El Blog

PONME EN FAVORITOS

Calendario

<<   Abril 2007  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30       

Categorías

Sindicación

El Tiempo Madrid / Barajas
Alojado en
ZoomBlog

19 de Abril, 2007

Mi primo parodiando a Tenacious D

Por Tankian - 19 de Abril, 2007, 19:12, Categoría: General

Mi primo y su colega Fonti versionando a los Tenacious D, ese pedazo de grupo.

Aunque no lo parezca no son mala gente.

Permalink :: 80 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

Cap. I

Por Tankian - 19 de Abril, 2007, 19:11, Categoría: PROYECTO KICKAPOO

>I<

 

El sol ya desaparecía quemando las montañas cuando Charlie Combs cruzó el puente que separa el condado de Waitfull del resto del mundo. El traqueteo de las ruedas del Ford en las maderas le parecieron el redoble de un tambor cuando un trapecista se lanzaba al más difícil todavía. Eso era Charlie esa tarde, un jodido trapecista con la espalda sudada y los ojos cansados.

Se había despedido de su cuñada, de su hermano y de los patos del lago del parque al que solía ir a leer. Ni siquiera los clientes más fieles de la librería sospechaban que iba a desaparecer de aquella manera tan fugaz. No pudo evitar imaginar la cara del señor Gale cuando se encontrara a un nuevo librero, chino para más inri, con las charlas que le había dado sobre el “enemigo rojo” y las bolas de chino agridulce.

Se dio cuenta de que tenía que empezar de nuevo el día que levantó la persiana metálica y pidió a Laura que encendiera las luces. El silencio que recibió por respuesta fue el chispazo que le hizo despertar, el puñetazo que le dejó claro el nuevo paisaje. Tampoco él encendió las luces, bajó la persiana, arrastró los pies hasta el restaurante del señor Yohara y le ofreció su negocio. Veinte días después tenía más saldo en la cuenta y la librería tenía un nuevo dueño.

Lo más complicado fue encontrar un sitio en el que poder abrir otra librería, y es que estaba convencido de que es lo único que sabía hacer, vender libros, nada más, y eso era más de lo que muchos podían decir.

Después de tantos años en el negocio conocía a gente en prácticamente cada rincón de Maine, seguramente de toda Nueva Inglaterra. Demasiadas convenciones, demasiados tratos y, principalmente, demasiadas comilonas de langosta con editores, autores y distibuidores. Era conocido en el mundillo y ahora eso era un problema.

No quería alejarse mucho de Castle Rock porque el clima y los paisajes le habían visto nacer y no era de ellos de lo que pretendía escapar; quería escapar más bien de los recuerdos.

Por otro lado quería instalarse en algún sitio en el que nadie le conociera, un lugar en el  que realmente empezar desde cero. La situación era complicada, quería ser el nuevo gallo sin abandonar el gallinero.

Estuvo dos meses buscando un nuevo nido, enfrascado en la misión los primeros días y menos esperanzado según pasaba el tiempo y el mapa se llenaba de banderitas rojas. Ese espaciamiento en su búsqueda le dejó más oportunidades para recordar. Eso era lo que no quería, por eso quería desaparecer.

Durante esos meses se despertó casi cada noche y palpó el lado derecho de la cama, siempre palpaba la sábana arrugada y siempre lloraba en silencio como un niño, sentado con la cabeza sobre las rodillas. Cada noche odiaba a Laura por haberle abandonado tan pronto.

 

Encontró la solución por casualidad a finales de mayo mientras almorzaba con Annie, su cuñada, en una cafetería del centro comercial. Sus sobrinos se perseguían entre las mesas y Annie les llamaba cada dos minutos, como un robot.

-¿Has encontrado algo?- Annie decía que no se fuera pero Charlie sospechaba que realmente lo estaba deseado. Al fin y al cabo desde hacía varios años verle a él era ver a su hermana, y todo el mundo huye del dolor como puede, unos no viendo a gente y otros cambiando de aires.

-Aún no, a este paso tendré que mudarme al polo norte, creo que por allí no tendré problemas con viejos conocidos-

-Bueno…quizás sí tengas alguna dificultad por falta de clientela- los dos rieron el tiempo justo y estuvieron un minuto observando el fondo de sus respectivos vasos-.

-Me volveré loco si no encuentro algún sitio al que irme, Annie-notó el escozor de las lágrimas en el borde de los ojos; fingió que limpiaba las gafas para secarse- no puedo seguir en esta casa, las noches son tan duras…tan duras-.

-Lo sé- dio un pequeño respingo y cogió el bolso del suelo, sacó una tarjeta y se la dio- casi se me olvidaba; una compañera de trabajo me comentó que el abuelo de su novio quería vender su librería…que tonta soy, iba llamarte al llegar a casa y los niños….tenía  que bañarles y…joder, no pude..

-No pasa nada, de verdad, es una tontería, ya me lo has dicho- se metió la tarjeta en el bolsillo de la chaqueta y no sacó la mano para que no se cayera- muchas gracias, le llamaré…puede que sea mi hombre, ya sabes que me gustan maduritos

Annie sonrió y se secó los ojos y las mejillas con una servilleta de papel. Su sobrino decidió que sería divertido ver caer el batido en la cabeza de su hermana y su experimento marcó el fin de la conversación. Annie y Charlie respiraron aliviados.

Permalink :: 88 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

Blog alojado en ZoomBlog.com