El Blog

PONME EN FAVORITOS

Calendario

<<   Junio 2007  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  

Categorías

Sindicación

El Tiempo Madrid / Barajas
Alojado en
ZoomBlog

Cap. V

Por Tankian - 14 de Junio, 2007, 13:15, Categoría: PROYECTO KICKAPOO

V

Charles Combs paró en el arcén al pasar el puente, se apeó y giró sobre sus talones, el resplandor de las montañas teñían de rojo la arenilla bajo sus pies, pensó en Marte y el puente como una puerta entre dos planetas, pensó eso y antes de que le brotara una sonrisa un puñetazo de pánico le hizo tambalear, se apoyó en el coche, buscó en la guantera el paquete de tabaco que reposaba entre las multas desde hacía unos 10 años y se lo llevó a la boca, recordó que tenía que encenderlo y lo hizo con el mechero del Ford, que despidió un hedor a carne quemada que terminó por desenterrar el recuerdo que acababa de llenarle la cabeza.

No hacía un mes de ello, pero por algún motivo desconocido su cabeza lo había borrado y en ese atardecer en el que llegó a su nuevo hogar lo que había permanecido oculto había decidido dar un par de gritos. Mientras daba caladas torpes al cigarrillo recordó la primera vez que cruzó ese puente. Recordó a Morrison cantando sobre besar la lengua de la serpiente, el nerviosismo ridículo ante la visita a Geoffrey Gaunt, la ilusión ante la nueva aventura, recordó el calor…

…el indicador que marcaba la entrada al condado de Waitfull compartía poste con la señalización del puente, si bien no había reparado en ningún río cuando consultó el trayecto entre Castle Rock y Kickapoo. Parecía que el río Lee no había parecido digno de mención para la empresa que había editado el mapa.

Sobre el dibujo de la silueta del puente había un cachorro de gato crucificado.

Al principio Charles pensó que era una mancha de óxido, pero conforme se iba acercando la mancha se transformaba en un trozo de piel marrón hasta que el fulgor de lo ojos verdes anormalmente abiertos y la dentadura sobresaliendo por la boca abierta en una O negra le despejaron las dudas. Un pobre gatito atravesado por tornillos marrones grotescamente grandes.

Llegó al puente cuando el locutor de la SK daba paso a "The End", le pareció un bonito detalle y subió el volumen, de paso alejaba el recuerdo de su sombría bienvenida al condado. Se suponía que estaba a un rato de formalizar el inicio de una nueva vida, una vida tranquila y luminosa; eso valía más que una macabra travesura, qué diablos.

El coche vibraba al atravesar el puente, curiosamente hecho con tablones claramente cortados y barnizados a mano. Después de tantos años entre cemento y acero ese detalle le hacía sentirse como John Smith arribando a la tierra de Pocahontas.

Si bien Pocahontas no se había volado los sesos.

Subió un punto más el volumen y cantó por encima, los nudillos blancos estrujando el volante. Acababa de cruzar el puente cuando Laura le toco el hombro.

Frenó tan bruscamente que se golpeó los dientes contra sus propios dedos,  el coche quedó atravesado en el camino, la canción terminó y la radio se apagó. Sola.

Charlie bajó del coche despacio, con la mirada clavada en el capó, sintió el escozor en los dedos como algo muy lejano, un ligero murmullo sin importancia. Cuando apoyó la mano en el respaldo del asiento para no perder el equilibrio Laura se la cubrió con la suya, le congeló al instante y le habló.

Cuando Charlie recuperó la movilidad el sol estaba en su punto más alto, el agua del río era más ruidosa y habían pasado cuarenta minutos en el reloj del coche.

No se preguntó qué había hecho de pie mirando el puente durante tanto tiempo, simplemente arrancó, encendió la radio y al cabo de cinco minutos aparcó frente a la librería Gaunt, pegada al cementerio, como le había indicado el señor Gaunt…

…La certeza de haber compartido cuarenta minutos con su esposa muerta le impedía subir al coche, estaba seguro de que en cuanto arrancara esa mano gélida le rodearía el cuello. Permaneció fuera hasta que en el horizonte la noche ya vibraba, intentando recordar lo que le dijo su mujer; estaba convencido de que si había vuelto era para advertirle. Le había hablado al cruzar el puente por primera vez y se lo había recordado ahora, al volver a cruzarlo.

¿Qué quieres decirme, Laura? ¿Por qué no me dejas seguir con mi vida?

Permalink :: 73 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

Blog alojado en ZoomBlog.com