El Blog

PONME EN FAVORITOS

Calendario

<<   Diciembre 2007  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31       

Categorías

Sindicación

El Tiempo Madrid / Barajas
Alojado en
ZoomBlog

La importancia de importar

Por Tankian - 4 de Diciembre, 2007, 0:00, Categoría: General

Pienso que una forma de saber qué gente te importa realmente es imaginarte que la gente que conoces se muere, concentrarte en esa idea y ver si te hace llorar, o al menos tienes que esforzarte por no hacerlo. Si muchos hiciéramos ese ejercicio descubriríamos que nos importa poca gente, lo cuál nos mostraría un reflejo poco agradable, nos sentiríamos culpables y sucios. Yo lo he hecho varias veces y me he acostumbrado a mi propia imagen.

La culpa de que te importa o no alguien se debe repartir, si bien creo que uno deber hacerse querer, no se puede pretender importar a alguien por nuestra cara bonita, como si por ser hijo, padre, vecino, abuelo…tuviéramos ese derecho. Para nada, recogemos lo que sembramos, aunque no hay que ser tan dramático, no se acaba el mundo por algo así; normalmente la gente que muere vieja y sola se lo ha trabajado y se quejan a última hora, cuando no hay nada que hacer. Para ser justos, tenemos años y años para rectificar, para dar lo que queramos recibir, si no lo hemos hecho al menos hay que echarle huevos y asumirlo.

Creo que somos unos hipócritas prácticamente todos, para no ser absoluto, y finjimos sentimientos que casi desconocemos, nos dedicamos a engañar a los demás, lo cuáles hacen lo mismo, y al final nos engañamos todos y somos tan felices en nuestra mentira.

Desconozco el mecanismo que me hace emocionarme por la historia de una película cuando puedo vivir lo mismo personalmente y la conmoción, si la hay, es mucho menor. Creo que es porque a los personajes que veo en la pantalla no les conozco, solamente sé de ellos esa historia que me emociona y por ello pienso que no merecen el mal que se encuentran o que por el contrario es justo que se lleven las alegrías que se llevan. Seguramente en realidad no es así, ni lo uno ni lo otro, si no todo lo contrario.

Hace escasas fechas lloré por el fallecimiento de una persona con la que no me unía más que tres o cuatro encuentros y su programa de radio. Me dolío muchísimo su muerte, por lo que puede resultar extraño que la muerte meses antes de una familiar me resultara indiferente, del todo. Antes algo así me hacía preguntarme si soy de hielo, si estoy desequilibrado o algo así, y es que la educación que recibimos, las costumbres que percibimos…todo nos hace sentirnos mal por ciertas cosas.

Cuando alguien muere duele el hueco que deja, lo que te pierdes, lo que no volverá a pasar. Si has compartido momentos felices que no puedes olvidar con alguien si ese alguien suponía una parte positiva habitual de tu vida, si esa persona dejará de proporcionarte algo que te hace feliz su pérdida dolerá, y en parte por egoísmo, porque eres tú el que sufrirá su desaparición, probablemente él o ella no sufre en absoluto. Por ello la muerte de esa persona hace poco  me dolió, porque ya no le escucharé más, porque no podré pasarme a saludarle, porque su obra ha quedado inconclusa y nadie puede continuarla…y por lo mismo la muerta de esa familiar no me ha dolido, porque no me aportaba nada bueno, los recuerdos que tengo sobre ella son todo lo contrario que la dicha significa para mí: era una persona egoísta, hosca, fanática religiosa, desagradable…puede que no fuera así hace años, pero mis recuerdos son esos y en base a ellos reacciono, es lo que hay.

A día de hoy puedo decir que las personas con las que me gusta estar se pueden contar con los dedos de una mano, dedo más dedo menos dependiendo del momento. Con todos lo demás finjo, y aunque lo reconozco no consigo decirlo claramente porque permanece un tope en mí que me impide hacerlo. La gente que me trata puede preguntarme al leer esto si le corresponde uno de esos dedos o si finjo que disfruto con ellos, y el caso es que no le diría la verdad a todos, y me jode. También creo que estas cosas están para pensarlas, no para hablarlas, no se puede expresar correctamente algo así sin que sufra una criba consciente o inconsciente.

Es posible que si me pusiera a conocer más a gente que me rodea necesitara al menos las dos manos para contar a los que me importan, pero no me apetece hacerlo, reconociendo que puedo estar perdiendo algo con esa actitud. Con ello digo que puede que alguna persona que no me importa ver o no ver merezca la pena y que es mi falta de empatia la culpable de todo.

Evidentemente esto es mutuo y realmente lo más seguro es que la gente a la que yo le importo de verdad de la buena también se puede contar con los dedos de una mano, y algunos no estarán en mi mano y viceversa, eso es algo muy triste, como el tan literario amor no correspondido, el que más duele. Seguramente a mi me gusta estar con un amigo y el busca excusas para no vernos más porque soy una obligación de estas absurdas que lo social nos enseña a tener.

Podría llenar muchos folios más pero no es menester, además me granjearía el odio de mucha gente y aunque no me supusiera un gran sufrimiento me conformo con este pequeño desahogo por hoy..

Permalink :: 86 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

Blog alojado en ZoomBlog.com