El Blog

PONME EN FAVORITOS

Calendario

<<   Junio 2007  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  

Categorías

Sindicación

El Tiempo Madrid / Barajas
Alojado en
ZoomBlog

La Queen y yo

Por Tankian - 14 de Junio, 2007, 23:13, Categoría: General

Nací en 1978, es decir, cuando la mayoría de grupos que me gustan ya habían dado lo mejor de sí mismos. En los 80 hay cosas buenas, pero el nivel general es bastante hortera y la calidad musical pasó a un segundo plano. Realmente cuando empecé a tener edad de escuchar la música que me atraía el panorama era bastante deprimente, realmente los 90 han sido la peor década musicalmente que conozco, aunque esta en la que navegamos está sudando por quitarle el título.

Mis primeros recuerdos musicales son un estreno en un cine de Irún de una película de Parchis, y en esos primeros flashes brumosos resuenan Enrique y Ana (qué mortífero me parecía el mensaje de caca-culo-pedo-pis…pis-pis, para hurgar en la herida), Torrebruno y demás fauna. Ciertamente mis recuerdos musicales nacen en Irún, incluso uno que no valoré a mis 4 o 5 años de entonces y ahora recuerdo por su importancia en el futuro.

El caso es que a esa tierna edad estaba yo en la salita de la casa de Irún tirado en el suelo y mi padre veía la tele sentado en el sofá; yo andaba ocupado dibujando y sin prestar atención a la televisión cuando mi padre exclamó “Mira, mira, cómo canta este tío, qué voz” (parece mentira que recuerde la frase exactamente como la dijo después de tanto tiempo), yo levanté la mirada y vi a un señor con un traje bajando unas escaleras y cantando muy alto. Era Freddie Mercury en el videoclip de su gloriosa versión del “the Great Pretender” de los Platters,

cuando vi ese video tiempo después me vino con fuerza ese primer vistazo, y volvió varias veces cuando mi padre aborreció a ese tío que cantaba tan bien hasta el punto de prohibirme escucharlo.

Me lo prohibió porque el primer trimestre en el instituto decidí permitirme un poco de despelote y suspendí 5 de las 12 o 13 asignaturas que tenía, y para lo bien que me lo pasé aún me parecen pocas. Llegó a la brillante conclusión que la causa era escuchar tanto al maricón ese. En la siguiente evaluación ya lo había recuperado todo y acabé ese curso con una media de notable, y eso que me seguí divirtiendo bastante y escuchando Queen, con más ganas si cabe.

Descubrí a Queen en  5º de EGB más o menos, y fue a raíz de ver “Los inmortales”, una película que marcó a mi generación sobretodo porque nos descubrió a Queen. La vi en la casa de Eduardo, un vecino que tenía el salón lleno de VHS y varios reproductores que interconectaba con muchos cables y que me tenía flipado, me sentía como Marty McFly en el garaje de Doc.

Un compañero de clase, Raúl, me grabó el A kind of magic  en una cinta Basf naranja que era mi pendrive se entonces, siempre conmigo. Lo flipé y entendí que ese grupo había nacido para mí, era el tipo de música que buscaba y que no había encontrado hasta entonces.

A los ocho años, ya en Alicante, dije basta; si Oskar decidió dejar de crecer en El tambor de hojalata yo decidí no aceptar más música de mierda para niños, no rompí el vinilo de Heidi porque mi madre me lo impidió, que si no a tomar por culo Heidi, Pedro, Niebla, el gavilán y tos sus muertos. La única voz adulta que me apoyó fue mi tía, llevando la contraria a mi madre me compró el disco que me parecía más alucinante y majestuoso de la historia…el The final countdown de Europe.

Por aquel entonces en mi alarido rebelde buscaba lo que me pedía el cuerpo, potencia, guitarras, gritos…no sabía realmente la pinta que tenía mi grial, pero La década prodigiosa, Mecano o Los secretos no eran lo que ansiaba, sino todo lo contrario. Mi misión era pisar la senda oscura, salirme del camino de baldosas amarillas…el heavy me llamaba.

En mis últimos años de colegio escuché todo lo de Iron Maiden, Wasp, Metallica y compañía que pude encontrar, normalmente hablando con chicos mayores que yo, porque lo mío no era muy normal. No conseguí que mi madre me pusiera parches de Eddie en la ropa, pero los llevaba en los libros del colegio, llenaba los cuadernos de calaveras y melenudos con pantalones de cuero.

Molaban, pero no eran exactamente la música que me faltaba. Era Queen.

Siempre me gustará Queen, es imposible lo contrario. Desde que los descubrí hasta más o menos los 22 o 23 años los he escuchado casi a diario y he sido un friki del grupo, eran lo más de lo más. Desde entonces paso grandes temporadas sin escucharlos y siempre me pasa lo mismo, cuando vuelvo a escucharlos me parecen mejores de lo que recordaba, más geniales. Por eso sé que nunca dejarán de ser mi grupo favorito.

Tengo varios grupos y artistas varios que me conmueven de una u otra manera: Metallica (ha sido desde hace poco cuando he descubierto lo grandes que son, y escuchar versiones de ellos como las que perpetraron Avril Lavigne o Apocalyptica han contribuido a este hallazgo), The Doors (tiene su propia historia mi llegada este grupo mágico y nunca suficientemente valorado, algún día la contaré), Red Hot Chili Peppers (a partir de Californication, al contrario que la mayoría), Marilyn Manson (aunque su último trabajo me ha decepcionado creo que es un artista necesario y musicalmente no tan valorado como merece porque muchas miradas no pasan de su fachada), Extremoduro (eso sí es un poeta y un musicazo, no el duermevacas de Dylan, flamante premio príncipe de Asturias), desde hace un tiempo System of a Down,  que muchas veces me hacen dudar de la supremacía de los Queen, porque me parecen un grupo más allá de los otros que he citado, por letras, por composición, por ejecución, por voz, por compromiso…son gigantescos los SOAD. Eso sí, me pongo Queen y joder, Freddie es mucho Freddie, seguramente es una de las influencias de todos los que he citado en este párrafo, y si no debería.

Así se disculpó Freddie por no acudir a una convención de fans...así da gusto. (la foto no es la mejor pero es lo que había en el youtube).

Como decía un inglés cuando iba fumado en mis días de Cambridge “Si no te emociona escuchar a Freddie es que no te late el corazón, cabrón”

Permalink :: 71 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

Blog alojado en ZoomBlog.com