El Blog

PONME EN FAVORITOS

Calendario

<<   Marzo 2008  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31       

Categorías

Sindicación

El Tiempo Madrid / Barajas
Alojado en
ZoomBlog

Ryan & Benicio. Beyond the oscars

Por Tankian - 5 de Marzo, 2008, 0:05, Categoría: Cine

En una entrevista post-oscars a Daniel Day Lewis el irlandés decía aquello de que era un honor haber compartido nominación con cuatro compañeros tan acojonantemente buenos y tal y pascual. Después de los formalismos dijo que echaba de menos, no obstante, algunos trabajos que probablemente merecían más el reconocimiento que los finalmente elegidos; citaba tres nombres: Frank Langella, Ryan Gosling y Benicio del Toro, destacando a este último.

Pues bien, a la espera de los subtítulos para la película protagonizada por Mr. Langella, puedo decir que tanto Gosling como Del Toro merecían no ya estar nominados, si no un oscar en propiedad para cada uno.

La película de Gosling es Lars and the real girl, que al menos estaba nominada al mejor guión original, guión del que podía tomar notas Diablo Cody.

Es inexplicable que Lars and the real girl no tuviera algunas nominaciones más, aunque si es para negarle un premio merecido como en guión mejor no mezclarle más con esa cosa tan falsa que son los oscars.

La película cuenta la historia de Lars (Gosling), un chico de 27 años que vive en lo que era el garaje de la casa que su hermano (divertidísimo Paul Schneider) y él heredaron. En la casa vive su hermano y la mujer de este (Emily Mortimer, maravillosa), que aprecia a Lars y se preocupa porque se relacione más con ellos en particular y con el mundo en general, y es que Lars es tímido hasta la exageración y no se relaciona con nadie más de lo necesario, menos aún con las mujeres.

Una noche Lars llega a la casa principal y le dice a su hermano y su cuñada que tiene visita, una chica llamada Bianca. Claro, los dos lo flipan en colores y la cuñada (embarazada, detalle importante) da saltos de alegría cuando Lars pregunta si la chica puede dormir en la casa para no tener que compartir el garaje con él.

Bianca resulta ser una muñeca a tamaño natural con la que Lars se relaciona como si fuera real. Todos vencen la incredulidad inicial y le siguen la corriente a Lars por indicación de la doctora (Patricia Clarkson, tan bien como acostumbra) que se ocupa del caso.

Es una historia tan extraña como emotiva, de esas que piden confianza al espectador, que ayude un poquito con su nivel de implicación y se crea lo que no le convenza  porque lo disfrutará. Es una de esas película que acabas de ver con una sonrisa, con un buen rollo en el cuerpo que no es normal y con menos fe en la academia de Hollywood de la que podías tener antes de verla.

Ojito con Gosling, lleva toda la vida delante de las cámaras (compartía programa Disney con Christina Aguilera, Britney Spears y Justin Timberlake, su amigo del alma), ídolo de jovencitas primero como un Hércules juvenil para TV y después con la peli de culto para románticos The Notebook (aquí El diario de Noa) pasó de seguir esa senda para llamar la atención como un skin-head judío en la reivindicable The believer; luego llegó la nominación como actor principal por Half Nelson, en la que era un profesor drogadicto que tiene una relación de mutuo apoyo con una niña alumna suya, o su interesante ambicioso y joven fiscal de Fracture, cara a cara con Sir Anthony Hopkins.

Lo último que supe es que abandonó el rodaje de la última de Peter Jackson por diferencias creativas con el neozelandés, si bien el mismo Gosling dijo oficialmente que se iba de buen rollo y que Jackson es un gran director y que todo mola mucho por lo que parece que además de buena actor es un chico listo. Lo dicho, ojito.

Si es preocupante que se haya ninguneado a Gosling lo de Benicio del Toro es sangrante. Su trabajo en Things we lost in the fire  es tan sublime, tan humano, tan acojonante que cualquier papel parecido que se interprete a partir de ahora será un intento de imitación.

Things we lost in the fire es, además, una película de las que se suelen nominar, una historia de superación, de sentimientos a flor de piel, con un aire independiente y un mimo en la imagen que suelen ser garantías de premio, pero supongo que la productora apostó por otra de sus películas y ya sabemos que todo se resume a lo que se quiere promocionar, lo demás no existe.

Una joven pareja completamente feliz (Hale Berry y David Duchovny) con hijo e hija pequeños tiene un frecuente de tema discusión: Jerry (Del Toro), un íntimo amigo del marido heroinómano con el que nunca ha perdido el contacto, manteniendo la relación por encima de la adicción y las desconfianzas de la esposa.

La mujer pierde a su marido y siente que debe ayudar a Jerry, en cierta manera continuar con la labor de su marido. Esta relación entre la viuda y el heroinómano al que había llegado a odiar es el motor de la historia.

El trabajo de Halle Berry está bien pero su principal problema es que ya lo vimos en Monsters ball, otra evidencia más de cómo funciona esto de los premios, premiándole por aquella y pasando de ella por esta.

El que se sale por los cuatro costados es el amigo Benicio, que a estas alturas anda sobrado de recursos y nos presenta a un drogadicto real, cercano, una persona que se adivina tan especial que uno no puede dejar de desear que salga del pozo. Es ese el principal mérito de su interpretación, que mucho más allá de retratar un “yonki perfecto” (jamás se ha visto un colocado tan bien colocado y pasándolas putas con el mono tan de verdad como en esta película) nos deja ver quién está tras la máscara de la droga.

Algunos recordarán a este actorazo como el jardinero con el que la mujer de Bardem le pone los tariles en Huevos de oro, por entonces era un desconocido. Fue uno de los villanos más jóvenes de la saga Bond en Licencia para matar, uno de los sospechosos habituales de Brian Singer, ganó un oscar por su policía mexicano en Traffic (ese momento de primer plano en el coche vale varias entradas) y debió ganarlo por su desgarrados trabajo en 21 gramos. Hay que seguirle porque está en ese momento en el que un actor lo hace todo bien, incluso ese hombre lobo que nos llegará dentro de poco.

Permalink :: 263 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

Blog alojado en ZoomBlog.com