El Blog

PONME EN FAVORITOS

Calendario

<<   Junio 2007  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  

Categorías

Sindicación

El Tiempo Madrid / Barajas
Alojado en
ZoomBlog

Cap. IV

Por Tankian - 10 de Junio, 2007, 13:00, Categoría: PROYECTO KICKAPOO

Tuuuuuuu, primer tono… tuuuuuuu, segundo tono… tuuuuuuuu, tercer tono.

- Diga. - Contestó la desgastada voz al otro lado del teléfono, un anciano, pero aunque anciano su voz sonaba fuerte, una voz atronadora.

- Hola, ¿Geoffrey Gaunt?

- El mismo, ¿en qué puedo ayudarle? – En su voz empezaba a vislumbrarse cierta simpatía.

- Eh, sí, hola.

- Hola.

- Soy Charles Combs, de Castle Rock, le llamaba por lo de su librería.

- ¡Ah sí, claro! Ya me habían comentado algo de esto. En fin, que puedo contarle, soy un anciano y ya todo este traqueteo, que si un libro no se qué, que si tal cliente no se cuantos, me viene muy grande. Bueno, cuénteme algo sobre usted, no quiero dejar mi amada librería en manos de cualquiera.

- Oh, por supuesto señor Gaunt. Bueno, estudié filología inglesa en la universidad de Maple, llevo 17 años como dueño de una librería aquí en Castle Rock y en fin, amo la literatura y es el único oficio al que sabría dedicarme.

- Muy bien, muy bien. ¿Y cómo es que deja la gran ciudad para venirse a un pueblecillo como este? ¿No habrá hecho usted nada malo verdad, señor Combs?

- Oh, no por favor. – Contestó entre risitas tímidas y entrecortadas. – En fin, la ciudad trae mucho trabajo y está bien cambiar de aires de vez en cuando.

- De acuerdo. Pues en fin, ¡que diablos!, venga usted cuando quiera al pueblo y si le gusta es toda suya.

- ¿De verdad?, muchísimas gracias. ¿Cómo se llama el pueblo?

- Kickapoo. K, i, c, k, a, p, o, o. A la entrada del pueblo pase el cementerio, y pegadito a él se encuentra la librería.

- Muchas gracias. Mañana mismo voy para allá y le echo un vistazo.

- De acuerdo. En fin, ha sido un placer charlar con usted.

- Lo mismo digo. Y gracias de nuevo. Hasta mañana.

- Hasta mañana.

 

Por fin las cosas se enderezaban desde hacia mucho tiempo. Charlie colgó y se quedó sentado en la cama, sudando, con la cabeza gacha y suspirando, asimilando que iba a empezar una nueva vida, conocería gente nueva y los fantasmas de su pasado quedarían donde les corresponde, en el pasado.

Se levantó y con heladas gotas de sudor que surcaban su espalda cerró la puerta del dormitorio encaminándose hacia el salón. Encendió la tele y por un momento su cerebro, estúpidos y mecánicos montones de neuronas que le habían atormentado, por un momento le hizo creer que todo era normal, que veía la televisión, con una sonrisa boba que dibujada en su cara, que el sol reluciente se colaba como un ardiente espía a través de la ventana y que en cualquier momento sonaría el chirriar de la puerta y Laura aparecería con una caja de bombones y se sentaría a su lado a ver lo que la televisión quisiera mostrarles.

Pero no, no era así, pero por un momento se encerró en esa fantasía, que, al menos en aquel instante, le hacía sentirse tranquilo, mucho más tranquilo.

 

Cuando Charlie volvió al mundo real estaba en frente de un escaparate, una tienda de ropa, la favorita de Laura. Pero aunque volvía a ser consciente de su situación ya no estaba triste o apenado, pues se aferraba a la idea de su nueva vida, a cambiar, a la esperanza de despertar y ver que ya todo es diferente y que podría empezar de cero.

Siguió caminando, calle arriba para vender sus últimos libros en la librería Combs y para comenzar a despejar la librería para dejar hueco a su nuevo inquilino asiático. Tal era su esperanza que ya daba por hecho que aquella librería le encantaría, que no tendría que buscar más y que aquel pueblo, Kickapoo, se convertiría definitivamente en su nuevo hogar.

Abrió la librería y encendió las luces. Aquella mañana era esplendorosa; el sol brillaba, la gente caminaba feliz y parecía que todo el mundo se giraba hacia él y le guiñaba el ojo a través de los cristales como diciendo: “por fin, esta es tu oportunidad”. Todo un camino por delante. Aleluya.

 

Permalink :: 70 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

Blog alojado en ZoomBlog.com