El Blog

PONME EN FAVORITOS

Calendario

<<   Mayo 2007  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    

Categorías

Sindicación

El Tiempo Madrid / Barajas
Alojado en
ZoomBlog

22 de Mayo, 2007

Cap. II

Por Tankian - 22 de Mayo, 2007, 10:50, Categoría: PROYECTO KICKAPOO

>II<

 

Y como todos los días volvió a su casa, a su escondida cueva, antes luminosa y alegre, ahora un agujero sombrío que solo emanaba dolor. Se sentó, cambió el kleenex mojado por uno nuevo y suspiró, exhaló hasta la última gota de aire de su pecho y ese mismo suspiro despertó un escalofrío que removió todas las fibras de su cuerpo, hundido y casi sin vida.

Mientras caminaba hacia la cocina veía el pasillo en flash-backs, como si de una película se tratase la imagen real se desvanecía y aparecían los recuerdos que Charlie intentaba evitar.

 

- ¿Ha vendido mucho mi librero  favorito? - le preguntó Laura mientras se acercaba por el pasillo  a saltitos, con los brazos extendidos hacia él.

- Bueno, ha habido días mejores, pero mi mejor tesoro lo tengo justo delante de mí - y el abrazo vino seguido de un beso, largo y apasionado, esos besos que queman tu corazón y lo dejan marcado para toda la eternidad. – Y…ese tesoro merece tener lo mejor del mundo - y al abrir la puerta del comedor Laura pudo ver una mesa preciosa, con un mantel blanco de encaje, velas, las flores más bonitas que había visto en su vida y una cajita encima de su plato.

De la mano se acercaron a la mesa y Laura se sentó frente a esa cajita diminuta y misteriosa.

- Ábrela - le dijo Charlie –A ver qué te parece. Laura no pudo evitar la emoción al abrirlo y ver aquel  maravilloso anillo, que no podía significar otra cosa. – Te quiero mi vida, eres lo mejor que tengo y te amaré siempre, no puedo imaginar perderte y necesito saber si quieres casarte conmigo, la semana que viene mismo, no puedo aguantar más.

- ¡Oh cariño, claro que quiero! – gritó echándose a sus brazos, sin poder parar de llorar. Pero la imagen se enturbiaba. – Pero no podemos mi amor.

- ¿Y eso? – preguntó Charlie, extrañado.

- Porque la semana que viene ya estaré muerta.

 

Y entonces se hundió. Cayó rendido en el pasillo, acurrucado contra la pared, sollozando y abrazando a una sombra que ya no estaba.

Cuando pudo retomar la compostura se dirigió hacia la cocina y, al meter la mano en el bolsillo de la chaqueta, palpó un papel que no recordaba tener, pero cuando lo sacó vio que era la tarjeta que Annie le había dado en la cafetería. La dejó en la encimera, mirándola de reojo mientras sacaba la sartén de la puertecilla de debajo del fregadero.

Desde que Charlie estaba solo, la casa estaba hecha un asco. Casi no podía con su alma, pasaba las noches en vela acariciando el hueco vacío de la cama y los días como un zombie llorando en cada rincón del salón, con la tele encendida como si alguien estuviese allí sentado viéndola. Él había cambiado, pero la casa seguía con la rutina de siempre.

Por la noche se fue a acostar y por fin pudo dormir, pero las pesadillas le despertaban entre gritos y sudor, tirado en la cama, agarrando con fuerza las sábanas como un cachorro indefenso. Las sombras de la habitación cobraban vida y le observaban, musitaban entre ellas y se acercaban y alejaban de la cama. Los ojos le pesaban y las sombras vigilantes perdían importancia por momentos, ya no le importaba que le escrutasen, conspirando entre sí con sonrisas burlonas y macabras, ya daba igual, porque él volvía a acariciar su preciado hueco en la cama, sonriendo, como si ella realmente estuviese allí, con sus preciosos ojos oscuros y su pelo rizado esparciéndose por la almohada. Entonces, se durmió.

A la mañana siguiente la luz del sol le quemaba los ojos y dejando las sombras como una pesadilla nocturna, riéndose de su ingenuidad a la luz de la mañana, vio en la mesilla la tarjeta del abuelo de la librería, como si las sombras hubiesen estado allí para recordarle su cometido al despertar.

Cogió la tarjeta, la miró y marcando los números que aquel papel amarillento mostraba, se dispuso a empezar su nueva vida.

Permalink :: 59 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

Blog alojado en ZoomBlog.com