El Blog

PONME EN FAVORITOS

Calendario

<<   Febrero 2007  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28     

Categorías

Sindicación

El Tiempo Madrid / Barajas
Alojado en
ZoomBlog

The last king of Oscars

Por Tankian - 23 de Febrero, 2007, 23:34, Categoría: Cine

Hay interpretaciones que ganan con el tiempo, igual que las hay que uno se avergüenza al revisionarlas con los años.

La interpretación de Forest Withaker en “The last king of Scotland” es de las primeras, tan sutil, tan natural, que si no te gana a la primera te gana a la segunda, o a la tercera,  pero lo genial siempre acaba convenciendo.

De los actores nominados al Oscar a mejor actor he podido ver, aparte de a Withaker, a Di Caprio en “Blood Diamond”, a Ryan Gosling en “Half Nelson”, y a Will Smith en “The pursuit of Happyness”. Tengo “Venus” para ver a Peter O’Toole pero los subtítulos no llegan, a ver si entre hoy y mañana aparecen.

Di Caprio siempre me ha parecido un actor excelente, desde su primera nominación por “Quién ama a Gilbert Grape” a esta última por “Blood Diamond”, pasando por, para mí su mejor trabajo, “Basketball diaries”, “Vida de este chico” o “El aviador”. Yo diría que lo único malo que ha hecho fue “Titanic”, él mismo se arrepintió públicamente de ese trabajo, y aparte de eso no hay ni una actuación mala que yo recuerde; no creo que haya muchos actores de los que se pueda decir lo mismo.

Eso sí, yo le habría nominado antes por “The Departed”, o por las dos. Son ganas de quitarle nominaciones al tito Marty.

Antes de que alguien la cite, a mí sí me gustó “La playa” como todo lo dirigido por Danny Boyle. Recomiendo leerse el libro para entenderla mejor.

Ryan Gosling no me dice nada, me cae mal desde “Asesinato 1, 2, 3” porque desentonaba con su compi Michael Pitt, gran actor joven, y se pasaba la pelícla entornando los ojitos a la Bullock, otro truño de la interpretación. Además “Half Nelson” es un buen cortometraje estirado hasta el infinito, estirado a base de silencios absurdos, de movimientos de cámara bostezantes…y sí, él lo hace bien, pero ya está, cumple su cometido y es eclipsado muchas veces por la niña coprotagonista. No creo que tenga posibilidades, es la concesión hippy de la Academia a Sundance.

Will Smith ya me pareció un buen actor en “Seis grados de separación” y siempre le he visto algo en sus papelillos chorras, un nosequequeseyo que me hacía imaginarlo en papeles más exigentes. Lo hizo muy bien en “Alí”, un tostón importante del amigo Mann, y lo ha  hecho mejor en “The pursuit of Happyness”, dejando fuera todo histrionismo, todo recurso facilón, para convertirse en alguien normal, para hacer posible que te identifiques con el principe de Bel Air y no te haga ni puta gracia verle la cara. Conseguir eso es chungo, y más chungo aún que  te lo reconozcan los seriotes, si no que se lo digan a Jim Carrey, mejor actor que Smith durmiendo y con el reconocimiento limitado a los globos de oro.

Lo de Withaker es prodigioso, más aún que lo de Seymour Hoffman el año pasado, mucho más, porque sobrepasa la imitación (y ese Capote era una imitación sin fisuras) para borrar al actor, algo complicado cuando eres un gigantón negro, gordito y feote, pero este tío lleva siendo un camaleón 25 años pese a ese físico tan llamativo. Otros actores tienen la suerte de tener un “rostro blanco” y les es más fácil  el tema, si bien no creo que eso les quite mérito (un ejemplo, cómo puede ser tan distinto un tío poniéndose un puto bigote? Mirad a Robert Carlyle en “Full Monty” y en “Trainspotting”).

La primera hora de la película me hizo dudar de esa nominación por dos razones: A.era un simple presidente tontón y caprichoso que no me decía nada y B. no tenía recientes imágenes de Idi Amin.

Antes de ver la segunda hora busqué algo por internet, vi fotos, videos (por cierto, algún alma samaritana sabría decirme de dónde bajarme en VOS o doblada el documental “General Idi Amin Dada” de Schroeder???), leí cosas que desconocía del personaje…y coño, esa segunda hora era otra cosa, porque además coincide que se rompe el sueño del doctor protagonista y con el suyo el nuestro. Empezamos a ver lo que hay detrás de ese hombretón bromista, dejamos de reírnos con sus cachondadas, empezamos  tenerle miedo, y Withaker contribuye definitivamente sin caer en el histrionismo, sin grandes gestos y gritos…se transforma en un ogro cabrón sin que te des cuenta.

De la película en sí se podrían discutir varias cosas, pero no soy un experto en Idi Amin y no quiero pecar de pedante. Como curiosidad destacar el pequeño papel de Gillian Anderson, la Scully de Expediente X.

Solamente una reflexión que se podría añadir a mi artículo de ayer.

Idi Amin llegó al poder dando un golpe de estado siendo jefe del ejército nombrado por el presidente Obote, al igual que Allende nombró a Pinochet en Chile y esté se la clavó.

Idi  Amin entró en el ejército británico, empezó de chico para todo en la cocina y terminó como general por su eficacia masacrando a los Mau Mau. Los británicos le apoyaron en su golpe de estado y prácticamente le dieron el trono, y Amin se la devolvió rechazándolos, no reconociendo a Sudáfrica y otras tantas “diabluras”.

Eso recuerda a los talibanes entrenados y financiados por EEUU que luego les dieron para el pelo, el Sadam Hussein haciendo negocios con los yanquis para luego mira tú cómo han terminado.

Hay tantísimos ejemplos de  grandes naciones colocando a dirigentes que luego se la montan que no puedo menos que decir aquello de que los humanos de lejos parecemos tontos, pero de cerca es que lo somos.

Permalink :: 73 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

Blog alojado en ZoomBlog.com