cabrones; va a ser como lo de Irak, que a ver luego que se hace, cuando todo esté intoxicado.

Por menos se han levantado pueblos y se han pasado por la piedra a reyes y generales. A ver si se desenchufa la gente del Bisbal, los toros y el gran hermano y se acaba ya con esta panda de palurdos, de mala gente.

Permalink :: 93 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

Paparruchas recurrentes

Por Tankian - 20 de Diciembre, 2006, 0:40, Categoría: General

Leyendo a Mortiziia me vuelvo a dar cuenta de cómo me estoy transformando al señor Scrooge, no ya en lo que a las navidades se refiere, sino en general, también en la nostalgia. Antes, cuando no tenía apenas nada que echar de menos, era un nostálgico y un pesado que buscaba a antiguos compañeros de clase en webs llenas de patéticos hombrecillos melancólicos…los ex compis que se habían registrado eran mayormente friáis y yo era uno más, un ingenuo pelotudo.

Mortiziia habla de melancolía, de cómo el otro día volvió a pasar una noche con la gente con la que solía pasarlas, esas noches en las que todos hemos querido volver  a ser niños como aquel capítulo que protagonizó Scatman Crothers (el negro de “El resplandor” en “Cuentos asombrosos” sobre unos ancianos que vuelven a ser niños por una noche y la montan en el geriátrico.

El problema es que cuando se hacen cosas así hay dos posibilidades: que te des cuenta de que eres todavía un niño y no tiene tanto sentido  o que ya eres un abuelo y te sientes ridículo y haces bromas fingiendo y también finges recordar anécdotas de tus amigos que no recuerdas o que recuerdas y sabes que están exagerando.

Cuando iba al instituto, y puede que en el primer año de carrera, quedábamos a veces el grupo de amigos del colegio (fijaos que sales del colegio con 14 años y entras a la universidad con 18, así que 4 años se antoja un corto espacio para reuniones melancólicas), y nos emborrachábamos y nos colábamos en el colegio a jugar al escondite y abrazarnos con esa amistad enaltecida por el whiskey de 300 y pico del Pryca, y nos decíamos “te acuerdas de…te acuerdas cuando…te acuerdas, te acuerdas…”, coño, no me voy a acordar si hace dos años, o tres; pero decías “siii” mirando al cielo estrellado y luego “que viejos somos” como unos gilipollas.

Pero bueno, durante los años en los que nos hacemos hombres, o lo intentamos, somos casi siempre gilipollas, y lo malo es que en ese período no te das cuenta y te crees lo más. Hasta cierto punto justifico esas noches de borrachera, pero creo que una noche de esas ahora tendría mucho más sentido y creo que me gustaría tenerla alguna vez, digamos que podría ser una paparrucha igualmente, pero puede que no.

Solíamos quedar cinco, a saber: El Gonza, hoy es policía municipal; Manolo, hoy es policía nacional; Andresito o Gilito, hoy es policía nacional en Alicante capital como los otros dos (si me llegan a decir entonces que esos tres iban a ser policías me da un pasmo); Vicente, que era mi mejor amigo, la última vez que supe de él trabajaba en el 1004 en Sevilla, pero hace tiempo que no sé nada; y yo mismo.

Esto de pararme a pensar en la nostalgia, tan propia de estas fechas, más que nada porque se fomenta para que gastes más teléfono, felicitaciones, regalos, invitaciones…me lleva inexorablemente a recordar a gente de la que no he vuelto a saber nada, y es que no soy tan Scrooge aún, y si lo voy siendo es porque el mundo me ha hecho así.

Creo que todos recordamos a personas que se nos han quedado en la memoria sin saber a veces por qué, incluso sin haber hablado nunca con ellas, a veces solo por haberlas visto un segundo o dos. A mí al menos me pasa, aunque soy tan raro que no sé si es algo común.

La primera que recuerdo es Bárbara, una niña que era vecina y compañera de parvulitos en Irún, cuando tenía yo unos 4 años. La recuerdo regordeta, con gafas de pasta demasiado grandes y muy payasa, y es que yo era el típico niño pedante que da miedo porque parece un abuelo enano, y por eso las cosas de niños de 4 años me parecían payasadas. Mi madre conserva una foto mía vestido de vieja con Bárbara que enseña a todo dios para mi escarnio.

De esa época en Irún también recuerdo a Raúl, que fue vecino en otra casa en la que vivimos. Era hijo de Nieves y Miguel, que por circunstancias que no vienen al caso no querían demasiadas relaciones públicas con mis padres y conmigo, pero luego con el tiempo bien que venían a dar por culo a Alicante. Aparte de Raúl estaban Miguel, el mayor, y la pequeña cuyo nombre no recuerdo. Raúl era un tío extraño que de pequeño se dedicaba a acojonarme poniéndose máscaras, gritando o dándome sustos; tenía cara de loco e incluso más mayores cuando venía a Alicante con sus padres seguía con el empeño de que yo pasara miedo, se sentía realizado. Cuando yo tenía 12 o 13 años se suicidó estampándose contra un camión, y no me sorprendió porque Raúl era el típico chico capaz de suicidarse. Cuando mi madre me lo dijo me lo imaginé detrás mía reventado a punto de darme un susto.

Recuerdo mi obsesión con el asesinato de Carrero Blanco, cómo me pasaba las horas muertas haciendo volar coches de juguete por encima de tapias imaginarias mientras hacia de comentarista como si fuese un partido de fútbol…”Hay viene, hay viene, el coche blanco de Carrero Blanco (risita tonta) por la calle, avanza…avanza…y ¡toooma!...BUM…el coche vuela y salta la valla y cae al lado del Padre Rubio” (es que cayó en el patio de la iglesia en la que se conserva el cuerpo de el Padre Rubio, cerca de la Embajada de EEUU).

Cada vez que pasaba cerca de un muro o de una casa en ruinas comunicaba a quien pasara que ahí habían matado a Carrero Blanco y mi abuelo se ponía tenso porque era franquista y, pese a eso, una persona entrañable.

Recuerdo una compañera de clase en 1º de EGB aquí, en Madrid, en el colegio de la Inmaculada Concepción, que era de monjas y no sé si aún existe, al lado de El corte inglés de Goya, por entonces Galerías Preciados. No recuerdo su nombre, pero sí que fue la primera que me hizo tilín, que a esa edad es que estaba a gusto con ella, no nos pegábamos. En el cumpleaños de uno de los niños ella me dijo que me sentara a su lado y seguramente tuve el equivalente mental infantil de una erección.

En ese año que pase en Madrid, del 84 al 85, tuve un “amor” oficial llamado Vanesa, creo, que era sobrina del por entonces novio de mi tía y era la niña más guapa que yo había conocido. No conservo fotos de ella pero mis recuerdos me la siguen mostrando muy guapa, pero el amor deforma hasta los espejos. Fue la primera con la que jugué a los médicos con 6 añitos, ella hacía de embarazada abierta de piernas y yo el marido que le cogía la mano, su hermano era el médico. Todo se desarrollaba totalmente vestidos, al aire libre y delante de los mayores, que sonreían orgullosos, ignorantes ellos de los primeros destellos pornófilos que me sacudían ante la idea de estar cogiendo la mano de una chica abierta de piernas. Incluso nos dejaban dormir juntos, aunque su madre creo que veía el vicio en mi mirada y por eso siempre se mostraba reticente. De todos modos siempre nos limitábamos a hablar del video de la muerte de Paquirri, otra de mis obsesiones recurrentes.

Años después, con 15 años, contacté con Vanesa y le recordé esas anécdotas y seguramente parecí un enfermo o un triste porque me dijo que me escribiría una carta y nunca llegó, aunque correos es capaz de eso y más.

De ese año madrileño recuerdo que a veces merendaba hasta  tres veces porque mentía a mis abuelos y a mi tía, que me convertí en un niño odioso y mimado y que mi padre pasó vergüenza en el tren Madrid-Alicante porque la gente hacía comentarios sobre aquel niño que era una bola humana y que hablaba como una mala imitación de pijo insoportable. Yo soy él y me dejo abandonado en alguna estación perdida para que me coman los lobos.

Coño, al final me pongo a recordar paparruchas y llevo dos folios, ya es suficiente por hoy. Demasiada nostalgia para un Scrooge como yo.

Permalink :: 78 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

Las canciones que me ponen hoy

Por Tankian - 14 de Diciembre, 2006, 13:18, Categoría: General

Pues nada, voy a poner videos de las canciones que mas me molan hoy, en este momento, porque a lo mejor dentro de una hora ya son otras. Agradecer ante todo que el youtube siga siendo aún gratuito, auqnue cada vez más censurado ...aprovechemos todavía.

La primera es People are strange, de The Doors. La descubrí en los títulos de crédito iniciales de "Jóvenes ocultos" película de culto ochentera sobre vampiros macarras. Este video que pongo no es pal oscar, pero está bien.

La siguiente, también de The Doors, es Unknow Soldier. Sigue totalmente  vigente, y no es buena cosa.

La siguiente, para cerrar con The Doors, aparte de parecerme una canción hipnótica la pongo porque esta interpretación me conmueve al compararla con las demás. Entre el Jim del video de The Unknow Soldier y este no van ni 2 años seguramente. Sería una buena campaña antialcohol.

Seguramente una de las canciones más perfectas de la historia de la música es "All the young dudes", de ese genio que se ha pasado la vida innovando llamado David Bowie. LA canción la ha versioando todo el mundo pero fue Ian Hunter y sus Mott the hople los que la hicieron casi propia. Os pongo la interpretación mítica de Hunter y Bowie con las guitarras del gran Mick Ronson (R.I.P) y Brian May, el bajo de John Deacon y la bateria de Roger Taylor en el concierto homenaje a Freddie Mercury. Si no te emociona esto estás muert@.

ME encanta Jack Black como actor, c´mico y cantante, me parece que hace con la voz lo que sale de los cojones (Norah Jones dijo que es la mejor voz actual, y ella de eso sabe algo). Tiene este grupo llamado Tenacious D que es realmente él y su colega desde el instituto Kyle Gass. Hacen Rock Cómico, pero yo diría que hacen música de la buena. Pasaos por su web, que es cojonuda y así os enteráis que han estrenado una película en la que el grupo son los protas,  Pongo Tribute, una peaso de canción y un video cojonudo. A ver quién acierta quién es el diablo.

Y aunque últimamente le tengo algo abandonado cada vez que oigo a este hombre recuerdo que ha sido la voz más grande que he oído nunca. Dejo este video con esta pedazo de canción de su carrera en solitario. "Time". Pa que hablar más.

Permalink :: 72 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

Los 40 dictatoriales

Por Tankian - 12 de Diciembre, 2006, 23:39, Categoría: General

Sextos, coño, ni en el podio nos quedamos, hay que joderse que o ganamos ni en lo malo, y mira que acumulamos años de experiencia, la necesaria para convertir el mayor imperio conocido (sí, de verdad España lo fue) en la piara que es hoy.

Una web llamada Dictator of the month clasifica a los peores dictadores de la historia según factores como el número de víctimas, extremismo o años de permanencia. Pues bien, si de una cosa podemos “presumir” es de haber tenido a un dictador de pies a cabeza (corta distancia en este caso) durante casi 40 años que mató, torturó y ejerció una represión brutal durante todos esos años con el beneplácito (es decir, la indiferencia) de los aliados que se centraban en acabar con el amiguete de Franco, Hitler, entre ellos Churchill (personaje que por otro lado admiro), que en su día dijo que Franco era un peligro para España, pero no para Europa, por lo que se limpiaban las manos. Tanto se las limpiaron que Eisenhower vino a darse una vuelta por aquí de la mano del dictador.

De todos modos es un sexto lugar que le jodería sobre todo al mismo Paquito, porque varios de los que están por delante son célebres ejemplos de dictador rojeras, aunque en lo que a dictaduras se refiere los apellidos ideológicos me sobran, me resbala sin son rojos, negros o verde fosforito con topos rosa chicle.

El primero, prácticamente indiscutible, ni rojo ni azul, sino  todo lo contrario, es Adolfito Hitler. Sí, ese que se encontraba en el espejo a un enano feucho, enfermizo, moreno, nieto de judía y con problemas en la vista y luego clamaba por una raza aria de jovencitos altos, musculazos, rubios y de ojazos azules. El mismo responsable, con la ayuda inestimable de compis como Goering o Himmler, de la muerte de cerca de 6 millones de personas (creo que eran 5.978.000, un millón al año), judíos, alemanes, homosexuales, inválidos, intelectuales…

El segundo es el equivalente comunista de Hitler, Stalin, aquel que se llevó la vida purgando y posó en la foto de la victoria sobre Hitler. Es como un león posando con el trofeo de un león destripado entre las garras, puro surrealismo. Responsable de alguna forma de unos 20 millones de muertos.

El tercero es el calvo fascista, Mussolini, el espejo en el que se mira Berlusconi. Murió ahorcado en una plaza pública, en esas fotos ya no podía meter barriga, el pobre. Personalmente creo injusto que esté por delante de Franco sabiendo los factores que se tienen en cuenta. Quizás fue decisivo su papel internacional, su colaboración Hitler. Ahí estuvo poco listo Paquito negando su ayuda en Hendaya…eso sí, presumía de haber hecho esperar a Hitler, con sus cojones…que tío. De todos modos es de bien nacido ser agradecido, y Adolfo ayudó masacrando pueblos como Guernica, que era en parte para practicar con sus aviones, vale, pero el hombre ayudó y la división azul no se yo si era una compensación equivalente.

Cuarto y quinto quedan Mao y Ho Chi Minh…bueno, se sabe menos de sus hazañas que de las de sus compis de lista, pero ahí está la represión a los intelectuales, los millones de muertos en nombre de la "Revolución cultural", la idea de un vietnam independiente cueste lo que cueste…aunque si es por todo eso se podría incluir en la lista a todos los que se llevan gobernando en China desde entonces, porque se ve venir su dominio mundial y las cosas con los derechos humanos no van a mejor.

Y sexto Francisco Franco Bahamonde, de profesión hijo de perra, mandamás del cortijo llamado España hasta la fecha de su muerte (natural) porque no hubo cojones a matarlo; hace poco vi un reportaje interesante en la 2 sobre los intentos que hubo y nada, lo de siempre, mucho hablar y luego todos cagaos. Como los rumanos con Ceaucescu, que le hicieron un juicio ultraexpress y le pegaron a un tiro con su mujer, y les filmaron para que quedara claro.

No sé si la lista solo incluye a los dictadores muertos, tengo  que mirar la web, pero echo de menos a Pol Pot, a Pinochet (otro que se escapó sin un puto rasguño, como lo va a hacer Castro, aunque este último tiene en su contra para figurar en la lista que el número de muertos bajo su dictadura no es el de Hitler, Pot, Franco o Stalin, al menos eso creo desde mi ignorancia) o a Obiang. Y no hay que quitarle el ojo de encima a los locos que la tienen montada en los restos de la URSS y en países árabes ricos en recursos como el petróleo o el gas, y usan esa posición para campar a sus anchas.

Cuántos siguen en activo y cuántos han muerto o lo van a hacer en familia, riéndose del mundo. Hay está, sin ir más lejos, Videla, responsable de una dictadura más brutal aún que la de Pinochet y anciano libre.

Estos días he escuchado voces que lamentan la pérdida de Pinochet porque hizo más próspera a Chile, y es que el gobierno de Allende iba camino a la ruina económica, aunque son muchos los que dicen que la derecha hizo lo suyo para que eso fuera así, y es que un demócrata de izquierdas no era lo que querían. Esa prosperidad es la que recuerdan los defensores de las dictaduras, la de las clases dominantes a costa de la pobreza de las clases bajas y dominadas. Allí, como en España, vivían bien los nobles, los curas, los militares…y como son los que mandan el país va cojonudamente, para ellos.

También justificaban que Pinochet dejó el poder porque él mismo convocó un referéndum que no le fue favorable. Referéndum que él aseguraba iba a ganar y que ideó porque ya estaba en esa fase en la que el dictador se cree Dios y pretendía echar a la cara del mundo el cariño que su pueblo él creía que le profesaba…y pasó lo que suele pasar, que el mundo real puede a lo que uno quiere. Y aunque realmente lo hubiera convocado presa de un arrebato democrático me da lo mismo porque me importa poco cómo empieza y cómo termina una dictadura, me importa que es una dictadura.

Siempre se puede distinguir entre dictaduras según la ideología que proclama, el contexto en el que se originó o sus características personales y definitorias, pero son todas la misma mierda.

La de Franco comenzó con una rebelión militar contra un gobierno democrático, guste o no ese gobierno. La de Pinochet exactamente igual, con el detalle de que el golpe de Estado lo dirigió como jefe del ejército porque Allende le había concedido ese puesto. La de Castro comenzó como una revolución del pueblo contra la dictadura de Batista y luego se convirtió en lo que había destruido, de ahí que el Che quedara desencantado y acabara como acabó. La de Hitler comenzó como una victoria democrática y el aprovechamiento del dolor de un pueblo, el alemán, desproporcionadamente vapuleado en el Tratado de Versalles…

En fin, cada dictadura es un mundo pese a lo que le conecte o desconecte de los demás y creo que lo más importante es algo que leí hace poco, alguien que dijo que las dictaduras son unas plantas venenosas que solamente crecen con una cosa, la indiferencia. Ahí esta la historia para demostrarlo, y así seguimos, indiferentes ante los dictadores que siguen y ante los que vendrán.

Permalink :: 58 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

Seis años después del pitoniso

Por Tankian - 6 de Diciembre, 2006, 0:05, Categoría: General

Siempre me han gustado los temas esotéricos, no todos, pero desde pequeño me atrajeron los fantasmas y todo lo relacionado. La culpa es de mi padre, que cuando era joven le absorbían esas historias y cuando empecé a leer tenía en la biblioteca del salón, entre enciclopedias y colecciones de clásicos de la literatura,(suerte la que hemos tenido los que crecimos en una casa en la que se leía)la  colección “Lo inexplicado” y completa “la biblioteca del misterio del Dr.Jiménez del Oso”, que eran unos libritos negros .

Gasté las fotos de fantasmas de tanto mirarlas, aún hoy me siguen fascinando algunas de esas, clásicas como la de un hombre sentado al volante de su coche y en el asiento trasero la figura de su padre fallecido, o aquella de un sillón en un castillo inglés y las manos y el rostro que se adivinan de un antiguo ocupante. Leí todo sobre la ouija, los ectoplasmas, las antiguas sesiones de espiritismo entre la alta sociedad (recuerdo que Edison inventó la radio para captar psicofonías, y de ahí quedó lo que quedó, aunque se dice que él obtuvo resultados satisfactorios) o las casas encantadas.

Pero me saltaba todo lo relacionado con los ovnis, no me atrae en absoluto lo relacionado con la ciencia ficción, el espacio y esas cosas, bastante tengo con lo tenemos en el planeta. Tampoco me interesaban la quiromancia, el tarot, Nostradamus y todo lo que llevaba a adivinar el futuro.

Mi madre iba de vez en cuando a que le leyeran las cartas y preguntaba cosas sobre mí y bueno, curiosidad siempre se tiene, es algo natural, pero ni se me ocurría pagar para que me contaran cualquier rollo.

Pasaron los años y mi madre encontró un médium al que llamaba pitoniso que no cobraba, aunque a ella le sabía mal y siempre le daba algo por los servicios. Yo ya me había independizado y las preocupaciones eran mayores en calidad y cantidad, así que hice caso a mi madre y fui a ver al pitoniso.

Tenia su “consulta” en un local de un bajo en el que todos los locales estaban vacíos, salvo el suyo, que ocupaba con una mesa de oficina, dos sillas y una pila de cajas en un rincón, ah, y una bombilla, parecía aquello un cuarto de interrogatorios de la Gestapo.

Yo iba con prejuicios, lo admito, porque no me creo esas cosas y porque ese tío conocía a mi madre y sabía que yo era su hijo, por lo que tenía bastante base para inventar lo que fuera, porque esa gente trabaja con la psicología.

Ahora es momento de ver si se cumplieron cosas de las que me contó, por la curiosidad, por rellenar un folio con algo.

Me dijo que iba a dejarlo con mi novia de entonces y que aparecería una castaña en mi vida que daría lugar a una relación larga, si no para siempre. Teniendo en cuenta que para entonces no tenía una novia determinada, sino que picaba por donde me dejaban, y que tardé casi 2 años en comenzar mi siguiente relación, en la que sigo inmerso (un lustró se cumplirá en enero) con una castaña, aunque con las mujeres uno nunca puede estar seguro del color natural de su pelo, pues digamos que acertó en buena medida.

Me dijo que el padre del amigo que me acompañaba, que me esperaba en la calle (supongo que el médium se empezó a sentir cómodo y decidió soltar algo espectacular) iba a palmarla a corto plazo. Seis años después el hombre sigue en la brecha, como un campeón, así que le salió mal el numerito.

Me dijo que me veía a corto o medio plazo trabajando en un edificio con muchas oficinas, lo que a oídos de mi madre significaba que yo acabaría Derecho y tendría despacho y a los míos que sería funcionario. Yo por entonces creo recordar que trabajaba de comercial en una editorial, Ediciones Rueda, (saludos a la hija de perra de la encargada) y no tenía intención de cambiar, pero el pitoniso acertó y trabajo en un edificio de oficinas como recepcionista, ni como abogado ni como funcionario. Pitoniso 2-Realidad 1.

Le pregunté si mi futuro definitivamente se vería ligado a un empleo convencional o si podría acabar viviendo de alguna aptitud artística que pudiera  tener dentro de mi mismidad. Me huelo que al preguntarme eso él se olió a su vez que debía contestarme que sí para que yo me fuera contento con mi supuesto futuro creativo.

Efectivamente, me dijo que ese trabajo con las oficinas duraría unos años, pero no demasiados, y luego podría vivir de un “don” (© Pitoniso) artístico que yo llevaba cultivando desde mi más tierna infancia. Y ahí me invadió la duda, que mientras escribo estas líneas me hace preguntarme si no jodí yo mismo la predicción; me explico.

Desde que tengo memoria destaqué en tres cosas: dibujo, escritura y ajedrez. No es tanto que destacara públicamente porque no se incentivó eso, no fui el típico niño al que pasean por concursos, y me alegro por ello. Simplemente es que en esas tres cosas yo me veía cómodo y las veía fáciles.

De las tres la que más tiempo practicaba era el dibujo, dibujaba mucho y quería ser pintor. El ajedrez lo alimentaba leyendo libros en la biblioteca del barrio, pero no tenía rivales en casa ni entre los amigos, así que jugaba poco, y pienso que aunque un buen ajedrecista nace puede morir sin dedicarle tiempo, es esencial la práctica que no tuve. De todos modos con el tiempo jugaba esporádicamente y tengo un par de medallas por acabar en tablas con dos jugadores profesionales en sendas multipartidas, así que del montón de gente con la que jugaban a la vez se equivocaban conmigo, así que tendrá más que ver con la suerte que con el talento, pero me alegra haber jugado y de vez en cuando añoro no haberlo echo más, sobre todo cuando juego online y me humilla hasta el tonto del pueblo.

La escritura siempre me atrajo pero lo relacionaba más con los deberes y por eso me parecía más atractivo el dibujar. Nunca he dado religión, salvo en 1º de EGB, que fue en un colegio de monjas de Madrid (y la suspendí, ya se adivinaba mi amor por la iglesia, que se prolongó en el tiempo con mis expulsiones de catequesis o las misas en las que sorprendía a la parroquia tocando “The final countdown” en el órgano), así que daba Ética y siempre estaba promocionando concursos de redacción para que los profesores me alabaran, me podía el reconocimiento, supongo que como a todos. Pero aún así seguía dibujando a todas horas.

En 6º de EGB se planteó el dilema; por un lado Don Alejandro, el tutor que supongo que si no palmó poco le falta, vio algunos dibujos que yo tenía debajo del pupitre y se los enseño a un amigo que era director de la escuela de arte y oficios, quien a su vez le dijo que se encargaría de que empezara ese mismo año como alumno de la escuela. Don Alejandro me lo dijo y yo ya me veía como un niño pintor rodeado de tías bohemias y prematuro por ni siquiera haber terminado el colegio. En fin, la chochez de Don Alejandro le hizo olvidarse de que yo tenia 12 años y que con esa edad no podía entrar en Arte y Oficios, así que cuando le dio mis datos al director…mi gozo en un pozo.

Por otro lado ese mismo año la profesora de lengua, La Primi, hizo un concurso de cuentos y los leímos en clase. Yo escribí sobre un autobús especial que llevaba  a un pueblo que vive por y para los libros, con bibliotecas maravillosas y escritores discutiendo sus obras cada noche a la luz de un fuego…supongo que todos los que queremos ser escritores hemos pensado en algo así, un lugar en el que escribir y compartir lo escrito. Gané y La Primi hizo leer mi cuento a la delegada de clase, Ana, y la interrumpía a cada párrafo para soltar loas que me pusieron bruto, incluso se acariciaba la zona entre los pechos y el cuello, sofocada. Luego utilizó fotocopias del cuento para dar clases en otros cursos, y saber que los deberes de otros niños incluían estudiar mis frases me hizo pensar seriamente en un porvenir como escritor, lo cual unido al capítulo de Don Alejandro me puso en un sinvivir.

Desde entonces a la visita al pitoniso escribí más que dibujé, bastante más, supongo que me animaba más La Primi tocándose y colorada que Don Alejandro escupiendo al hablar sobre mis dibujos mientras se sacaba la cera de las orejas con las llaves su Opel corsa (solía hacerlo, el cerdo). En algo tan frágil se sustenta mi decisión de escribir más que dibujar.

Cuando el pitoniso me dijo que me ganaría la vida con ese “don” artístico que cultivaba desde pequeño decidí allanar el camino eliminando la posibilidad del dibujo ese mismo día para que la escritura quedara en solitario camino a ese supuesto futuro que me entusiasmaba. Dejé de dibujar, radicalmente, y así sigo.

Se supone que el trabajó en las oficinas no serían demasiados años, van 3 años y 3 meses, y luego ya toca vivir de la escritura. O sería de la pintura? Me equivoqué al dejar de dibujar? Debería haber olvidado la escritura? Confió en que no me equivoqué y el pitoniso tampoco, porque si no  iré a buscarle al local ese y como había ninguno más ocupado no le va a oír gritar nadie.

 

Ahora que lo pienso…y si era el ajedrez??? joder, eso si que sería una putada.

Me enroco.

 

Permalink :: 70 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

Maldita la falta

Por Tankian - 1 de Diciembre, 2006, 23:50, Categoría: General

La señora se acomoda la falda que antes era negra y ahora marrón de la mierda, si se le mira desde un balón es un círculo oscuro un agujero, la perspectiva más realista para definirla. No es nadie, hace años que se caducó su DNI y lo perdió una noche, cualquier noche, y ha acabado por olvidar su nombre. Maldita la falta, que decía su madre, porque de su madre se acuerda.

Su padre murió antes de que ella naciera, en la guerra; nunca se paró a preguntar si era de un bando o del otro, ni su madre se lo dijo nunca, maldita la falta. Las dos hablaban solamente de lo que había que limpiar, que cuidado que la señora hoy tiene jaqueca, corre a por leche antes de que bajen, remolona…su mundo, el de las criadas.

A veces les llamaban para saludar cuando había visita, las llamaban sin levantar mucho la voz porque siempre tenían que tener la oreja tiesa por si les necesitaban. Ellas se presentaban con las manos en el delantal, mirando al suelo, aguantando el tipo, los comentarios jocosos. Cuando se iban ella pasaba la vista por la mesa, repleta de comida, de dulces, y se quejaba a su madre, en ese tono susurrante que era su forma natural de hablar, por la práctica, de que ellas siempre comían sopas y verduras. Su madre le miraba apretando los labios y a veces le daba un pescozón y le decía <<maldita la falta que nos hace todo eso>>.

Y el hijo de una vecina la cogió una vez en el portal y la violó y ella no dijo nada a nadie y se quedó preñada. Con el tiempo el señor se dio cuenta y él y la señora la despidieron, por puerca. A su madre no, su madre se  tuvo que quedar porque si no la mandaban a la cárcel, por roja y viuda de un rojo, que debería dar gracias usted a que le dejemos con nosotros.

Y a veces su madre le pasaba comida cuando iba al mercado, y ella ya vivía en la calle, y su madre le daba los bocadillos en papel de periódico sin mirarle para que nadie dijera nada, y se le caían los mocos y las lágrimas y sorbía y le decía que se cuidara, por favor, cuídate.

Y al final se enteró alguien y denunciaron a su madre por ladrona y entró en la cárcel. Y ella se colaba en el tranvía e iba a visitarla y casi no se hablaban, se sentaban las dos y se miraban a la cara, y luego a las ventanas, al cielo, y lloraban, y se despedían rotas por dentro. Los guardias le pellizcaban el culo y ella agachaba la cabeza y apretaba el paso.

Una tarde fue y le dijeron que su madre se había muerto. Pulmonía. El pésame fuel una palmada en el culo, y risas. Se fue corriendo y se sentó en un banco y le ofrecieron vino caliente y bebió si mirar quién lo sujetaba, maldita la falta.

Y ha pasado años de burlas, muchos años de palizas, de amenazas de frío, de rezar en alguna camilla  por morirse de una vez de pulmonía, como su madre. Muchos años de vino, de monedas en una cajita de cartón, de quedarse ya sin lágrimas, seca, podrida, de acariciar una foto de sus padres cuando eran jóvenes, en una feria, asomando las cabezas en una pintura de dos bañistas, sonrientes, sin hija, sin muertes, sin penas. Y ella apretaba a veces la foto cuando se dormía en algún portal y soñaba que se metía en ella y al día siguiente los barrenderos descubrían el hueco aún caliente entre las mantas y los cartones, pero no a ella.

Y hoy esa señora de sucio luto se alisa la falda sintiendo las mismas miradas vacías, escuchando los comentarios perros de la gente porque conserva el oído fino de la criada. Cuenta las monedas, las mete en un sobre marrón y se planta en la puerta del sol arrastrando los pies, con el dolor de cadera que la está matando.

El guardia le dice que aire, que a su sitio y ella asiente pero le tiende el sobre y le dice que se lo haga llegar a la señora Aguirre, de su parte, para que no pase penas, que con las suyas se ha cumplido el cupo de sobra.

El guardia se queda tieso con el sobre en la mano, lo abre y ve las monedas, ve a la mujer y se queda ahí, sin saber qué hacer, sin pensar. Para eso le pagan, aunque alcanza a pensar que la abuela mendiga necesitará esas monedas más que la presidenta, no?

Y la señora enlutada se sienta en su sitio y observa la figura uniformada con el sobre en la mano. Planta el cartel, agacha la cabeza y al minuto se ha olvidado de las monedas.

Maldita la falta.

 

Para Espe Aguirre, a ver si dimite de una puta vez,

Y de paso los demás políticos, que revienten.

Permalink :: 85 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

Blog alojado en ZoomBlog.com